Cosas que cambian en tu vida cuando empiezas a correr: la ropa

Por Marisol Galdón para carreraspopulares.com - 19/04/2017

El día que decides empezar a correr es un día cualquiera. No es que tenga nada especial. Igual ni siquiera hay un día concreto. Es decir, nadie se levanta un día y piensa: “mira qué buena mañana hace, me voy a convertir en runner”. El proceso suele ser gradual, y comienza mucho antes de que decidas ponerte las zapatillas por primera vez. Primero comienzas a pensar en ello, después puede que te informes, que preguntes, que compartas con algún conocido tu inquietud... O habrá quien salga a correr de repente, sin pensar en ello.

El caso es que, si pudiéramos identificar un día como “aquel en el que decidimos empezar a correr”, ese día debería pasar a la historia por muchas cosas. Si estás leyendo este artículo es muy posible que el running ya te haya atrapado y que ni te acuerdes de cómo era tu vida antes. Pero si echases la vista atrás, ¿podrías decir cuántas cosas han cambiado desde entonces?

Por ejemplo: cambia tu relación con la ropa. Cuando no haces deporte, la ropa que tienes en casa cumple, básicamente, cuatro funciones: ropa para trabajar, ropa para “salir a la calle”, ropa para salir de fiesta y ropa para dormir. Lo más parecido a ropa de deporte eran las sneakers que usabas para combinar con los vaqueros o la sudadera que usabas de pijama cuando hacía frío en casa. Pero cuando el running entra por la puerta, entran de la mano otros tipos de outfit. Y claro, hay que hacerles sitio. En nuestros pensamientos, y más importante aún, en nuestros armarios.

El primer reto al que te enfrentas es a decidir dónde vas a guardar tu ropa deportiva. Al principio pueden ser sólo unos pantalones cortos y una camiseta vieja de algodón, que acumulas junto a los pijamas o con la ropa interior. Pero conforme pasa el tiempo, te encuentras con que necesitas cajones -y en ocasiones muebles enteros- para guardar exclusivamente tu ropa de correr. No hablemos ya de las zapatillas, que empiezan compartiendo sitio con tus “bambas”, y acaban siendo las reinas del armario zapatero. Y, ojo, no hablamos sólo de ropa para correr. También está la ropa para antes y después de correr, conocida en muchos ámbitos como “chándal”. Tu vida cambia definitivamente el día que, tras muchos años de no ver ninguno (ay, esas clases de educación física...), descubres que necesitas un chándal. Al principio lo compras para dejarlo en el guardarropa de las carreras y ponértelo al acabar para volver a casa sin enfriarte. Pero cuando te quieres dar cuenta, lo llevas en otras ocasiones, mientras te preguntas por qué no lo usas más, con lo cómodo que es. Y aquí tenemos otra cosa que cambia: tu sentido de la moda. Pero volveremos en un párrafo sobre este tema.

Antes, destacar otra cosa que cambia significativamente. Y como seáis más de un runner en casa, prepárate. La lavadora. Hay casas en las que ya se ponen más lavadoras de ropa deportiva que de ropa “normal”. Y claro, no hablamos ya sólo del tiempo, energía y detergente que se gasta. Hablamos de, por ejemplo, el espacio para tender la ropa. Que levante la mano quien no se haya enfrentado al dilema de tener que poner una lavadora de ropa para correr, pero al mismo tiempo tiene el tendedero hasta arriba con una colada anterior que aún no se ha secado. Si vives en un clima húmedo, donde la ropa tarda más de un día en secarse, ¡te mandamos todo nuestro ánimo desde aquí!

Por último, volvamos con el tema estético. Si hay algo que cambia en ti el día que empiezas a correr es tu sentido de la moda. Porque vamos a ver ¿te habías imaginado alguna vez tomando algo en un bar con un pantalón de chándal y una camiseta amarillo fosforito en la que pone en el pecho “San Silvestre 2015”? Pues eso, no hay nada más que comentar sobre el tema. Correr cambia tu vida en formas que nunca habrías pensado.

SOBRE EL AUTOR

Marisol Galdón


ARTÍCULOS RELACIONADOS
POR MAY LUJÁN

POR MIGUEL ÁNGEL RUIZ Y BORJA PÉREZ

POR JAVIER SERRANO

POR JAIME VILLA, BIKILA VALENCIA

POR ANDREA FERRANDIS



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Correr hacia arriba: carreras verticales
carreraspopulares.com

Las carreras verticales están de moda. Se trata de ascender por tandas, lo más rápido que se pueda, hasta la cima de un edificio alto. La más conocida y antigua es la carrera del Empire State, pero hay muchas más opciones cada día. ¿Te animas?

CORRIENDO POR LOS PUERTOS MÍTICOS (XXXI): Grosse Scheidegg, Suiza
Jorge González de Matauco

De Meiringen a Grindelwald. Estos nombres de localidades suizas no serían más que dos simples puntos en el mapa si no los uniera una carretera construida en varias fases entre 1966 y 1979 a través del Grosse Scheidegg, uno de los puertos paisajísticamente más bellos de Europa.

Los mejores disfraces para correr la San Silvestre
Adolfo Bello

Cada carrera que hemos corrido en 2017 ha sido una fiesta. Así que la última carrera del año no puede ser menos. ¿Has elegido tu disfraz para la carrera de San Silvestre?

Corredores vs corredores ¿de qué lado estás?
Chema Martínez Pastor

No se trata de hacer bandos, pero casi. Ante una carrera siempre hay dos posiciones: o vas a competir o vas a disfrutar. ¿Crees que se pueden hacer las dos cosas a la vez? ¿De qué lado estás?

Las mas vistas

Ejercicios de core que no conocías
Raquel Landín

Quizás ya sabías que trabajar nuestro cinturón abdominal (core) es muy útil para aguantar erguidos y firmes cuando pasan los minutos de carrera. Quizás conocías la plancha y algunos otros ejercicios básicos, pero mira cuántas variantes te proponemos. Si los consigues hacer, tendrás unos abdominales de acero. Eso sí, ¡ves poco a poco!

Crossfit para corredores running
Raquel Landín

Una combinación de éxito: running + crossfit. Se trata de una rutina ideal para introducir ejercicios de fuerza y acondicionamiento físico general. Los corredores se pueden beneficiar de diferentes ejercicios de crossfit que, además, os ayudarán a quemar calorías.

Ejercicios running en escalera
Raquel Landín

Siempre tienes una escalera a mano. Con unos ejercicios sencillos y básicos aumentarás la reactividad de tus tobillos, la fuerza y la velocidad. Dedícale unos minutos entre dos y tres veces a la semana y verás cómo notas muy pronto los beneficios.

¿Cómo almacenamos la energía en el cuerpo?
Carolina Villalba

¿Sabes que es el glucógeno? Es una forma de almacenar la energía en el cuerpo. Esos depósitos están en el hígado y en el músculo, pero la cantidad depende de la masa muscular que se tenga y de la alimentación que se siga. Carolina Villalba nos lo cuenta en este artículo.