De cervezas, codillos y maratones

Por scop para carreraspopulares.com - 03/10/2006

Son como niños, míralos, jugando con globitos


¡Vaya, cuando ya empezaba a coger el truquillo a lo deutsch, toca volver!.


Y es que, como en casi todo, lo peor son los comienzos.


Aterrizamos en Berlín el viernes hablando todavía valencià de la ribera en el avión. Como quiera que el dueño del apartamento estaba negociando con la madre de todos los atascos, nos vimos obligados a comenzar el curso de alemán.


Cerveza es bier


Y sigue. Cuando el nórdico/a te responde grob o wenig, como la variable es dicotómica como mucho fallas una vez. A partir de la segunda se fija la unidad estándar en medio litro y mariconadas las mínimas. ¡Venga, guapa, marchando unas cañitas!.


Una vez tomada posesión del apartamento (perfectamente ubicado, por cierto) aún tuvimos tiempo de descubrir que no cierran la cocina. Es comprensible que te sirvan unas cervezas a cualquier hora pero nos ‘hincamos’ unos impresionantes platos de pasta en un italiano a la hora de la merienda. Bien seguía la cosa. Así pues, llegamos ya puesto el sol a la feria del corredor y allí empezamos a entender lo de la organización alemana.


-Oiga, que a mí no me ha llegado la documentación (dicho todo esto acabando las palabras en ben y con cara de cabreado)

-Sense pegues, toma cuatro y a correr.


La bolsa, recogida en cuestión de minutos, testado el chip en segundos y luego a cotillear por los múltiples stands. ¡Hasta representación de Correcaminos había! Me veo continuando el curso de alemán en febrero.


Al día siguiente, la frühstückslauf, ¡coño, que se note que ya lo chapurreo! (¿qué chapurreas, la frühstückslauf o lo otro?), ¡una pasada!, ¡che, como la volta a peu a Aldaia decía Sergiooo!.


Yo calculo que seríamos más de seis mil desayunadotes. ¿Y lo de la entrada al estadio olímpico? Pues como lo de la mastercard, sin precio. ¡Si hasta nos vimos en la misma pantalla gigante del cabezazo de Zidane!.


En el desayuno creo que recuperamos lo que habíamos perdido... y también lo que supuestamente íbamos a perder al día siguiente. ¡Che, de escándalo!.


Al respecto, era curioso ver como los alemanes guardaban escrupulosamente las colas, que las había porque tampoco es fácil organizar un desayuno para tanta gente. Yo creo que éramos los daneses, que van a todas, holandeses y españoles los que desbarajustábamos un poco el cotarro.






Si desayunan así, ¿qué comerán?


Codillo es schweinshaxe


Y no está todavía demostrado que tenga muchos hidratos de carbono. Pero está cojonudo. Lo sirven con una cosa que se llama sauerkraut y está delicioso.


Realmente, no se come nada mal en Berlín. Durante nuestra estancia nos ha dado tiempo de probar la cocina alemana, turca, italiana, asiática, americana y... española. Porque en este Berlín cosmopolita hay también garitos que se llaman Tapas y cañas o Yo soy.


Eso sí, un poco exagerados para colmar los platos sí que son, sí. ¡Y venga a meterle cosas! ¡Y venga cerveza! Nos llevó algunos días pero al final ya no pedíamos entrantes.


Berlín es una ciudad europea (es que acabo de mirar el mapa). De Champions League, quiero decir.


Nuestro guía turístico ya nos advirtió que daba para una semana o más. Y es bien cierto que no nos hemos aburrido. El desplazamiento más largo que hicimos fue el viernes pasado a Postdam (pueblecito encantador) y fueron cincuenta minutos de tren.


El resto de dias a ver la ciudad. Museos (impresionante el del Holocausto y la galería del terror), Catedral, Sinagoga, Postdamer Platz, Reichstag (donde volvimos a comprobar la eficacia alemana tras un pequeño accidente de Fanny), Palacio de Charlottemburg, Tiergarten, Zoologischer Garten (gracias Kamax), la impresionante torre de la TV.


Creo que nos dio tiempo a verlo casi todo y que lo dicho, Berlín es una ciudad sorprendente.






¡Ea, va por ustede vosotro!


Maratón es la hostia (sic)


Porque también hubo carrerita.


Sobresaliente para estos alemanes.


¡Vamos, igualico, igualico que MAPOMA, el más prestigioso de los nuestros!.


Que se lo cuenten a Sergiooo que entró pisándome los talones




Y hasta aquí llega la primera lección de alemán clásico para torpes, siempre había intuido que maratón podría ser la hostia pero que llamen bier a la cerveza y schweinshaxe al codillo me ha dejado con la boca abierta, ¡cuidao que son raros!


[ Si quieres decir algo pínchame ]



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Las mas vistas

¿Cómo afecta el consumo de alcohol al corredor?
Leticia Garnica

Todos sabemos que el deporte y el alcohol en abundancia no son muy buenos compañeros. Pero, ¿qué hay de tomarse una copa, una cerveza on un vino de vez en cuándo? ¿Consumir alcohol reduce el rendimiento de los corredores? La nutricionista Leticia Garnica nos da las respuestas a estas preguntas.

Tres variantes para tus entrenamientos que deberías probar
Tono Fernández

¿Solo haces carrera continua? Introduce variantes en tus entrenamientos. Cambios de ritmo, series cortas o subir cuestas. tres trabajos muy habituales que te proporcionarán una rápída evolución mejorando tu velocidad y tu resistencia. Además, ¡son entrenamientos muy divertidos!

Fortalece el ´core´ para correr mejor
carreraspopulares.com

Los ejercicios que ayudan a fortalecer el core, la zona central del cuerpo, la cintura abdominal, son fundamentales para mejorar nuestra carrera. Juan María Jiménez, nos explica en este vídeo los más importantes.

Qué hay que saber para empezar a correr por la montaña
Chema Martínez Pastor

¿Te estás planteando dar el ´salto´ a la montaña? Correr por terrenos montañosos te ayudará a mejorar y, de paso, disfrutarás de paisajes espectaculares.