El deporte es importante en la prevención y terapia del cáncer

Por Francisco

El deporte es importante en la prevención y terapia del cáncer


Los programas de ejercicio contra el cáncer eran controvertidos hace 20 años, pero ahora se sabe que son la mejor y más duradera terapia, pues previenen incluso la formación de tumores cancerígenos.

Quien hace ejercicio regularmente corre menos riesgo de ser diagnosticado con cáncer que alguien que lleva una vida sedentaria. La relación entre el deporte y el cáncer fue constatada por médicos en Estados Unidos a través de estudios de cáncer intestinal, de mama y de próstata, en los que participaron 120.000 personas.

Martin Halle, experto en medicina deportiva de la Universidad Técnica de Múnich señala que lo decisivo es la condición física de las personas. La activación de la musculatura influye sobre el metabolismo, inflamaciones y otros factores como la producción de hormonas. El deporte provoca a menudo que las células cancerígenas se autodestruyan en un estadio inicial. Esta muerte celular programada es lo que explica cuán importante es el deporte en la prevención del cáncer.


Reduce el riesgo

El practicar deporte regularmente reduce el riesgo de cáncer, en un 25 por ciento, en el caso de cáncer intestinal. No se trata de tener altos rendimientos. Caminar diariamente una media hora o andar en bicicleta unos 45 minutos al día es suficiente. Lo mejor es cuando se suda haciendo ejercicio al menos dos veces a la semana. Quien es más ambicioso y corre una media hora diaria, puede reducir el riesgo de cáncer intestinal hasta en un 40 por ciento. El efecto benéfico depende de la dosis de ejercicio afirma el profesor Michael Schoenberg, cirujano de la clínica de la Cruz Roja de Múnich.

Según los últimos conocimientos de la medicina, tras un diagnóstico de cáncer es conveniente que los pacientes hagan tanto deporte como sea posible. Una paciente relata como después de la conmoción que supuso el diagnóstico de cáncer, éste fue el detonante para poner en marcha los siempre postergados planes de practicar deporte. Hace ya dos años y medio que le detectaron un tumor de mama. En la mañana iba a la quimioterapia y en la tarde iba al gimnasio. Eso hace veinte años hubiera sido impensable tan sólo debido a los narcóticos que eran empleados entonces, que tenían un efecto prolongado y fuerte que dejaba a los pacientes prácticamente inmovilizados.

Sin embargo no en todos los casos de cáncer es recomendable hacer ejercicio. Quien tiene una metástasis en el esqueleto corre el peligro de sufrir una fractura al hacer deporte. Pero en general la visión sobre el ejercicio ha cambiado radicalmente en las últimas décadas. ¿Hemos constatado una y otra vez que precisamente durante una quimioterapia es muy útil practicar un entrenamiento suave.


Combatir activamente la enfermedad

Las actividades deportivas dan al paciente la sensación de hacer algo a favor de la recuperación de la salud y no sólo depender pasivamente del efecto de sustancias. Incluso hay ventajas médicas comprobables. El conteo sanguíneo vuelve más rápidamente a la normalidad. Los efectos secundarios provocados por la quimioterapia, como las dolorosas convulsiones intestinales o la diarrea, no son percibidos tan negativamente por los pacientes que practican algún deporte.

Tras el tratamiento, el que sigue en pie de lucha tendrá además la ventaja de que el cáncer no volverá tan fácilmente. El pronóstico de una recaída mejora considerablemente. En comparación con una quimioterapia, que no siempre tiene el efecto deseado, según Martin Halle, el deporte es la mejor y más accesible terapia posible. Y una, que conduce a una recuperación duradera.



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Cómo cuidar los pies antes de una gran carrera
Clínica Luis Salvador

Una gran carrera empieza por los pies. ¿Los cuidamos lo suficiente? Aquí te plasmamos unos cuantos consejos si estás preparando una gran prueba. Toda ayuda es poca y a veces los pequeños detalles marcan la diferencia.

Menisco y running
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

Es una de las zonas que más trabaja cuando corremos. Conoce a fondo el menisco, las lesiones que pueden producirse, los síntomas y su función.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Las mas vistas

Ayudar a un corredor más lento: una experiencia que no olvidaréis
May Luján

¿Una carrera con un corredor más lento y con menos experiencia que tú? Es una gran experiencia vital. Para ambos, un reto. Conseguir cruzar una meta y ayudar a cumplir el objetivo junto con otra persona es algo que no se olvida.

Correr en progresión: garantía de éxito
carreraspopulares.com

¿Corres de menos a más? O bien, ¿sales tan a tope que te faltan fuerzas? Correr en progresión y de manera inteligente garantiza, casi siempre, el éxito. Pero debemos conocer cual es nuestro límite máximo y mínimo. Os ponemos dos ejemplos de dos grandes carreras.

Entrenamientos en cuestas
Tono Fernández

Las cuestas mejoran nuestra fuerza, resistencia y capacidad aeróbica. Introducir cuestas una vez a la semana, nos reportará cosas positivas en nuestras carreras y entrenamientos. Hay muchas maneras de hacerlo.

BOSU: la semiesfera que te pone en forma
Raquel Landín

Te proponemos toda una serie de ejercicios en el Bosu para mejorar tu equilibrio, tu postura y ganar algo de tonificación. Es un elemento con el que ejercitarás la musculatura interna y las articulaciones. Los ejercicios pasan por un combinado acciones de propiocepción con equilibrios y desequilibrios. ¡A por ello!