Andar y correr: tú también puedes

Por Julián Mota Martínez para carreraspopulares.com

Esto del Andar y Correr. Desde los tiempos más remotos conocidos, el ser humano ha necesitado desplazarse con su propio cuerpo, lo más rápido posible y recorriendo la mayor distancia que pudieran abarcar.

Buena cuenta de ello lo dieron los grandes ejércitos, como las tropas romanas que usaron esta manera sana de desplazarse, andando y corriendo.

Algunos han sido los autores que escribieron sobre esta forma de desplazamiento. Cabe destacar a Jeff Galloway, atleta norteamericano que fue olímpico en su tiempo y, adaptó con sus planes y forma de entrenar todo esto. La ciencia avanza muy rápido en estos campos y toda la información queda abierta a todos nosotros.

Personalmente soy un corredor popular, con muchos kilómetros en las zapatillas, he corrido toda la clase de distancias y, en la actualidad hago ultrafondos de 100 Km. Por supuesto que he entrenado el andar y correr, analizando y sacando unas conclusiones positivas, y creo que ustedes las deben conocer.


¿Qué es la energía remanente?



Deportivamente es aquella energía que nos queda en el cuerpo después de haber realizado un esfuerzo, sobre todo medio o largo. Esta energía puede y debe ser usada al final del entreno o carrera, para ir más rápido y/o llegar más lejos, por ejemplo, corriendo. Es como si dijéramos la energía que ahorramos por no haber ido al máximo.


Cuatro puntos básicos, pero de oro a tener en cuenta en la planificación y el entrenamiento:

- Primero: Estado físico de las personas.
- Segundo: Clase y forma del terreno al entrenar.
- Tercero: Distancia a realizar.
- Cuarto: Circunstancias meteorológicas.


Antes de empezar con los planes, quisiera referirme a las personas, que por algún tipo de dolencia o problema cardiaco o cualquier otra patología, no pueden practicar todo esto. Les animo a que sigan haciendo lo que ellos crean conveniente y, a no decaer en su empeño.

Hay que ser muy en cuenta los cuatro puntos anteriores, y tener en consideración la energía remanente (ahorro de energía), para ello empezaremos todos los planes y sus entrenos despacio, de menos a más.


Pero, ¿cuánto ando y cuánto corro?



El principal problema que se nos plantea es, cuándo y cuánto ponerse a andar, y en qué medida echar a correr. Trataré de sintetizar:


- 1º Andar y Correr, Planes básicos para no iniciados:

Son para las personas que salen a andar casi por primera vez, no están acostumbradas y no llegan ni a una hora andando. Estas personas deben de andar a un ritmo cómodo, siendo constantes y cuatro días a la semana. Cuando vayan cogiendo algo de práctica, deben de andar un poco más rápido.

La duración la impondrán ellos, aunque, entre los 45 minutos y la hora para empezar está bien. Esta fase es una adaptación en la que sólo se anda, la duración de este plan dependerá del progreso, a modo orientativo, alrededor de los dos meses nos permitirá pasar al siguiente plan.


- 2º Andar y Correr. Planes para personas que se han iniciado a nivel básico:

Para personas que salen cinco, seis e incluso todos los días a andar, están acostumbrados y aunque lo abandonen en alguna época del año, suelen ser constantes.

Antes de salir de casa es conveniente calentar el cuerpo muscularmente y hacer algunos estiramientos. Saldremos simplemente andando de 5 a 10 minutos y a continuación trotaremos muy suave, medio, uno, o dos minutos. Así consecutivamente. También se puede andar un minuto y correr 3 minutos. El tiempo de la duración del ejercicio la ponemos nosotros, la velocidad del andar será media y el correr será suave.

Los patrones a seguir pueden ser 5 minutos corriendo por 5 minutos andando, también el de 3 minutos corriendo por uno andando, 6,7,8 minutos como máximo corriendo por 1,2,3, 4 .minutos andando. De lo que se trata es que nuestro cuerpo se acostumbre a la carrera, auxiliados con el comodín del echar a andar. La duración de este plan puede llegar de 1 a tres meses.


- 3º Andar y Correr. Planes para comenzar a correr en personas que ya salen a andar y trotar:

Ahora sí toca correr. Después de un calentamiento y estiramiento previo, empezamos corriendo 3,4,5, o más minutos y, 1,2, o los minutos que se crean convenientes andando. La velocidad del andar debe de ser rápida y precisa, el correr, algo más suave. Todo depende de nuestra forma física, del terreno, la duración del ejercicio, y condiciones meteorológicas, (cuatro reglas de oro).

Buscaremos esa energía remanente, para cuando vayamos terminando, tener la fuerza suficiente para ir más deprisa, sobre todo al correr.

Algunos patrones más:

- 3 minutos corriendo y 3 minutos andando
- 4 minutos corriendo y 2 minutos andando
- 6 minutos corriendo y 2 minutos andando
- 8 minutos corriendo y 1 minuto andando

Cada uno debe marcarse sus propios patrones, intercalando varios a lo largo del entrenamiento, pues unas veces habrá que correr más y otras andar menos o viceversa.

Correr 20 minutos y andar por ejemplo 15 no es factible. Hay que buscar casi siempre correr más y andar menos.
Cuando dominemos todo esto estaremos en condiciones de afrontar una carrera con mucho éxito, incluso medias maratones y quizá carreras de más kilómetros. No olvidemos el comodín del echar a andar para cuando haga falta.




Un ejemplo para correr 10 Km con este sistema

Empezamos corriendo 5 minutos a ritmo medio/alto y 2 minutos andando a ritmo rápido (patrón del 5 X 2) hasta el kilómetro 4 aproximadamente.

Del kilómetro 4 al kilómetro 7, correríamos 6 minutos y andaríamos 1 (patrón del 6 X 1), del 7 aproximadamente hasta meta, sólo corriendo lo más rápido posible, porque el mero hecho de haber ido andando, nos ha dejado esa energía remanente para el final.

Si no ha sido así, trataremos de corregir los ritmos del correr en los próximos entrenamientos. Significa que hemos ido muy rápido corriendo y no hemos ahorrado esa energía buscada. Lo mismo que en 10 Km, podríamos aplicarlo a distancia superiores, jugando con los patrones y, teniendo muy en cuenta las 4 reglas de oro.

Este sería el gran salto, o unas de las maneras para el sólo correr. ¿Te atreves?

Julián Mota Martínez, autor de este articulo, es autor del libro "Andar y correr, tú también puedes". Además, es uno de los miembros fundadores del Club de Atletismo Villanueva de la Torre. "Soy un corredor popular. He corrido infinidad de carreras en todos los terrenos y distancias. También preparo a personas para distintos tipos de oposiciones y cuento con la experiencia de llevar toda la vida corriendo".



Tambien te puede interesar

El ciclo anterior y el ciclo posterior de carrera
David Calle

¿Y tú corres ´por delante´ o ´por detrás´? No, no nos referimos a la posición que ocupas en una carrera, sino a cómo es tu postura al correr, favoreciendo la retroversión o la anteversión de la cadera, lo que afecta a la eficiencia de carrera. David Calle te lo cuenta en este artículo.

El descanso: imprescindible para rendir más y mejor
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

El descanso es el 20% de nuestro rendimiento deportivo. El resto depende de los entrenamientos y alimentación. Aprende cómo descansar y lo que nos aporta. Mejorarás tus entrenamientos y carreras.

Crossfit para corredores running
Raquel Landín

Una combinación de éxito: running + crossfit. Se trata de una rutina ideal para introducir ejercicios de fuerza y acondicionamiento físico general. Los corredores se pueden beneficiar de diferentes ejercicios de crossfit que, además, os ayudarán a quemar calorías.

Qué es el RPE o rango de esfuerzo percibido
carreraspopulares.com

Una forma diferente de medir la intensidad de tus entrenamientos, y tan fiable como sea tu capacidad de percibir el esfuerzo es el RPE. Aprende a usarlo y podrás determinar si estás en tu zona de confort o lo ´estás dando todo´.

Las mas vistas

Masaje para descarga de la planta del pie
carreraspopulares.com

Mantener la planta del pie en perfecto estado es vital para un corredor. Estos ejercicios con el Fisioterapeuta Rubén García te ayudarán.

Ejercicios running en escalera
Raquel Landín

Siempre tienes una escalera a mano. Con unos ejercicios sencillos y básicos aumentarás la reactividad de tus tobillos, la fuerza y la velocidad. Dedícale unos minutos entre dos y tres veces a la semana y verás cómo notas muy pronto los beneficios.

Guía del corredor novato: la bolsa del corredor
Mario Trota

Participar en una carrera es un premio en sí mismo. Al menos así lo veo yo, y he participado en unas cuantas en los últimos años. Pero por suerte (o por desgracia), los organizadores nos han (¿mal?) acostumbrado y nos dan obsequios o detalles cada vez que nos inscribimos a una prueba.

Y tú, ¿entrenas por la mañana o por la noche?
Gema Payá

Entrenar por la mañana, al iniciar el día, o por la tarde-noche, cuando se acaba. ¿Qué prefieres? Gema Payá nos cuenta su experiencia y analiza los pros y contras de cada opción.