Cuidadito con el calor

Por Javier Serrano, periodista, escritor y corredor popular

Cuidadito con el calor





Cuando uno corre, sufre con cierta frecuencia los rigores del calor. Los corredores no podemos elegir el tiempo que nos va a hacer, bastante tenemos con sacar un hueco para calzarnos las zapas, como para preocuparnos del cielo. Si nos dan a elegir, nos gusta entrenar en días despejados, a una temperatura de entre 14 y 18 grados. Ah, y sin viento, si puede ser. Pero como no nos dan a elegir, pues nos enfrentamos a lo que caiga.

En un país como España, me temo que nos vamos a encontrar muchos días calurosos. Así que mientras no se inventen los entrenamientos en pista cubierta y con aire acondicionado, tendremos que tirar de sentido común.

En días de calor extremo, lo primero que hay que plantearse es la posibilidad de renunciar a entrenar. Sí, a los atletas nos cuesta horrores eliminar nuestra tiradita, pero hay días que debemos contemplar esa opción, días en los que casi no se puede ni respirar y en los que podríamos freír un huevo en el capó del coche. ¿Para qué vamos a salir en esas condiciones, si no vamos a rendir y además nos va a dar algo? Por otro lado, si no salimos vamos a sufrir un ataque de ansiedad, que somos una panda de agonías adictos a devorar kilómetros. Oh, cielos, ¿qué hacemos, cómo resolvemos este terrible dilema?

Hidratación y protección

Ante todo, mucha calma. La opción de quedarse en casa y no poner en riesgo la salud es la más racional. Yo una vez lo hice y no me pasó nada, de verdad, pude aguantar hasta el día siguiente sin demasiado sufrimiento psicológico. Lo que pasa es que los corredores no nos caracterizamos por nuestra racionalidad, también es cierto.

Una alternativa es salir muy prontito por la mañana o muy tarde por la noche, para evitar el solazo abrasivo de las horas centrales del día. Eso puede ayudar.
Y en cualquier caso, si decidimos salir a correr con temperaturas altas, máxima prudencia: bebe mucha agua, protégete del sol, suaviza el entrenamiento y no arriesgues lo más mínimo. No lo olvides: lo más importante es la salud.

Javier Serrano. Periodista, escritor y corredor popular
Autor del videoblog [ Running, cámara, ¡acción! ]
El vídeo sobre cómo correr (o no correr) con calor, puedes verlo [ aquí ]



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Consejos para estar motivados todo el año
May Luján

Correr, correr y correr. Es genial, pero a veces puede ser monótono. ¡No pierdas la motivación! Aquí unos breves consejos para que durante todo el año sigas corriendo con las ganas al 100%

Consejos para correr sobre nieve y ambientes fríos
Apolo Esperanza

Correr o entrenar por la nieve puede ser una experiencia interesante, pero debemos tener en cuenta algunos aspectos importantes. Apolo Esperanza, corredor y aventurero nos cuenta su experiencia.

Germán Silva: el error más dulce posible
Luis Miguel del Baño

Está considerado como el final más memorable del Maratón de Nueva York. El ganador, Germán Silva, se equivoca de camino. Debe emprender una remontada a un ritmo endiablado para lograr coger al líder y rebasarle.

10 consejos para no liarla en un 10k
carreraspopulares.com

Planifica bien y comete los menores errores posibles. Así tendrás éxito casi seguro. Ojo a estos consejos, te pueden ayudar en tu carrera.

Las mas vistas

"¡Sal de mi carrera!". Kathrine Switzer y el triunfo de la determinación.
May Luján

Kathrine Switzer cumple 70 años, y su gesta, 50. Fue la primera mujer que hizo un maratón con dorsal e inscrita. Abrió un camino por la igualdad.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

Tola (2:04:11) se cuela en la fiesta de Bekele en Dubai
May Luján

Bekele no logra su intento de récord del mundo de Maratón en una carrera condicionada por una caída en la salida. El vencedor logró la novena mejor marca de todos los tiempos.

Entrenamiento para mejorar tu velocidad
Tono Fernández

Acostumbrar al cuerpo a llegar a puntas de velocidad y que las logre mantener más tiempo. Es el objetivo de este sencillo pero efectivo entrenamiento.