Segunda parte de la Serie artilugios: ¿Somos precisos? III y ultima, usemos lo preciso Por Scop...(+)."> Artilugios:¿somos precisos?III Segunda parte de la Serie artilugios: ¿Somos precisos? III y ultima, usemos lo preciso Por Scop"/> Segunda parte de la Serie artilugios: ¿Somos precisos? III y ultima, usemos lo preciso Por Scop">

Artilugios:¿somos precisos?III

Por scop para carreraspopulares.com - 29/12/2002

¿Somos precisos?, usemos lo preciso - 3ª y ultima parte


acceso a 2ª parte [ [ clic aqui ] ]


No lo he dicho antes pero con tanta función a consultar, tantos botones, el esfuerzo de la propia carrera, mis carencias visuales, prestar atención a los baches y obstáculos, mirar que no te pille un coche, etc. para ver la pantalla casi tenía que pararme, por lo que decidí pasar del atómico relojito alpinista hasta que me operase de la vista, como poco.


Y ahí lo tengo, en la bolsa de deporte, durmiendo el sueño de los justos junto a otros objetos desechables como el frontal para las carreras nocturnas, Además la banda pectoral también se ha estropeado, como confesaré más adelante en este mismo artículo.


Mi nuevo cronómetro además de chulo da la hora, cronometra parciales hasta 35 vueltas y aunque también tiene lo de la luz todavía no he conseguido que se encienda sola al girar la muñeca, tengo que hacer el pino con las orejas para que se ilumine lo cual me resta posibilidades en las carreras, a ver si puedo leer el manual un fin de semana que no esté de Rodríguez porque, desde la otra vez, cuando me compro algún aparato nuevo todo el mundo en casa tiene que marcharse al cine, a un recado, a la Conchimbamba, etc.


Lo que me tiene mosca del nuevo reloj y empaña algo mi recobrada autoestima consumista es que no entiendo bien como indica las predicciones meteorológicas, un día pone MON, otro TUE, otro WED y así sucesivamente hasta el domingo que siempre predice lluvia porque pone SUN; con lo barato que me ha salido pero hay que ver lo que sabe.


Naturalmente mi furia visigótica por los inventos no acabó aquí, tras el pequeño chasco inicial con el cronómetro la estrella de mi equipación de pop avezado ha sido durante meses un aparato genial que me ha hecho disfrutar como un cosaco, efectivamente, se trata de... “su” podómetro.


Volviendo a la costumbre de consultar lo que no se describir por mí mismo, resulta que un podómetro es un “aparato en forma de reloj de bolsillo, para contar el número de pasos que da la persona que lo lleva y la distancia recorrida.”, ahí queda eso. Casi nada.


Pasé en vacaciones por un escaparate, lo vi allí, solo, cerca de las zapatillas, diciendo “¡cómprame algo señorito!”me salió el sentimiento paternalista que llevo dentro y no me pude contener, ven conmigo que te sacaré de paseo todos los días.











Al menos el mío no era de bolsillo, aunque lleva tapa no he encontrado todavía la cadenita y además me hubiera valido de poco porque los pantalones de deporte que uso no llevan bolsillo. Este artefacto se pinza en el pantalón a la altura de la cintura, se pone en marcha y ¡hala, a medir!, hasta de calorías consumidas entiende.


Y si le ponías el dedo índice, le daba igual derecho o izquierdo pero tenía que ser de la mano, en el lugar adecuado hasta te daba las PPM, menuda máquina estaba hecha... y barata, insisto.


Digo “era, ponía, estaba” y digo bien porque el pobrecito se ahogó, un día de verano tras una sesión de entrenamientos con unos fieras llegué tan acalorado al final del camino que me sumergí de cabeza en una alberca de agua fresca y sin chapapote con el trasto puesto.


Nunca lo he reconocido antes por cierto pudor pero aquel día también llevaba la banda pectoral puesta y banda y podómetro perecieron al unísono, desde entonces me tomo el pulso a oído y calculo las distancias a ojo.


Lo cual reviste cierta dificultad máxime teniendo en cuenta mi estado actual algo deteriorado en cuanto a oído y vista se refiere, creo que las mediciones no deben ser muy precisas pero ¿y los disgustos y los euros que me ahorro?.


De lo que no me cabe duda es que mi podómetro fue bueno mientras duró, medía las distancias con una precisión de más menos 100%, todo dependía del ritmo que llevase y para saberlo corría con mi cronómetro, pulsómetro, barómetro, termómetro y altímetro, de lo que deduzco que la culpa de las inexactitudes no era del todo suya, si yo corría en condiciones el aparato medía en condiciones, pobrecillo, cuanto le echo de menos.


Aunque, ahora que lo recuerdo, he visto uno muy parecido, desde luego debe ser de la misma familia que el difunto, que lleva una radio FM incorporada, me tendré que pensar si vuelvo a las andadas pero no, es que se les acaba cogiendo cariño y luego...


En esta recopilación de ingenios tecnológicamente avanzados y listos para nuestro disfrute, lamentablemente no puedo opinar sobre otros aparatos que la gente reconoce como muy útiles para esto del correr, por ejemplo y ya que hablamos de radios, he oído a algunos decir que corren con un walkman, es una palabreja un tanto espesa pero parece ser que te cuelgas de algún sitio el invento y puedes ir oyendo música mientras corres.


Yo la verdad no termino de apreciar su utilidad, si tuviera que correr con el equipo de música que tengo en casa creo que lo pasaría francamente mal, más que nada por el peso pero algo también por el engorro consiguiente; aunque, bien mirado, si uno corre por Aranjuez, por poner un ejemplo, debe sentirse muy bien corriendo y oyendo por los cascos el concierto de ídem. Nombro ese concierto por darle publicidad subliminal a esa maravillosa ciudad Patrimonio Histórico de la Humanidad pero podría haber puesto dos o tres ejemplos diferentes, como mucho.


Algunas veces he visto a corredores que llevan unos cables que les salen como del pantalón y se introducen por las orejas, yo no he querido preguntarles para no parecer novato y poco innovador pero ¿no sería más fácil que se tomasen el pulso con un pulsómetro?, ¿o es que se están tomando la temperatura o, aún peor, se trata de un aparato que analiza las constantes vitales a través del oído y en plena carrera, hasta donde vamos a llegar?.









Además me he dado cuenta que cada vez más gente los utiliza, por lo que tampoco parece probable que se trate de extraterrestres sino de una moda reciente, no te hacen ni caso cuando te cruzas con ellos pero yo les entiendo porque tendrán que ir atentos a la pantalla; yo hacía lo mismo cuando llevaba mis utensilios aunque, eso hay que reconocerlo, yo siempre saludo.


Por si fuera poco en algunas revistas he visto fotos de gente conectada mediante varios cables de colores a un aparatito que está sobre una mesa, no me he atrevido a preguntar porque todo el mundo sabe que las fotos no contestan preguntas pero reconozco que me da algo de miedo.



Es que ya no nos conformamos con meternos unos cables amarillos por las orejas, es que tenemos que conectarnos en nuestra totalidad, con todo el cuerpo a la vez, como si fuésemos enfermos de una UVI pero con salud.


Así que, tal como yo lo veo, disfrutemos al máximo de lo poco o mucho que tengamos ahora, no hace falta tanta ayuda tecnológica para salir a correr, si acaso unas buenas zapatillas, algo de ropa para que no te persiga un guardia ni a tu suegra le de un infarto cuando vea tu foto en el diario y, sobre todo, muchas pero muchas ganas de disfrutar.


Quizás pronto lleguen tiempos orwellianos en los que al ir a ponerte las zapatillas, su lengüeta tomará repentina vida y te dirá algo parecido a (por favor, en este momento póngase voz metálica para lograr el efecto deseado)...


“Querida unidad trotadora popular SCOP (sustituye SCOP por tu nombre), su dispositivo avanzado de cuidados personales intensivos modelo NB/715 tiene el placer de informarle que hoy puede ser un gran día para la carrera bípeda, luce el sol y la contaminación atmosférica no supera el umbral de peligro según normas de la WUITA, por favor no salga a correr sin conectarse a la unidad de control remoto WIFI, código temporal aleatorio 1984, no olvide ponerse la ropa térmica antirradiaciones y no salga al exterior sin haberse realizado previamente los análisis de sangre y orina correspondientes a los SUN...”.


¡Me cachis!, otra vez esta lluvia persistente que me persigue ... ¿será ácida?, esperemos que no.


Bueno, puede que parezca futurista pero todo llegará; ahora voy a cambiarme para iniciar mi entrenamiento de hoy, voy a estrenar un móvil con servicio WAP que me han dicho que podré conectarme al foro mientras hago unas series con mi sombra.






Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Las mas vistas

La miel y el corredor. Propiedades y beneficios.
Leticia Garnica

La miel es un azúcar simple que aporta mucha energía, tiene propiedades antioxidantes y recuperadoras. Además, es barata y está deliciosa. Es, por tanto, como apunta la nutricionista Leticia Garnica en este artículo, un producto ideal para los corredores.

¿Cómo afecta el consumo de alcohol al corredor?
Leticia Garnica

Todos sabemos que el deporte y el alcohol en abundancia no son muy buenos compañeros. Pero, ¿qué hay de tomarse una copa, una cerveza on un vino de vez en cuándo? ¿Consumir alcohol reduce el rendimiento de los corredores? La nutricionista Leticia Garnica nos da las respuestas a estas preguntas.

Tres variantes para tus entrenamientos que deberías probar
Tono Fernández

¿Solo haces carrera continua? Introduce variantes en tus entrenamientos. Cambios de ritmo, series cortas o subir cuestas. tres trabajos muy habituales que te proporcionarán una rápída evolución mejorando tu velocidad y tu resistencia. Además, ¡son entrenamientos muy divertidos!

Fortalece el ´core´ para correr mejor
carreraspopulares.com

Los ejercicios que ayudan a fortalecer el core, la zona central del cuerpo, la cintura abdominal, son fundamentales para mejorar nuestra carrera. Juan María Jiménez, nos explica en este vídeo los más importantes.