¿Calambres en el running? ¿Por qué aparecen y cómo evitarlos?

Por Centro PRONAF para carreraspopulares.com - 11/03/2019

Todos hemos sufrido esa sensación tan dolorosa conocida como calambres musculares. Pero ¿sabemos realmente qué son y a qué se deben? ¿Cómo podemos evitarlos? En este artículo intentamos dar respuesta a todas estas preguntas con el fin de que se acaben estos problemas que aparecen de forma frecuente en los deportistas, así como en otros grupos de población.

¿Qué son los calambres?

Se entiende como calambre muscular a la contracción o espasmo del músculo que es involuntaria. Es decir, que no podemos controla. Como hemos dicho previamente, los calambres no solo se dan en deportistas. También se pueden dar en personas mayores o mujeres embarazadas.

¿Por qué se producen los calambres?

Los calambres pueden ser causados por varias razones, entre las que encontramos:

- Situaciones de estrés: Embarazo, exceso de ejercicio físico donde se produce fatiga del músculo, alguna patología, personas con diálisis...
- Deshidratación y pérdida de sales, principalmente por orina, sudor y en la respiración.
- Falta de estiramiento del músculo tras el ejercicio, sobre todo si es intenso o muy prolongado en el tiempo.
- Falta de llegada de sangre a un músculo.
- Personas con sobrepeso.

¿Qué es lo que pasa en el cuerpo para que se produzcan los odiados calambres?

Lo que ocurre en el cuerpo para que se dé un calambre es lo que se conoce como fatiga central y fatiga periférica: nuestro cuerpo posee una maquinaria encargada de recoger información, procesarla y enviar una respuesta acorde al estímulo que nos ha llegado, como si fuera un ordenador.

Esta maquinaria es el sistema nervioso y sin él no podríamos movernos, hablar, memorizar e incluso comer o dormir. Como indica su nombre, la fatiga central es el cansancio de nuestro sistema nervioso a nivel central, lo que hace que la respuesta de la información procesada a través de él se transmita peor hacia el músculo, debido a la falta de neurotransmisores (principales encargados del funcionamiento del sistema nervioso y transmisión de información).

Ahora bien, la fatiga periférica es aquella que afecta a la fibra del músculo, a las células del músculo. Lo que ocurre aquí es que hay poca transmisión de información por falta de sustratos energéticos, por falta del “alimento” de las células del músculo. Esto lo que provoca es que nos cueste más relajar un músculo tras haberlo contraído, que esté más tenso, y que cada vez seamos menos capaces de contraerlo de forma voluntaria. Por tanto, los calambres musculares se asocian a esta fatiga del sistema nervioso, producida por una situación de estrés que hace que se gasten los compuestos que hacen que funcione bien el sistema nervioso.

Cuando se produce un calambre, se produce una contracción del músculo muy fuerte que puede producir un dolor insoportable: por ejemplo, en el deporte se da por una situación de estrés (de mayor o menor intensidad) prolongada en el tiempo, mientras que en una persona mayor es porque el músculo suele estar débil o poco desarrollado y con un poco de esfuerzo ya pueden darse los calambres, o en una mujer embarazada, con el estrés que supone el feto a nivel metabólico, los sustratos se gastan antes.

Cómo evitar calambres antes y después de correr

A nivel nutricional es importante seguir un patrón dietético bien planificado en el que se asegure la adecuada reserva energética del músculo para que, a la hora de hacer ejercicio, nuestras células puedan tener energía suficiente. La reserva energética nos la van a aportar alimentos tales como arroz, cereales, pasta...

También con el plan nutricional a seguir se deberá cubrir el balance entre las sales y el agua. Debe estar equilibrado, ya que una descompensación (ya sea porque haya menos agua y más sales o viceversa) pueden favorecer la aparición de calambres. Para que esté equilibrado, se deben ingerirá al día entre 1,5L y 2L de líquido, preferiblemente agua. Debemos destacar que en ejercicios de corta duración (menos de 40 minutos) el hidratarse solo con agua es suficiente.

¿Sabes entrenar tu hidratación?

Tener en cuenta las condiciones climáticas en las que se realiza el ejercicio. No es lo mismo en un clima frío y seco que en un clima caluroso y húmedo. Se considera caluroso cuando se superan los 18ºC y húmedo cuando la humedad relativa es superior al 90%. En el caluroso y húmedo se produce una mayor sudoración, con un mayor desequilibrio entre las sales y el agua y, por tanto, se puede ver aumentado el riesgo de calambres musculares.

SOBRE EL AUTOR

Centro PRONAF
PROgramas de Nutrición y Actividad Física

www.centropronaf.com


ARTÍCULOS RELACIONADOS
POR LUIS MIGUEL DEL BAÑO



POR ANDREA FERRANDIS

POR MIGUEL ÁNGEL RUIZ Y BORJA PÉREZ

POR FRANCISCO GILO


Tambien te puede interesar

¿Nos lesionamos más en verano o en invierno?
carreraspopulares.com

El frío es bueno para un mejor rendimiento aeróbico y por tanto hará que tengamos mejores resultados. Pero ¿es mejor para las lesiones?

¡Cuidado! Señales peligrosas para el corredor
carreraspopulares.com

A veces el cuerpo y la mente nos envían señales de que algo no va como debería, y tenemos que realizar cambios para poder seguir con nuestra actividad runner. ¿Has sufrido alguna de estas señales?

Huye de las lesiones: cuestiones a evitar para no caer en ellas
Iñaki Sevillano

Pequeños gestos y hábitos que, si los evitamos, nos pueden ayudar a mantener las lesiones a raya.

¿Correr con asma? Si Rosa Mota pudo, tú también
carreraspopulares.com

Running y asma son una combinación delicada. No imposible, pero sí puede dar lugar a momentos incómodos. Aprende a hacer deporte con asma con estos consejos.

Las mas vistas

¿Qué tipo de ejercicio físico quema más grasas?
Natalia Olivares

Para perder peso necesitas quemar más calorías de las que consumes cada día. Pero ¿sabes de dónde vienen tus calorías y qué procesos implican una mayor quema de calorías? La nutricionista Natalia Olivares nos explica en este artículo qué ejercicios son más adecuados para quemar grasas de manera eficaz.

Ejercicios de core que no conocías
Raquel Landín

Quizás ya sabías que trabajar nuestro cinturón abdominal (core) es muy útil para aguantar erguidos y firmes cuando pasan los minutos de carrera. Quizás conocías la plancha y algunos otros ejercicios básicos, pero mira cuántas variantes te proponemos. Si los consigues hacer, tendrás unos abdominales de acero. Eso sí, ¡ves poco a poco!

Carreras nocturnas: después de correr, ¿hay que cenar?
May Luján

En verano hay muchas carreras nocturnas. Muchas de ellas acaban a horas intempestivas. Se te habrá pasado la hora de cenar cuando cruces la meta, pero ¿debes cenar algo aún así? ¿Cuáles son las pautas de alimentación correctas?

¿Cuántas carreras puedo correr al mes?
Luis Miguel del Baño

Ponerse un dorsal y participar en una carrera es algo genial. El ambiente y la emoción crean momentos únicos. Pero ojo, puedes correr en tantas carreras como quieras, pero con cabeza. No vayas a tope en todas, si no, puedes caer en un sobreentrenamiento o estancarte en tu progresión.