¿Pie pronador o supinador?

Por Carlos Blasco García

Vamos a hablar de los pies supinadores y pronadores, y clarificaremos si este aspecto se debe tener en cuenta a la hora de comprar un calzado para practicar atletismo, o simplemente para realizar unas plantillas.

Para adentrarnos en la materia, vamos a describir un ejemplo práctico que seguro lo ha escuchado de alguien o le ha sucedido a usted. La situación es la siguiente: entra en unos grandes almacenes especializados en calzado y ropa deportiva, o simplemente entra en una tienda de deportes, y pregunta al encargado por un determinado tipo de calzado para poder practicar su deporte favorito, o bien al que se dedica profesionalmente. La pimera pregunta que le debe hacer quien le atiende es, lógicamente, para qué deporte. La segunda pregunta podría ser: “¿es pronador o supinador?”. O pasamos directamente a la afirmación: “usted tiene un pie pronador y/o supinador, y necesita este calzado específico”. Y usted, responde que vale, sin tener ni idea de que le ha dicho en la mayoría de los casos. La cuestión es que usted ha salido de la tienda con un calzado X para pronadores y/o supinadores.

Tiene usted realmente un pie pronador y/o supinador? Debe utilizar un calzado determinado por este motivo?

Las dos respuestas están estrechamente relacionadas. La pronación y la supinación son dos movimientos contrarios que consisten en girar un segmento óseo alejando o acercando una de sus superficies a la línea media del cuerpo respectivamente. Aplicándolo al pie, es mucho más fácil de entender: la supinación consiste en girar el pie hacia dentro –aumentando la altura del puente-, y la pronación en girarlo hacia fuera –mostrando la planta del pie por la parte exterior del pie-. Se debe decir que estos dos movimientos son importantísimos tanto para mantenernos derechos como para caminar, ya que su combinación favorece que el pie sea flexible.

Normalmente, la confusión reside al interpretar un pie cavo con un supinador, y análogamente un pie plano con un pronador. Y eso ocurre justamente porque el pie cavo tiene tendencia a girar el pie para dentro y ver incrementada la altura del puente, y el pie plano al contrario: a girar el pie hacia fuera y a disminuir la altura del puente. Y es este punto el que se presta a confusión. Siempre que se ve un pie cavo es dice de él que es supinador, y siempre que se ve un pie plan se dice que es un pronador.


Y la segunda pregunta: ¿hay un calzado determinado para pronadores y/o supinadores? Vamos a responderla reformulándola. Hay deportes, como pueda ser la marcha y el ciclismo, en los que el pie está continuamente en inversión, es decir, el puente está muy alto. Por este motivo, y para prevenir una sobrecarga muscular así como una inflamación de la fascia plantar, lo más indicado es utilizar calzados con horma supinadora, lo que quiere decir que tendrán una elevación en el interior del zapato justo bajo del puente, que provocará que el pie siempre esté en supinación. Así se evitará dicha sobrecarga muscular. La alternativa a este tipo de calzado, a veces complicado de encontrar, es utilizar unas plantillas que provocan la supinación.

En el caso del atletismo, nos encontramos frente a una constancia de movimientos de pronación y supinación, puesto que se desarrolla simplemente un paso normal a gran velocidad. De modo que la fascia plantar está sometida a relajación y estiramiento constante, lo que repercute en una más que probable inflamación que al final de la carrera resulta en dolor y posibles pinchazos en la zona central del puente. El calzado más adecuado debe ser aquel que favorezca la propulsión y amortigüe el impacto del talón en cada paso, lo que se resuelve, respectivamente, en el arcoenfranque y la cámara de aire.

En resumen: TODOS LOS PIES DEBEN SER SUPINADORES Y PRONADORES. Otra cosa son las solicitudes de un determinado deporte o una determinada patología. En el próximo artículo trataremos las consecuencias de del exceso de pronación y supinación a nivel muscular, como la tendinitis tibial.

Carlos Blasco García.
Podólogo especialista en Patomecánica del Pie y en Podología del Deporte (UB).
Profesor de Biomecánica del pie en la escuela de Enfermería y Podología de la Universidad de Valencia.

[ www.carlosblasco.es ]



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

La dentadura en el corredor
Francisco

Importancia de la dentadura en el corredor (I)
Por Francisco

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

Un "vendaje vivo" de células madre para lesiones de rodilla da sus primeros frutos
Francisco Gilo Valle

El 90% o más de las lesiones meniscales se producen en la zona blanca del menisco que carece de suministro de sangre, por lo que es difícil de reparar

Las mas vistas

"¡Sal de mi carrera!". Kathrine Switzer y el triunfo de la determinación.
May Luján

Kathrine Switzer cumple 70 años, y su gesta, 50. Fue la primera mujer que hizo un maratón con dorsal e inscrita. Abrió un camino por la igualdad.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

Tola (2:04:11) se cuela en la fiesta de Bekele en Dubai
May Luján

Bekele no logra su intento de récord del mundo de Maratón en una carrera condicionada por una caída en la salida. El vencedor logró la novena mejor marca de todos los tiempos.

Entrenamiento para mejorar tu velocidad
Tono Fernández

Acostumbrar al cuerpo a llegar a puntas de velocidad y que las logre mantener más tiempo. Es el objetivo de este sencillo pero efectivo entrenamiento.