Correr en Invierno

Por Javier Serrano para carreraspopulares.com - 25/02/2005

Las cosas que tiene correr en invierno

Febrero 2.005


Preparar una maratón es duro, y cada época tiene su historia: si queremos correr en septiembre o en octubre, hay que asfixiarse en verano; si esperamos a las primeras carreras del año, en enero o febrero, pues nos pelamos de frío; y si apuramos y corremos en mayo o junio, puede salir un día de 35 grados, que no suele ser agradable para correr 42 kilómetros.


Los que nos encontramos preparando maratón ahora, es que hemos elegido correr en febrero o marzo. El primer problema es que en noviembre y diciembre hay que andar afinando y de repente, ¡zas!, alguien te coloca las Navidades a finales de diciembre y principios de enero. No podían ponerlas antes, en octubre por ejemplo. Y, claro, Nochebuena en casa de mis padres y Navidad en casa de mis suegros, que parece que compiten a ver quién nos ceba más. Y después la cena del 31 y la comida de Año Nuevo, y la de Reyes... ¡Ah! Y la cena de la empresa, que suele ser antes, hacia el día 20, y las comidas con los múltiples grupos de amigos, incluidos los compañeros de entrenamiento de atletismo.

Así, a ojo de buen cubero, un ciudadano medio puede ingerir del orden de 200 toneladas de comida y 60 metros cúbicos de bebidas alcohólicas. Así que los atletas tenemos que elegir entre abandonarnos a los placeres del comer y del beber, y aparecer en la pista de atletismo el 7 de enero muy perjudicados físicamente, o pasarnos dos semanas diciendo que no a todo lo que nos ofrecen –mordiéndonos el labio inferior de pura desesperación–, y aparecer en la pista del atletismo el 7 de enero muy perjudicados psicológicamente.


Al menos, y como consuelo, este año no podíamos quejarnos del tiempo que nos estaba haciendo para entrenar... hasta ahora. Porque cuando empezábamos a pensar que venía ya la primavera y que este año nos librábamos de los rigores del invierno, nos cae a plomo la mayor ola de frío en 20 años. El hombre del tiempo, cada vez que dice las temperaturas –“En Madrid, ocho bajo cero”– me da la sensación de que me mira y se ríe. En el caso de mi mujer, esa sensación se convierte en certeza. Entre otras cosas porque sus carcajadas son menos disimuladas y porque al mismo tiempo me dice: “¿Te vas a poner cadenas para salir a correr hoy?”


Nosotros le echamos ánimo y, lejos de arredrarnos, seguimos saliendo cada día, aunque haga, efectivamente, ocho bajo cero. Es verdad que las piernas no responden igual, que el sudor se nos convierte en escarcha, que con tanto gorro, guantes, sudaderas y otros atuendos para el frío parecemos malas réplicas del muñeco de Michelín y que se nos congela la cara y no podemos hablar:


–¿Fle fla flas?

–¿Eh?

–¿Fle fla flas?

–¿Eeeeeeh?


Y ya, haciendo un esfuerzo sobrehumano para que mi compañero me entienda, repito muy despacito:


–¿Que qué tal vas?


Pues nada, confiemos en que el frío pase pronto. Os dejo, que tengo que ir a la pista a retirar a los pingüinos, que hoy tengo series.


Javier Serrano

autor del libro “42 reflexiones y 195 metros” [ [ Clic aqui ] ]


SOBRE EL AUTOR

Javier Serrano
Periodista, escritor y maratoniano


Tambien te puede interesar

Las mas vistas

Ejercicios de core que no conocías
Raquel Landín

Quizás ya sabías que trabajar nuestro cinturón abdominal (core) es muy útil para aguantar erguidos y firmes cuando pasan los minutos de carrera. Quizás conocías la plancha y algunos otros ejercicios básicos, pero mira cuántas variantes te proponemos. Si los consigues hacer, tendrás unos abdominales de acero. Eso sí, ¡ves poco a poco!

Carreras nocturnas: después de correr, ¿hay que cenar?
May Luján

En verano hay muchas carreras nocturnas. Muchas de ellas acaban a horas intempestivas. Se te habrá pasado la hora de cenar cuando cruces la meta, pero ¿debes cenar algo aún así? ¿Cuáles son las pautas de alimentación correctas?

¿Cuántas carreras puedo correr al mes?
Luis Miguel del Baño

Ponerse un dorsal y participar en una carrera es algo genial. El ambiente y la emoción crean momentos únicos. Pero ojo, puedes correr en tantas carreras como quieras, pero con cabeza. No vayas a tope en todas, si no, puedes caer en un sobreentrenamiento o estancarte en tu progresión.

La importancia de los antioxidantes en la dieta del corredor
Leticia Garnica

Cuidar la alimentación es tan importante como un plan de entrenamiento para un corredor. Y hay alimentos que pueden ayudar a mejorar el rendimiento de nuestro cuerpo. Algunos tienen antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres. ¿Cuáles son y cómo actúan? Leticia Garnica lo explica en este artículo.