Carreraspopulares.com on-line en la MiM

Por scop para carreraspopulares.com - 15/05/2007

Nuestra pareja de reporteros dejando una muestra gráfica para la posteridad de su aventura montañera en uno de los avituallamientos intermedios


Son las 4.25 h. del 12 de mayo de 2007 y nos encontramos cuatro destalentados en una de las zonas de la marcha valenciana dispuestos a meternos entre pecho espalda 65 km. de ná. Nos subimos en el bólido de Josep1 y la primera MiM la hacemos cómodamente sentados en unos 40 minutos.


Ya estamos en Castellón y además nosotros llegamos hasta la puerta de Castalia que para eso Josep1 se conoce los atajos y no sabe uno cómo llegará dentro de unas horas.


El ambiente es espectacular. Nos hemos juntado aquí más de 1.000 chalados. Las previsiones meteoróligicas indican que las vamos a pasar putas. Que va a hacer mucho calor. Esperemos que no haga la ponentá de ayer porque si no...


Ale, ya estamos en carrera. Son las seis de la mañana, que se dice pronto, y pasamos el arco de salida segundos después del pistoletazo. El maestro dice que hay que correr para evitar en lo posible el tapón del sendero de subida a la montaña, así que ponemos un ritmete de 6.20 y a callejear por la capital. Llegando al kilómetro 4 Josep1 dice, ¡ostias, el del tanga!, ¡es mi cruz! Curioso y esperpéntico personaje (sin metáforas, un capullo integral) que se mete en estas carreras de montaña enseñando el culo y con peluca. Me parece a mí que este año la peluca le va a sobrar en seguida. En fin.


Perdón por entrar en la crónica sin llamar. Soy Josep1. No estoy seguro que sea peluca lo que lleva Kul·lleig, pero respeto a los demás no le sobra. Creo que fue en la edición del 2003 cuando conocimos otro personaje que, según el tramo de carrera, dimos en llamarle el Prisas, el Pilas o el Lilas. La primera grosería es común en ambos sujetos: adelantar a todos los corredores cuando estamos parados en el tapón. Pues vale.


Ya hemos llegado al tapón. Dice Josep1 que va más rápido que en años anteriores. Eso sí, la subida la hacemos andando que no es cuestión de malgastar las fuerzas. Picamos el kilómetro 5 en 43.30. Bien va la cosa.


Pasadas las 6.45 h. dejamos atrás el campo de golf de Borriol, donde le habrá amanecido al bueno de Javi Muñoz, y afrontamos la subida a la Pedra de Borriol. Este segundo parcial de 5 kilómetros lo hemos hecho en 38.28. Es la primera subidita medio importante de la carrera pero enseguida llegaremos al primer avituallamiento donde menos mantel de hilo y copas Riedel, espero que haya de todo. ¡Y es que con la tontería se nos ha hecho la hora de desayunar!.


Pues la cosa se ha saldado con tres lacitos, dos roscos, dos trozos de naranja y agua y aquarius a discreción. Eso yo. Que de lo de Josep1 no he llevado la cuenta. Eso sí, el tío previsor lleva una bolsita de plástico y se ha cogido un lacito para el camino.


Ya hace calorcito, ya. A la Bassa de les Orenetes se llega después de una bajada muy bonita y otra subidita más suave que la que acabamos de hacer.


Parcial del km. 15 en 49.10 y el del 20 en 34.56. Pasadas las tres horas de carrera llegamos al segundo control donde comprobamos que no les ha dado tiempo a cambiar la carta. Es posible que en el avituallamiento del 62 haya aborrecido los lacitos pero me vuelvo a meter tres y avant. Nos lo tomamos con calma y salimos en busca del 25 a las 9.35 h. Josep1 hace la buena obra del día y le regala a uno que había perdido la gorra su buff. Naturalmente, esperamos que Paco lea esto y reponga el material gentilmente donado a la mayor brevedad.


En realidad, “buff” ha sido mi exclamación preferida desde las 6 de la mañana, Lo que le di al corredor necesitado fue un pañuelo para la cabeza que el indio que pintan en el cartón en que va el artículo se lo sabe poner de 65 maneras distintas, una por kilómetro, ¿Sabes ya cuál digo, Moderator?


Por cierto, la organización es hasta ahora de 10. Hasta aquí han subido un depósito con agua y grifo para que nos aseemos y refresquemos.

Este paseíto se está haciendo muy ameno. La compañía es grata, el paisaje espectacular y nos dan lacitos y otras cosas cada horita. Aunque el mestre dice que esto todavía no ha empezado... Del 20 al 25 en 51.55 y llegamos a la Rambla de la Viuda donde en otras ediciones han tenido que instalar puentes para poder cruzarla. A las 10.00 h. la cruzamos nosotros.


Pasado el km. 30 hago marca personal de tiempo de permanecia en carrera, cuatro horitas y media.


Josep1 repone fuerzas con un frugal avituallamiento típicamente mediterráneo, como a él le gustan


Hemos asistido a la irrupción de un nuevo ejemplar en las carreras de montaña: “el paco”. Que casi el 13% de los llegados a meta sean mujeres es una cifra considerable. A ellas se les han quedado cortas ciertas actividades: el aquagym, el aerobic y los steps ya no son suficientes y buscan retos mayores, como la MiM. Ellas son resistentes, pero no siempre les gusta ir solas: convencen a su Paco para que les acompañe. Paco cree que cumple suficientemente leyéndose entero el Superdeporte, pero le toca acompañarla. A ver. Cuando amanece ya no lleva muy buena cara:


- Venga, Paco, que te retrasas. ¡¡Pacooooo!!


Y Paco también dice “buff”. Paco vuelve a hacer la goma, que hacia el Km. 30 ya puede ser una goma de 100 metros:


- ¡¡¡ Pacoooo!!! Venga, Paco, que si sigues así, cuando lleguemos a Penyagolosa el Castellón ya habrá ganado dos ligas. Cagüen Paco. ¡¡¡Pacoooooo!!!


Lo menos cuatro pacos hemos visto, en serio. ¡Vivan las chicas!




Y es que nosotros prisa, prisa, tampoco es que tengamos mucha, así que chinochano (¡enhorabona per la cursa!) llegamos a Les Useres y con ello al tercer control y avituallamiento. Ahora sí que tenemos novedades. ¡Bocadillos de jamón! Con su aceite de oliva y todo. ¡Terrible, que diría Pardao! Salimos bien avituallados, tras hacer parada durante casi veinte minutos, para emprender la parte más dura de la carrera.


Más bien, como repetidamente me ha indicado Josep1, la carrera comienza ahora. Lo peor, volvemos a tropezarnos con el del tanga.


La subida a Sant Miquel de les Torrecelles la hacemos andando. El calor ya apreta de valent y hablamos sobre la gran cantidad de gente que se va a tener que retirar. De hecho, llegando a Les Useres ya vímos alguno que otro con esas intenciones. Esperamos que nosotros no seamos uno de ellos.


A esas alturas de carrera nos hace ilusión recibir una conferencia desde Valverde de Leganés. Lo que no nos gustó tanto es que nos dijeran que por allí hacía fresquito, y nosotros con el Lorenzo.


El terreno sigue siendo rompepiernas. No son subidas escalofriantes pero ya llevamos alguna puyita que otra de castigo. Pasamos el maratón en más de 6.30 y coronamos la ermita tres kilómetros después. Reponemos fuerzas con lo de siempre. Bueno, ahora cogemos también unas barritas energéticas que están cojonudas y yo como también dátiles y plátano. Otro tanto a favor de la organización es lo bien montados que están los avituallamientos. En éste también (en Les Useres ya vímos) hay camillas y masajistas para los que han llegado hasta aquí. Lo peor es que vemos bastantes atletas retirados esperando la furgoneta que les lleve a Sant Joan de Penyagolosa y que volvemos a ver la cruz de Josep1 en forma de tanga.



Son las 13.37 h. y queda mucha carrera. Hace un rato que no vemos marcados los kilómetros pero San Miquel está en el 44.8, así que nos queda menos de media maratón. Josep1 dice que a partir de ahora vamos a andar casi todo el rato. Y eso hacemos. Antes de emprenderla con la Lloma Bernat hemos de subir una cuesta corta pero muy dura.


Es lo que tiene ir con un experto maratoimitjero. Es como estar viendo la película y que te cuenten lo que va a pasar en cada momento. No ha lugar a la improvisación.

En los mismos pies de la Lloma Bernat volvemos a ver al guarro del tanga. Creemos que va tocado. Está sentado y parece pensar si subir o no.


Efectivamente, la Lloma Bernat es dura de cojones. Será todo, el calor, los kilómetros que llevamos, las llagas de los pies que empiezan a molestar..., pero para mí es lo más duro hasta ahora. Y dice Josep1 que lo del Marinet es peor. ¡Qué Dios nos coja confesados!


Así, llegamos al kilómetro 50 en 8.44.59 y calculamos que podemos bajar de las 12 horas a poco que vayan bien las cosas. Nos dirigimos al pueblo de Xodos y en las primeras rampitas nos tropezamos con... sí, sí, con ese. ¡Imposible! O hay cinco o seis cochinos de estos enseñando el culo o hay que mandar a Quasar a que controle esta carrera. ¡Qué mamonazo! Éste no ha subido la Lloma Bernat y seguro que se evita el Marinet y llega antes que nosotros. En el primer llanito que vemos, Josep1 se pone a 5 y en menos de 300 m. lo dejamos tirado.


Efectivamente, como me ha dicho Josep1, la subida a Xodos es llevadera. Eso sí, cada vez hace más calor. Llegamos al avituallamiento a las 15.32 h. y siguiendo las cuentas de Josep1, de Xodos a meta dos horitas, veo que tenemos a mano la marca personal. 11.51 de hace unos añitos cuando Josep1 perdió veinte minutos resucitando a un compañero en la Pedra Zorol. Cada vez me duelen más los pies. Debo tener unas ampollas de puta madre.


El parcial del 50 al 55 lo hemos hecho en 49.32 para un total acumulado de 9.34.32. Me sigue insistiendo en que el Marinet no se le da nada bien de modo que nos lo tomamos con mucha tranquilidad. Es duro, es cierto, pero creo que llegamos casi enteros. Y se trata de un tramo muy bonito, con bastante sombra que se agradece un montón. Al Pla de la Creu llegamos bastante bien e incluso corremos en algún tramito de descenso. Le digo a Josep1 que podemos estar en las 11.30. Del 55 al 60 en 1.6.16.


Estamos subiendo a la Banyadera por una pista forestal. La pendiente es considerable (sobre todo a estas alturas) y de vez en cuando algún coche levanta un polvo molesto, pero todo vale la pena si ahí arriba están los del C.E. Vila-Real. Me cuenta Josep1 que Carlos Sinnick un año llegó y se llevó a meta media barra de a cuarto llena de chuletas con ajoaceite. ¡Eso anima a un muerto!


UVEG prefiere una picaeta clásica antes de proseguir la marcha, que para eso es un experto en maratones gastronómicos, el Garmin lo lleva para disimular porque Josep1 conoce perfectamente el camino a Penyagolosa


Bueno, se acabó la subida. Ya llegó la Banyadera y aquí me parece que no voy a comer lacitos. Yo no quería entretenerme mucho para aproximarnos a las 11.30, así que le digo a Josep1 que me hago una morcillita entre pan con ajoaceite y me la bajo.


A él no le apetece comer nada, pero cuando le insisten dos veces (¡¡si es que soy tan fácil!!) los de Vila-Real no tengo más remedio que acompañarle en lo de las chuletas con patatitas. ¡Una pena que hayan olvidado la bota de vino! ¡Esto es un avituallamiento y lo demás tonterías!.


Perdemos (?) más de 10 minutos en el avituallamineto pero aún así vamos a ritmo de récord. Y además a Josep1 esto de las marcas personales le tiene sin cuidado. Teóricamente quedan tres kilómetros y de bajada.


Es que una marca personal es algo que te ha costado tu esfuerzo y ponerte a correr como un loco para cargártela, da como un poco de pena, ¿o no? Para ser sincero, he de confesar que en Sant Miquel ya sabía que, salvo fuerza mayor, bajaríamos de 11:51.


¡Ja se sent la música! Esto lo tenemos en el bote. El último parcial lo hacemos en 1.3.3 para un total de 11.43.51.


La organización es perfecta. En cuanto llegas a meta y devuelves el chip, te entregan el diploma. También otra camiseta, la de “finisher” (anglicismo que no me gusta un pelo, pero casi mejor que lo dejen, no nos lo vayan a cambiar por “terminador”).


De ahí, a la ducha... ¡¡de agua caliente!!. Impresionante. De seguir la progresión, de la ducha de las primeras ediciones a donde estamos actualmente, la organización (mil veces gracias por todo) puede montarnos en unos años más un jacuzzi.


Después, el caldo, todo un clásico de la carrera. Y con él, el bocata, la cerveza y el cremaet. El chocolate aún lo están haciendo: son los inconvenientes de llegar demasiado pronto a meta. Y mientras nos aplicábamos relajados a la reposición de fuerzas, una pena: la de no saber que en esos momentos Syl & Cris estaban cruzando emocionadas la meta; qué mal me sabe no haberos visto llegar.


Encaminándonos hacia el autobús, UVEG (paciente como él solo con mi ritmo senderista) andaba como Pinito del Oro sobre el alambre, lo que podía deberse al cremaet o a ciertos desperfectos en las plantas de los pies. Aprovechando que los de la asistencia sanitaria estaban ociosos (cuatro goteros gastaron con los que corren mucho), procedieron a las oportunas reparaciones, cuyo tratamiento posterior incluía la prohibición expresa de correr en Russafa al día siguiente, que si no...


Hasta el año que viene, MiM, que, si se dejan, te traemos a Hilario, a Plum, a Pardao, a ANGELIN, a Kamax, a Josero y, si le engañamos, ¡¡a Scop!!


P.S. Santi, pa que te voy a engañar, llana, llana, no es. ¿Y si ponemos paella para después como el día del Bartolo?



¡Ay mi madre que estos dos me hacen participar el año que viene!, como si lo estuviera viendo, es que uno por una paella junto al mar... ¿podemos cambiarla por arròs negre amb sepia?


Venga vale, lo hablaremos en Almansa pero dadme al menos un año para pensarlo



Teléfono de aludidos en el [ POST DE LA MARATÓ I MITJA ].


Por Josep1 y UVEG.

[ www.carreraspopulares.com ]



Tambien te puede interesar

Las mas vistas

¿Qué tipo de ejercicio físico quema más grasas?
Natalia Olivares

Para perder peso necesitas quemar más calorías de las que consumes cada día. Pero ¿sabes de dónde vienen tus calorías y qué procesos implican una mayor quema de calorías? La nutricionista Natalia Olivares nos explica en este artículo qué ejercicios son más adecuados para quemar grasas de manera eficaz.

Carreras nocturnas: después de correr, ¿hay que cenar?
May Luján

En verano hay muchas carreras nocturnas. Muchas de ellas acaban a horas intempestivas. Se te habrá pasado la hora de cenar cuando cruces la meta, pero ¿debes cenar algo aún así? ¿Cuáles son las pautas de alimentación correctas?

¿Cuántas carreras puedo correr al mes?
Luis Miguel del Baño

Ponerse un dorsal y participar en una carrera es algo genial. El ambiente y la emoción crean momentos únicos. Pero ojo, puedes correr en tantas carreras como quieras, pero con cabeza. No vayas a tope en todas, si no, puedes caer en un sobreentrenamiento o estancarte en tu progresión.

La importancia de los antioxidantes en la dieta del corredor
Leticia Garnica

Cuidar la alimentación es tan importante como un plan de entrenamiento para un corredor. Y hay alimentos que pueden ayudar a mejorar el rendimiento de nuestro cuerpo. Algunos tienen antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres. ¿Cuáles son y cómo actúan? Leticia Garnica lo explica en este artículo.