Cuidadito con el calor

Por Javier Serrano, periodista, escritor y corredor popular

Cuidadito con el calor





Cuando uno corre, sufre con cierta frecuencia los rigores del calor. Los corredores no podemos elegir el tiempo que nos va a hacer, bastante tenemos con sacar un hueco para calzarnos las zapas, como para preocuparnos del cielo. Si nos dan a elegir, nos gusta entrenar en días despejados, a una temperatura de entre 14 y 18 grados. Ah, y sin viento, si puede ser. Pero como no nos dan a elegir, pues nos enfrentamos a lo que caiga.

En un país como España, me temo que nos vamos a encontrar muchos días calurosos. Así que mientras no se inventen los entrenamientos en pista cubierta y con aire acondicionado, tendremos que tirar de sentido común.

En días de calor extremo, lo primero que hay que plantearse es la posibilidad de renunciar a entrenar. Sí, a los atletas nos cuesta horrores eliminar nuestra tiradita, pero hay días que debemos contemplar esa opción, días en los que casi no se puede ni respirar y en los que podríamos freír un huevo en el capó del coche. ¿Para qué vamos a salir en esas condiciones, si no vamos a rendir y además nos va a dar algo? Por otro lado, si no salimos vamos a sufrir un ataque de ansiedad, que somos una panda de agonías adictos a devorar kilómetros. Oh, cielos, ¿qué hacemos, cómo resolvemos este terrible dilema?

Hidratación y protección

Ante todo, mucha calma. La opción de quedarse en casa y no poner en riesgo la salud es la más racional. Yo una vez lo hice y no me pasó nada, de verdad, pude aguantar hasta el día siguiente sin demasiado sufrimiento psicológico. Lo que pasa es que los corredores no nos caracterizamos por nuestra racionalidad, también es cierto.

Una alternativa es salir muy prontito por la mañana o muy tarde por la noche, para evitar el solazo abrasivo de las horas centrales del día. Eso puede ayudar.
Y en cualquier caso, si decidimos salir a correr con temperaturas altas, máxima prudencia: bebe mucha agua, protégete del sol, suaviza el entrenamiento y no arriesgues lo más mínimo. No lo olvides: lo más importante es la salud.

Javier Serrano. Periodista, escritor y corredor popular
Autor del videoblog [ Running, cámara, ¡acción! ]
El vídeo sobre cómo correr (o no correr) con calor, puedes verlo [ aquí ]



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Tras el Maratón: 6 claves para recuperarse
Tono Fernández

Tan importante es la recuperación posterior como el entrenamiento previo. Si las siguientes semanas te recuperas bien, estarás listo para seguir corriendo y disfrutando en poco tiempo. Ojo, porque si no te cuidas, el desgaste lo puedes arrastrar meses.

Corredor, ¡cuidado con los ladrones!
Mario Trota

Por desgracia, es algo cada vez más común. Llegas al coche después de entrenar con tus amigos o al acabar una carrera y encuentras un agujero en una de las ventanas y cristales esparcidos por el suelo.

¿Venderías tu medalla de un maratón?
carreraspopulares.com

Es un recuerdo de lo más preciado, pero no para todos los corredores. La web se encuentra llena de medallas de todo tipo de maratones a la vente. ¿Tú lo harías?

Correr en progresión: garantía de éxito
carreraspopulares.com

¿Corres de menos a más? O bien, ¿sales tan a tope que te faltan fuerzas? Correr en progresión y de manera inteligente garantiza, casi siempre, el éxito. Pero debemos conocer cual es nuestro límite máximo y mínimo. Os ponemos dos ejemplos de dos grandes carreras.

Las mas vistas

Ayudar a un corredor más lento: una experiencia que no olvidaréis
May Luján

¿Una carrera con un corredor más lento y con menos experiencia que tú? Es una gran experiencia vital. Para ambos, un reto. Conseguir cruzar una meta y ayudar a cumplir el objetivo junto con otra persona es algo que no se olvida.

Entrenamientos en cuestas
Tono Fernández

Las cuestas mejoran nuestra fuerza, resistencia y capacidad aeróbica. Introducir cuestas una vez a la semana, nos reportará cosas positivas en nuestras carreras y entrenamientos. Hay muchas maneras de hacerlo.

BOSU: la semiesfera que te pone en forma
Raquel Landín

Te proponemos toda una serie de ejercicios en el Bosu para mejorar tu equilibrio, tu postura y ganar algo de tonificación. Es un elemento con el que ejercitarás la musculatura interna y las articulaciones. Los ejercicios pasan por un combinado acciones de propiocepción con equilibrios y desequilibrios. ¡A por ello!