El resfriado en el corredor

Por Francisco

Son muchos los factores que influyen en el estado inmunitario del deportista y, por lo tanto, en el riesgo de ser infectados por un virus. Por un lado están el estado de salud del sujeto y su nivel de acondicionamiento físico. Por el otro, la intensidad, la duración y la frecuencia del ejercicio. "De la relación que haya entre estos factores, así como de otros neuroendocrinos y nutricionales, depende el número y la función de los leucocitos, protagonistas del sistema inmunitario".

Los deportistas de competición y también algunos populares son, en comparación con el resto de la población, superdotados desde un punto de vista físico. Sin embargo, cuentan con un punto débil: su mayor predisposición a sufrir infecciones víricas. Se trata de un problema que, aunque no es de gravedad, suele inhabilitar al deportista para la competición de alto nivel.

Muchas veces los deportistas que se toman el deporte muy en serio, ya sea por razones competitivas, profesionales, o simplemente por pasión, no quieren dejar de entrenar, practicar o aprender su deporte favorito aunque se hayan resfriado o constipado.

Aunque en estos casos evidentemente lo más recomendable es que consultes a tu médico, existe una regla general que puede orientarte sobre la gravedad de tu resfriado, y si podrás seguir entrenando sin empeorar tu salud, o no te que queda más opción que guardar reposo hasta reponerte.

Si el resfriado te afecta "del cuello para arriba", o sea, dolor de garganta, mocos, tos, dolor de cabeza, etc., lo más probable es que puedas seguir con tu actividad deportiva.

Si, contrariamente, tu resfriado te afecta también "del cuello para abajo", es decir, dificultades respiratorias, bronquios afectados, sensación de malestar o debilidad corporal generalizada, etc., lo más probable es que lo recomendable sea el reposo si no quieres agravar tu enfermedad. Pese a las ganas que tengas de entrenar, en estos casos, incluso como deportista, hay otras cosas para hacer.

Si eres un deportista y tienes la "mala suerte" de no poder practicar porque estás enfermo, no te olvides de que hay otras formas de seguir perfeccionándote, aunque no físicamente, sí de forma teórica, aprendiendo como mejorar tu técnica o tu estilo a través de artículos.

Incluso podrías ponerte al día con la historia de tu deporte. Con Internet a mano, todo esto está al alcance de un clic, gratuitamente o con muy poco dinero te lo llevarán directamente a tu domicilio

El resfriado, más conocido como catarro, es una enfermedad respiratoria causada por una gran cantidad de virus pertenecientes a distintas familias, lo que hace muy difícil su abordaje. Es decir, es casi imposible librarse de él, por el contrario, podemos contar con que sufriremos al menos uno al año.

El resfriado es la infección vírica respiratoria más extendida. Muy pocas personas escapan a esta enfermedad y la mayoría padece varias infecciones al año. Así, se estima que los adultos sufren de dos a cinco resfriados al año y los niños un promedio de cuatro a diez.

Si se tienen en cuenta estas cifras y suponiendo que cada habitante sufre sólo una media de dos resfriados anuales, para una población como la española, con 40 millones de habitantes, supondría un total de 80 millones de resfriados al año en nuestro país.

¿Y cómo vivimos estas pequeñas infecciones? El 70% de los españoles reconoce que cuando lo sufren su vida diaria se ve afectada y dejan de hacer actividades cotidianas como deporte, quedar con los amigos o salir de copas.

Además, el 50% de la población señala que los resfriados le afectan en el rendimiento del trabajo o los estudios, especialmente en los hombres, e incluso, uno de cada dos españoles afirma que deja de mantener relaciones íntimas, sobre todo entre 35 y 49 años. Además, la gran mayoría (el 85%) reconoce que también les cambia el carácter, volviéndose más tristes, serios e irritables.

En cuanto al origen de estos catarros, el 95,5% de las personas atribuye el cogerse un resfriado a motivos meteorológicos como cambios de temperatura bruscos, la lluvia, el frío o no abrigarse bien, y sólo un 46% dice que es por el contagio de otra persona. Asimismo, en lo que respecta a la forma más habitual de prevenirlo, destacan las de abrigarse más (33,3%), evitar cambios bruscos de temperatura (9,3%), evitar coger frío (7,3%) y tomar vitaminas (6,7%). Entre los que se abrigan más para prevenir el resfriado, destacan los hombres jóvenes de 18 a 34 años.

Lo más común cuando se nota que uno se está resfriando son remedios caseros como tomar limón o leche con miel y la administración de productos para aliviar los síntomas. Sin embargo, cuando uno ya está resfriado recurre en primer lugar a tomar medicamentos que eviten los síntomas pasando a un segundo lugar los métodos caseros como la leche caliente o la miel con limón, y sólo 4 de cada 10 españoles acude al médico, mientras que el resto prefiere principalmente pedir consejo a familiares o amigos o guiarse por su intuición.

En cuanto a los cambios de carácter, más del 85% de las personas señalan que éste les cambia cuando tienen un resfriado, y señala que las alteraciones frecuentes son sentirse más tristes, más serios, más irritables y más mimosos.

Además, tan sólo el 5% de los españoles suele faltar a sus obligaciones diarias cuando está resfriado, y lo hacen una media de 3 días por resfriado, aunque la mitad de ellos se sienten culpables por hacerlo.

El resfriado común es una enfermedad que afecta sobre todo a la nariz y la garganta, aunque puede extenderse a veces hasta la laringe y la tráquea. Su período de incubación es de 48 a 72 horas. Dura varios días y puede ser causada por más de 200 virus diferentes, por lo que no existe una vacuna capaz de proteger frente a todos ellos.

La infección se produce en el tracto respiratorio superior, no en el inferior, ya que los virus son muy sensibles a la temperatura y se multiplican con mayor facilidad a 32º centígrados o menos, graduación propia del tracto superior mientras que en el inferior la temperatura alcanza los 37º C.

El contagio del virus del resfriado se produce a través de gotitas de saliva que se expulsan mientras se habla, se tose o se estornuda, afectando en primer lugar a las células de las vías aéreas. Así, las mayores tasas de infecciones corresponden a niños que infectan a los adultos y a los ancianos de su familia. Los espacios cerrados o con aglomeraciones y los lugares donde conviven durante horas diversos individuos (colegios, centros geriátricos, hospitales) son más proclives a la diseminación de la infección.

¿En qué se diferencia de la gripe? Aunque en ocasiones no sabemos distinguir una gripe de un resfriado, lo cierto es que entre ambas infecciones existen importantes diferencias, la principal la que hace referencia a los tipos de virus que causan una u otra enfermedad, que son completamente diferentes. Además, en el caso de la gripe estos virus son altamente contagiosos, mucho más que en el resfriado.

Por otro lado, mientras que en el resfriado el período de incubación es de 48 a 72 horas, en el caso de la gripe es mucho menor, dura de 18 a 36 horas, si bien, en esta última la duración del cuadro clínico es mayor, una semana o más, frente a los tres o cuatro días que suele durar un catarro.

A ello debemos añadir también que los síntomas son mucho más fuertes en la gripe que en el resfriado. Por ejemplo, en la primera es normal padecer fiebre muy alta, entre 38º y 40º centígrados, mientras que en el catarro, no suele ser habitual, al igual que el dolor de cabeza que, sin embargo, en el caso de la gripe es un síntoma prominente.

Y es que, entre los síntomas más frecuentes del catarro destacan: dificultad para respirar por medio de la nariz; tos; garganta seca e irritada; estornudos; ojos lagrimeantes; disminución o pérdida de la capacidad olfativa y del gusto; goteo nasal; y voz ronca.

Cómo aliviar los síntomas. Existen una serie de recomendaciones para, una vez resfriado, aliviar en lo posible los síntomas: hay que abstenerse de utilizar antibióticos, ya que pueden generar resistencias que impedirían que los antibióticos actúen si son necesarios en otra infección posterior.

Ingestión de abundantes líquidos, porque mantienen la hidratación y estimulan las secreciones de las mucosas, que son la primera línea de defensa contra la infección, ya que producen una defensa física, facilitando la eliminación de virus y bacterias a través de las secreciones. Se recomiendan especialmente bebidas calientes y con sabor (caldos, infusiones, sopas).

Evitar el estrés, puesto que se ha demostrado que éste es un factor importante de descenso en la actividad del sistema inmune. Al disminuir esta actividad, somos más propensos a enfermar.

Practicar inhalaciones aromáticas (mentol y eucalipto), que alivian los síntomas, aumenta la secreción de la mucosa y facilita el paso del aire a través de los senos nasales. Además, se consigue también una acción expectorante.

En definitiva, lo mejor es mantener un buen estado general de salud, lo que se consigue con una dieta equilibrada, ingiriendo mayor cantidad de frutas y verduras y practicando deporte con regularidad, lo que provoca un aumento de la resistencia al contagio, y en el caso de que éste se produzca, disminuye el riesgo de complicaciones asociadas al proceso catarral.

Por otro lado, para evitar contagiar a otras personas, el enfermo puede adoptar ciertas precauciones, como son cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo cuando tosa o estornude, lavarse las manos después de toser o estornudar, y si es posible, permanecer lejos de personas con asma o patología pulmonar crónica.



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Cómo cuidar los pies antes de una gran carrera
Clínica Luis Salvador

Una gran carrera empieza por los pies. ¿Los cuidamos lo suficiente? Aquí te plasmamos unos cuantos consejos si estás preparando una gran prueba. Toda ayuda es poca y a veces los pequeños detalles marcan la diferencia.

Menisco y running
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

Es una de las zonas que más trabaja cuando corremos. Conoce a fondo el menisco, las lesiones que pueden producirse, los síntomas y su función.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Las mas vistas

Ayudar a un corredor más lento: una experiencia que no olvidaréis
May Luján

¿Una carrera con un corredor más lento y con menos experiencia que tú? Es una gran experiencia vital. Para ambos, un reto. Conseguir cruzar una meta y ayudar a cumplir el objetivo junto con otra persona es algo que no se olvida.

Correr en progresión: garantía de éxito
carreraspopulares.com

¿Corres de menos a más? O bien, ¿sales tan a tope que te faltan fuerzas? Correr en progresión y de manera inteligente garantiza, casi siempre, el éxito. Pero debemos conocer cual es nuestro límite máximo y mínimo. Os ponemos dos ejemplos de dos grandes carreras.

Entrenamientos en cuestas
Tono Fernández

Las cuestas mejoran nuestra fuerza, resistencia y capacidad aeróbica. Introducir cuestas una vez a la semana, nos reportará cosas positivas en nuestras carreras y entrenamientos. Hay muchas maneras de hacerlo.

BOSU: la semiesfera que te pone en forma
Raquel Landín

Te proponemos toda una serie de ejercicios en el Bosu para mejorar tu equilibrio, tu postura y ganar algo de tonificación. Es un elemento con el que ejercitarás la musculatura interna y las articulaciones. Los ejercicios pasan por un combinado acciones de propiocepción con equilibrios y desequilibrios. ¡A por ello!