Nuevo articulo de la serie de artilugios: ¿Somos precisos?, usemos lo preciso Por Scop...(+)."> Artilugios: ¿ somos precisos ? Nuevo articulo de la serie de artilugios: ¿Somos precisos?, usemos lo preciso Por Scop"/> Nuevo articulo de la serie de artilugios: ¿Somos precisos?, usemos lo preciso Por Scop">

Artilugios: ¿ somos precisos ?

Por Scop para carreraspopulares.com - 24/12/2002

¿Somos precisos?, usemos lo preciso


Siguiendo la serie recientemente iniciada con los imperdibles y como preludio de otros capítulos venideros sobre toda clase de objetos inanimados que utilizamos en nuestro deporte, y que irán viendo la luz pública mientras el web master se deje, hoy quisiera concentrarme de forma especial en los aparatos de medida.


Por empezar por alguno, que podría haber empezado por cualquier otro pero este es el que me ha venido antes a la cabeza, hablaré sobre uno de los objetos más queridos por los corredores, es decir “su cronómetro”.


Como todo el mundo sabe, y si alguien no lo sabe que se despreocupe que aquí estoy yo para recordarlo, un cronómetro viene a ser como un “reloj de gran precisión para medir fracciones de tiempo muy pequeñas, utilizado en industria y en competiciones deportivas”.


¡No sin mi cronómetro!, solemos repetirnos mentalmente – y hasta en voz alta se han dado casos - cuando nos mandan el domingo por el periódico y aprovechamos para cronometrar por centésima vez cuanto tarda en llegar el ascensor, si ese objeto para el transporte vertical de personas o cosas que cuando le llamas siempre está en el punto más lejano posible, y cuanto se tarda desde el portal hasta el kiosco, de paso voy a ver si hoy ha llegado ya el Runners que viene con un artículo sobre aplicación de la tecnología al mundo de las carreras que te pasas.


Yo, que en estos casos me considero un caso normal y por tanto me comporto con normalidad, a los pocos meses de empezar, una vez comprobado que podía salir a la calle en pantalón corto sin que se parase el tráfico a mi paso y tras recorrer mis primeros metros de parque urbano sin empujar algún cochecito de bebé, una de las cosas que primero me propuse fue tener un buen cronómetro.









Rodaba calle abajo con mi grupo y veía como de vez en cuando alguno giraba su muñeca y mirándonos a todos los demás nos decía “...más tranquilos chicos que vamos a 140”, dominado casi por completo en esos instantes por mi inmadurez atlética no daba crédito a lo que oía “¿a 140?, ¡vaya marcha, qué velocidad, casi como con el seiscientos!, ahora entiendo porque me estaba empezando a fatigar”.


En la siguiente ocasión, el comentario fue del tipo “eh, eh, no aceleremos, que vamos a menos de 5”, se me quedaron los ojos como platos, o sea que hace diez minutos íbamos a 140 y la cosa no estaba tan mal y ahora que hemos bajado a menos de 5 les parece mucha velocidad. Esto no tiene mucha lógica.


¿Será verdad eso que dicen de que los corredores están un poco locos?, me parece que me voy a hacer el sueco, como si no entendiese de lo que hablan, hasta que domine un poco mejor esto de la electrónica deportiva de consumo individual. Lo malo es que para dar credibilidad a lo de hacerme el sueco tendré que raparme la ceja por su mitad y teñirme la calva de rubio, no se si colará.


¿Y en las cuestas?, el comentario típico al iniciarse la subida de cualquiera de ellas suele ser “tómatela con calma que son casi dos kilómetros con un 8,5% acumulado”, pero bueno, ¿cómo pueden saber tantas cosas?, ¿qué llevan ahí, un PC con GPS?.


Adicionalmente notaba yo que al llegar a los semáforos en rojo todos se cogían la muñeca del reloj apretando compulsivamente ciertos botoncitos del mismo, “es que controlamos los tiempos brutos y los netos”, “¡ay, lo que se aprende!”, ese mismo día me dije “Santi, es hora de mecanizar tu entrenamiento o no llegarás a nada en este mundillo”.









En plena fase de iniciación al deporte de las dos ruedas como todavía estaba, corría yo con el reloj que me regalaron cuando hice la primera comunión, utensilio que, a pesar de su valor sentimental y museístico, a casi nadie del grupo le parecía adecuado, “necesitas un buen cronómetro chaval”, “mira éste, tiene 50 parciales, cuenta adelante, cuenta atrás, te da las pulsaciones, memoriza ritmos...”.


Algo preocupado por el tema y dejándome llevar por mi reciente manía de consultar los diccionarios, encontré para reloj una definición que es tela marinera: “máquina dotada de movimiento uniforme, que sirve para medir el tiempo o dividir el día en horas, minutos y segundos. Un peso, un muelle o una pila producen, por lo común, el movimiento, que se regula con un péndulo o un volante, y se transmite a las manecillas por medio de varias ruedas dentadas. Según sus dimensiones, colocación o uso, así el reloj se denomina de torre, de pared, de sobremesa, de bolsillo, de muñeca, etc.”


¡Acabáramos!, ahora si que me ha quedado claro de verdad, ¿que llevo yo pues en la muñeca, un reloj de Atapuerca?, pero hombre, si es de cuerda manual y cualquier día sale un pajarraco a cada hora para darte la tabarra con su cucú...


Total que por fin llegó la Navidad o casi, unos cinco meses antes de Reyes le dije a mi mujer “mira, he pensado que como estoy corriendo tanto preciso de un cronómetro, para medir mis progresos mismamente, todos lo llevan y como casi es Navidad pues que me adelantes el regalo”.



... Continua ....... acceso 2ª parte [ [ clic aqui ] ]





Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Las mas vistas

¿Cómo afecta el consumo de alcohol al corredor?
Leticia Garnica

Todos sabemos que el deporte y el alcohol en abundancia no son muy buenos compañeros. Pero, ¿qué hay de tomarse una copa, una cerveza on un vino de vez en cuándo? ¿Consumir alcohol reduce el rendimiento de los corredores? La nutricionista Leticia Garnica nos da las respuestas a estas preguntas.

Fortalece el ´core´ para correr mejor
carreraspopulares.com

Los ejercicios que ayudan a fortalecer el core, la zona central del cuerpo, la cintura abdominal, son fundamentales para mejorar nuestra carrera. Juan María Jiménez, nos explica en este vídeo los más importantes.

Los geles y el maratón ¿cuándo tomarlos?
Pablo Felipe Martín Sanz

Seguro que ya conoces los geles energéticos, o te estás planteando tomarlos para el maratón. Pero ¿cuándo hay que tomarlos? Nuestro experto, Pablo Felipe, nos cuenta los secretos.

¿Cuántos días a la semana es recomendable entrenar?
Oscar de las Mozas

Una de las dudas a las que nos enfrentamos los corredores populares es cuántos días es bueno entrenar. El entrenador Óscar de las Mozas nos explica las claves.