Estoy oxidado ....

Por Javier Serrano para carreraspopulares.com - 20/09/2004

La vuelta de vacaciones.... Estoy oxidado


El 1 de septiembre por la tarde llegué a casa después del trabajo. A medio día había hecho mi primer entrenamiento después del verano.

–¿Te has metido muchos kilómetros en el entrenamiento? –me preguntó mi mujercita al ver que me movía con dificultad, presa de tremendas agujetas.

–No, he rodado 20 minutos –le contesté.

–Entonces habrás ido a tope, ¿no?, porque te veo doblado.

–Pues no, hija, a seis minutos el 1.000, más o menos, pero es que estoy muy vetusto.


Hay que reconocer que el mes de agosto ha sido duro. No ha sido fácil, pero he conseguido mantener un fuerte ritmo durante prácticamente todas mis vacaciones: cuatro cervecitas diarias, comidas familiares, chiringuitos playeros, barbacoas, helados a punta de pala, leche merengada, horchata, tocino de cielo... Y reconozco que no he entrenado demasiado; bueno, he entrenado más bien poco; esto... ejem... sí, es verdad, no me he calzado las zapatillas de correr en todo el mes, pero es que había que descansar de la temporada pasada, que fue una paliza.






El 1 de septiembre, como he dicho, me junté con mi grupo de entrenamiento: estábamos los de siempre, a la hora de siempre –las 14:00– y en el sitio de siempre –el madrileño estadio de Vallehermoso–. Todos nos saludamos mientras metíamos tripa para que no se nos notara mucho el flotador natural que habíamos criado. Pero poco a poco fuimos cogiendo confianza –a los corredores populares no nos da vergüenza nada–y unos minutos después no sólo no lo ocultábamos, sino que nos agarrábamos cada uno nuestro michelín y los comparábamos unos con otros. Fino protocolo atlético.


Ya metidos en faena, hay que aceptar que el primer kilómetro fue difícil: nos encontrábamos pesados –no era una sensación subjetiva, era verdad–, las piernas no empujaban, nos dolía el pecho de respirar fuerte... ¡Qué cuadro, mi madre! Gente que pocos meses antes estaba bajando de las tres horas en maratón se arrastraba de malas maneras. Los kilómetros siguientes –hicimos dos más, tampoco estaba la cosa como para tirar cohetes– no fueron mejores; de hecho, fueron peores. La conversación que manteníamos era de lo más reveladora:

–Jo, macho...

–Jo, tú...

–Qué calor...

–Mi madre...

–Me cago’n tó...

–Buf...

–La leche...




Lo dicho: después de 20 minutos escasos al ritmo al que mi abuela va a la panadería, 10 hombres hechos y derechos nos habíamos convertido en 10 guiñapos bastante poco hechos y nada derechos; vamos, que nos quedamos un rato tirados en la hierba del campo de fútbol, jadeando como si acabáramos de terminar la Subida al Angliru. Con lo que cuesta coger la forma, hay que fastidiarse lo rápido que se pierde.


Después de dos semanas, la cosa va a mejor. Eso sí, seguimos recuperando regular, de forma que la acumulación de entrenamientos, aunque sean suaves, se hace notar. Algunos, incluso, notamos pequeñas molestias en rodillas o tendones de Aquiles aunque, en principio, deberían desaparecer en cuanto el cuerpo se habitúe otra vez a la rutina de los rodajes.


En definitiva, de momento sólo podemos tomarnos las cosas con calma y paciencia: hay que aceptar que el comienzo de la temporada forma parte del ciclo del corredor popular. Y todos sabemos que en un par de meses las sensaciones serán muy distintas. Afortunadamente, porque si no...




Javier Serrano, periodista, escritor y maratoniano.


Ya puedes adquirir el último libro de Javier Serrano , "42 reflexiones y 195 metros", [ [ Clic aqui ] ]




SOBRE EL AUTOR

Javier Serrano
Periodista, escritor y maratoniano


Tambien te puede interesar

Las mas vistas

Ejercicios de core que no conocías
Raquel Landín

Quizás ya sabías que trabajar nuestro cinturón abdominal (core) es muy útil para aguantar erguidos y firmes cuando pasan los minutos de carrera. Quizás conocías la plancha y algunos otros ejercicios básicos, pero mira cuántas variantes te proponemos. Si los consigues hacer, tendrás unos abdominales de acero. Eso sí, ¡ves poco a poco!

Carreras nocturnas: después de correr, ¿hay que cenar?
May Luján

En verano hay muchas carreras nocturnas. Muchas de ellas acaban a horas intempestivas. Se te habrá pasado la hora de cenar cuando cruces la meta, pero ¿debes cenar algo aún así? ¿Cuáles son las pautas de alimentación correctas?

¿Cuántas carreras puedo correr al mes?
Luis Miguel del Baño

Ponerse un dorsal y participar en una carrera es algo genial. El ambiente y la emoción crean momentos únicos. Pero ojo, puedes correr en tantas carreras como quieras, pero con cabeza. No vayas a tope en todas, si no, puedes caer en un sobreentrenamiento o estancarte en tu progresión.

La importancia de los antioxidantes en la dieta del corredor
Leticia Garnica

Cuidar la alimentación es tan importante como un plan de entrenamiento para un corredor. Y hay alimentos que pueden ayudar a mejorar el rendimiento de nuestro cuerpo. Algunos tienen antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres. ¿Cuáles son y cómo actúan? Leticia Garnica lo explica en este artículo.