EXTREME TRAIL - CARRERA MONTAÑA CENTRAL ASTURIANA

Por scop para carreraspopulares.com - 02/09/2006

GRASIAS


Ya me vale lo que estoy tardando en escribir la crónica de esta carrera: la carrera fue el 29 de julio, y hoy es 23 de agosto (1); no está mal, no. Con todo lo que se me ha olvidado, esta crónica va a ser muy poca cosa en comparación con las últimas que he enviado.


Para que os vayáis haciendo una idea, y cayendo momentáneamente en la moda de patear el diccionario, este es el mensaje envié a algunos de los fans y familiares:


“A partir d hoy me dedico al dominó y el sudoku. Durísima, 8h33’, 55 km, 2000 desn. +, 3000 dsn. -, mucho barro. Paisaje spectacular, organiz. regular. Yo bien, OK”.


A lo que voy, primera edición de la Carrera de la Montaña Central Asturiana – [ Subida a los Infiernos ]: Dos versiones, una corta con salida en Lindes y otra larga desde la estación de esquí de Pajares, acabando ambas en Trubia, cerca de Oviedo. La corta sólo tenía 53 km., y la larga 88 (es que el organizador tiene que ser de Bilbao, pero del mismo Bilbao, vamos).


Como uno es así de jartible(2), mi intención era hacer la larga, pero después de que Salva Malospasos me dijera que él pensaba echar unas 9 horas en la larga, mis previsiones se elevaron hasta las 15 horas, y eso ya es demasiado para mis condiciones actuales (al final, Salva ganó la larga en 9h28’ y porque se perdió y se le fue media hora, de modo que no erró en absoluto).


Así, después de un día y medio comiendo y bebiendo indebidamente, y después de contactar con algunos amigos del GRASIAS (Grupo de Atletas Sidreros Asturianos, los de la negra, que iba a mandar una representación a la carrera), por la mañana temprano un autobús nos recogió en Trubia para llevarnos a los 17 participantes (Juan Antonio, el hermano de Valentina, entre otros) hasta la salida en Lindes. Allí estuvimos echando un rato de espera hasta que nos dieron la salida sobre las 10 de la mañana.


(1) Hoy no es 23 de agosto pero ya se sabe, el verano.


(2) No he encontrado definición para jartible y eso que soy andalú, Prudencio dínos algo.

El grupo antes de la salida


Aunque según lo anunciado la carrera era íntegramente campo a través, esto se refería a la larga, teniendo la corta unos cuantos kilómetros de asfalto, sobre todo al principio.


Así, desde Lindes descendimos un poco y después subimos el puerto de La Cobertoria, uno de los clásicos de la Vuelta a España. Dado el par de días que llevaba, y viendo la tela que quedaba, decidí (vamos, que el puerto lo decidió por mí) tomarme con calma la carrera, y claro, llegué el último al avituallamiento de la cima del puerto, donde se unificaban las dos carreras y empezaba la kilometrada campo a través.


A partir de allí, durante algunos tramos tuve otros corredores a la vista, algo que de algún modo te obliga a correr en condiciones, además de ser conveniente cuando la señalización en algunos tramos no era más que regular por culpa del viento, algún aburrido de los que siempre hay que se dedica a quitar señales, y de las vacas (3), que se llevaron por delante algunas banderas.


Desde La Cobertoria, pues os podéis imaginar, mucho verde, muchas vacas, muchas piedras y ni un metro de llano, todo lo que no era cuesta arriba era cuesta abajo, pero en esa zona abundaban más las cuestas arriba que las cuestas abajo, sobre todo hasta que llegamos al Angliru, la cima que se ha puesto de moda en la Vuelta a España en los últimos años.


En el Angliru me dijeron por primera vez esa frase tan característica: “Esa es la última cuesta, luego es todo para abajo”. Ya.


(3) Supongo que la Mora no habrá tenido algo que ver en la desaparición a pesar de que ya se sabe como se las gastan estas vacas montañesas.

En el podio haciendo honor a su logo


Desde allí nos quedaban un montón de cuestas abajo y otro montón de cuestas arriba, con un ingrediente adicional: el barro, mucho barro.


Yo no sé en qué kilómetro me caí por primera vez, pero la 4ª caída fue rápidamente seguida por la 5ª, rodando y pegándome en un codo, de modo que aquella tenía que ser la última porque si no me iba a abrir la cabeza, así que los restantes tramos con mucho barro los hice andando, eso sí, algunos con una cuarta de barro, bonito, bonito.


Después de estos primeros barrizales enganché con otro corredor y pasamos por una zona donde un ceporro se había llevado la señalización, de modo que aprovechamos para hacer un par de kilómetros más y conocer un pueblo que se llama Pedroveyas; total, donde caben 53 caben 55.



Con todas estas vicisitudes, seguí metiendo kilómetros, a veces con algún otro participante, y la mayor parte del tiempo solo, hasta que por fin entré en meta en 8h33’, momento en que empecé con mi sesión de estiramientos, que duró unos 10 segundos, hasta que la suspendí para trabajar en el desarrollo de un nuevo concepto acuñado por el GRASIAS y que está revolucionando el atletismo asturiano, la sidratación, (adjunto una foto trabajando sobre este concepto).


En fin, que es una carrera recomendable para quienes estén acostumbrados al ultrafondo, y para quienes quieran pasar unos días en Asturias; lo único que le hace falta es mejorar la señalización y darle más publicidad, y lo único que le sobra son los kilómetros de asfalto.


No obstante, la idea de la organización cara al año que viene no es recortar kilómetros sino aumentarlos, llevando la versión larga hasta los ciento y pico kilómetros. .


Colaboración de: Prudencio Berrocal, Pardao


Tambien te puede interesar

Las mas vistas

Ejercicios de core que no conocías
Raquel Landín

Quizás ya sabías que trabajar nuestro cinturón abdominal (core) es muy útil para aguantar erguidos y firmes cuando pasan los minutos de carrera. Quizás conocías la plancha y algunos otros ejercicios básicos, pero mira cuántas variantes te proponemos. Si los consigues hacer, tendrás unos abdominales de acero. Eso sí, ¡ves poco a poco!

Carreras nocturnas: después de correr, ¿hay que cenar?
May Luján

En verano hay muchas carreras nocturnas. Muchas de ellas acaban a horas intempestivas. Se te habrá pasado la hora de cenar cuando cruces la meta, pero ¿debes cenar algo aún así? ¿Cuáles son las pautas de alimentación correctas?

¿Cuántas carreras puedo correr al mes?
Luis Miguel del Baño

Ponerse un dorsal y participar en una carrera es algo genial. El ambiente y la emoción crean momentos únicos. Pero ojo, puedes correr en tantas carreras como quieras, pero con cabeza. No vayas a tope en todas, si no, puedes caer en un sobreentrenamiento o estancarte en tu progresión.

La importancia de los antioxidantes en la dieta del corredor
Leticia Garnica

Cuidar la alimentación es tan importante como un plan de entrenamiento para un corredor. Y hay alimentos que pueden ayudar a mejorar el rendimiento de nuestro cuerpo. Algunos tienen antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres. ¿Cuáles son y cómo actúan? Leticia Garnica lo explica en este artículo.