Maratón de Oporto, una alternativa a las grandes

Por José Manuel Torralba para carreraspopulares.com - 21/07/2014
El autor del artículo, José Manuel Torralba, llegando a la meta de la Maratón de Oporto
El autor del artículo, José Manuel Torralba, llegando a la meta de la Maratón de Oporto

Si a alguien le apetece correr una maratón internacional en otoño (la próxima será el 2 de Noviembre), cerquita de España, en un entorno bonito y con una organización impecable, esta es su Maratón. Sin sorteos, sin cuotas. Oporto es la segunda ciudad más importante de Portugal. Tiene un casco histórico y algunos puntos de interés turístico impresionantes. Unas vistas al atlántico hermosísimas. Además, nos podemos acercar por cuatro perras gracias a las compañías de bajo coste. Y además tiene una maratón muy bien organizada (y eso hay que agradecérselo a Jorge Texeira, director, alma mater y siempre volcado en su maratón).

La feria del corredor es correcta, para el tamaño de la maratón, con los habituales puestos de material deportivo y de otras maratones promocionándose. Allí estaban también haciendo propaganda otras maratones (como la de Madrid, que además de hacer propaganda podrían aprender cómo cuidar a los corredores). El trato al corredor es exquisito. Buena bolsa del corredor, con una buena camiseta técnica y una botella de Oporto. En meta medalla, una rosa fresca, y otra bolsa con camiseta y gorra de algodón. El avituallamiento durante la carrera ejemplar: agua cada 2,5 km, isotónicas (en botella) y alimentos (pasas, plátanos, membrillo) sólidos en casi todos los puestos de la segunda mitad. Para mí el único fallo de la Maratón es que casi no cuenta con público, aunque el día que yo la corrí no estuvo para estar en la calle: lluvia fina y constante durante todo el tiempo.

El autor del artículo, José Manuel Torralba, con el keniata James Moiben
El autor del artículo, José Manuel Torralba, con el keniata James Moiben

El recorrido

El recorrido es espectacular. Después de una pequeña subida, va cuesta abajo hacia la desembocadura del Duero y a partir de ahí bordea la margen del río hacia el interior, cruza al otro lado en el puente de San Luis (de acero, diseñado por Eiffel) y vuelve a cruzar para, después de un lazo a través de la propia margen, volver prácticamente al lugar de origen. Se hace muy larga la vuelta, ¿pero qué maratón no se hace larga? Las vistas de la desembocadura del río, el paso por debajo de los puentes; es realmente preciosa. El cruce debajo del puente es el punto más animado y donde estaban todos los familiares de maratonianos españoles, ruidosos y volcados con nosotros. Nunca se les puede agradecer suficientemente esos ánimos.

Durante toda la carrera cayó mucha agua. Corrimos empapados. Lo peor es, como siempre, al final. Además de no quedarte fuerza para nada, ya no generas calor y te quedas helado. Es una maratón rápida, a pesar de los adoquines que se pisan de vez en cuando y el final cuesta arriba. Pese a la lluvia y un poco de viento, hice mi mejor tiempo.

Oporto, para mí, fue una maratón especial, porque allí conocí y me hice amigo de James Moiben, corredor de élite (otro día hablaré de su ONG). Estuve en el mismo hotel donde estaba alojada la élite. Comí con ellos, desayuné con ellos, y compartí charla con ellos. Fue especial la charla que mantuve durante más de una hora, en el desayuno del día de la maratón. Mano a mano con James Moiben y Alberto Chaiça, como si yo fuera uno más, me contaron sus costumbres, manías de corredor, entrenamientos, lo que entonces les preocupaba en temas de dopaje, calendarios, lesiones. ¡Después de la maratón se interesaron mucho por mi marca! Mucho más allá de una hora después que ellos acabaran. Cuando les dije que había sido mi mejor maratón, me felicitaron como si hubiera batido el record del mundo, ellos, ¡que son extraterrestres! En la maratón todos competimos por lo mismo, y no hay adversarios, sino compañeros, como alguno de ellos me dijo. Oporto quedará siempre en mi memoria.

Web oficial de la [ Maratón de Oporto ]

SOBRE EL AUTOR

José Manuel Torralba
Catedrático de Ingeniería de Materiales en Universidad Carlos III de Madrid



Tambien te puede interesar

¿Por qué corremos?
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

¿Vives para correr? ¿Corres por salud?, ¿por socializarte? Existen tantos tipos de corredor como motivos que nos impulsan a correr. Aquí te planteamos unos cuantos. Pero seguro que conoces muchos más.

El primer gran atleta de la historia
Luis Blanco

Corredor y saltador, se convirtió en el primero en ganar dos de las principales pruebas atléticas de los Juegos de la Antigua Grecia durante tres citas seguidas. Esta es la historia de Chionis de Esparta.

Por qué la salida de las carreras se da con un disparo
carreraspopulares.com

Es uno de los métodos más usados para marcar el inicio de una carrera: un disparo de una pistola de fogueo. Aunque con mejoras y algunas variantes, el sistema es prácticamente el mismo que hace más de un siglo, cuando empezó a usarse.

Yo siempre corro rápido, ¿y qué?
Borja Martínez

Soy un corredor popular más. No de los mejores, pero tampoco se me da mal. Y aunque me gusta mucho salir a correr con amigos y compartir carreras no con ellos, cuando me pongo un dorsal quiero correr a tope, dar el máximo. ¿Es eso un delito?

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.