www.carreraspopulares.com            /             Sección noticias

Todo a cien  ( I parte )

crónica de los 100 Km. de Madrid   por Scop

8 Julio 2.002                            

CRÓNICA DE UNA ... LLEGADA ANUNCIADA

Lo prometido es deuda y hoy podemos leer la crónica de los 100 kilómetros que nuestro reportero más dicharachero scop nos ha mandado con su habitual sarcasmo y es que, amigos, aparte de tener dos piernas y un corazón de hierro, tiene una memoria de elefante que nos permite a todos nosotros realizar un "cien" virtual.

Lo cortés no quita lo valiente y he de reconocer que uno siente una envidia sana pues hace algún tiempo correr una maratón representaba llegar casi al olimpo del fondo... pero renovarse o morir, he aquí nuestros amigos del foro que entre bocata de jamón, pedazo de queso y pastelito de turno consiguieron su meta de correr 100 km en 24 horas.

Estoy seguro que después de leer lo bien que se lo pasaron nuestros amigos el año que viene van a aparecer los "centenarios locos" por todas partes, y si no, como diría el otro, al tiempo.

Enhorabuena a todos y sin más preambulos ladies and gentlemen a continuación la crónica más esperada de los tiempos atléticos...

           José Luis Rodríguez
                  Carreraspopulares.com

 

Todo a cien por Scop

Mientras meto los pies, por llamar de alguna forma a los botijos que me han salido debajo de los tobillos, donde recuerdo que antes de las morcillas actuales había unas cosas o dedos que se movían, en un barreño con agua caliente y sal, se me cierran los ojos y comienzo a recordar...

... Es primera hora del sábado y ya estoy como una moto, ni partido de la selección ni gaitas; aprovechando que tengo que bajar a la farmacia por más vaselina, quedo rápidamente encargado de bajar al perro, mientras el resto de la familia respira aliviada "…menos mal, nos va a dejar 15 minutos tranquilos, que paz", digo yo que se referirán al perro.


scop, bien temprano, solo ante el peligro, ¿pero, no salía de aquí una carrera?

 

Sobre las diez por fin llegamos al estadio, quedan más de dos horas y aún hay muy poca gente: algunos atletas que nos miramos de soslayo, el personal de la organización, los militares preparando la logística de reparto de las bolsas, alguna hormiga sorprendida y poco más.

Por uno de los túneles de acceso salgo a la pista como los toros a la plaza, todavía estoy sin picar y tengo fuerza de sobra; el fuerte resplandor del sol me envía una primera señal de la que nos espera, para combatirlo me pongo mi gorra negra made in USA con mi nick del foro bordado en rojo, bien clarito en todo lo alto la cocorota para que se me pueda identificar.

 

En la sombra de la zona de túneles de la Peineta se empieza a ver mucha más gente, el soniquete de las radios lo inunda todo de una atávica tanda de penaltis entre íberos y surcoreanos, debe estar emocionante pero no puedo atender, estoy muy concentrado en lo mío. Luego me entero de que hemos perdido, cosas del deporte.

Me encuentro a Francisco (otra gente le conoce por Garabitas) con su cámara de video en ristre, saludo a los componentes de uno de los equipos Garabitas (Almudena, Maxi y Julio), busco a Javi Sanz por todas partes pero sin suerte, no se como es físicamente pero tengo ganas de conocerle, aparte su pertenencia al foro es que me ha dado unos consejos personales para la prueba y se lo quería agradecer. Lo mismo ha salido ya pitando camino de Tres Cantos, ¡eh, Javi, que no han dado la salida todavía!.

Llegan los de mi grupo, Eduardo, Javier pero ¿dónde está Gonzalo?, se ha debido quedar viendo el fútbol, esperemos que llegue a tiempo que ya queda poco. Nos dirigimos de nuevo a las pistas, fotos, nervios, abrazos, ¡por favor, no pisen el césped! y a la zona de salida. En éstas aparece el siempre sonriente Gonzalo, dan la salida y empieza la caminata.

En ese momento me acuerdo de cuando mi hijo me dijo eso de "papá, eres un poco raro, no tienes amigos, no sales de marcha, sal y diviértete de vez en cuando", ¡toma castaña, chaval!, hoy me voy de marcha con mil y pico amigotes y en 24 horas no vais a verme el pelo. Pienso beber lo que no está en los escritos.

Vemos como nuestros acompañantes nos despiden antes de salir a la calle, a la salida del estadio ya empiezan a marcarse distancias pero vamos tranquilos, nuestra idea es llegar dentro de los límites y poco más. Por las calles empezamos a tener los primeros encontronazos con los conductores, esto marcha bien, si no nos pitan e insultan es como si no corriésemos. Hay mucho "guelbenzu" suelto.


Javier cantando lo de "... la manga riega que aquí no llega!

Por Arturo Soria vamos una fila de aventureros, algunos ya se tiran de cabeza en triple mortal a las fuentes públicas; nos encontramos con gente conocida entrenando y se les nota... que se vendrían con nosotros si pudieran. Visto desde mi posición esto parece una excursión de la ruta Quetzal, con esas pintas que llevamos, más que una marcha de 100 km.

Tras varios kilómetros urbanos más, los bomberos del Barrio del Pilar crean un microclima en plena calle a base de manguerazos, ¡que gente!, siempre dispuestos a echarnos una mano, nuevas fotos para la posteridad bajo las cataratas madrileñas.

Por la bajada de Herrera Oria primer encuentro en carrera con Francisco, nos indica a todos una fuente de agua fresca donde quién más quién menos se hace unos largos; de paso nos da unas bolsitas de geles energéticos para disolver en agua llegado el caso y unos buenos consejos, todo gratis, es un señor.

Llegados al km. 18,5 en la c/ Braojos, hacemos nuestra primera parada técnica, son las 15:10. Revisión de quesos, aire a las zapatillas, llamada de control a casita, beber, zampar algo y poco más. Los de la organización avisan que hace calor, lo compruebo en mi reloj: 44º al sol y 38,3º a la sombra, pues no nos habíamos dado cuenta.

Volvemos a la marcha como quién vuelve a casa por Navidad, camino de Tres Cantos nos espera una larga subida de unos 10 kilómetros. Seguimos la famosa tapia y la línea de casetas del Canal de Isabel II, vemos que a la sombra de cada caseta se van refugiando corredores, empezamos a ver a gente medio tirada en cualquier sombra, uno que lleva un perro huski está haciéndole el boca morro porque el pobre perro no puede más. Habría que decirle al dueño que las nevadas son algo más tarde.

Parece ser que por debajo nuestro fluye el agua fresca del canal, aprovechando que llevo un bastón de cerezo le pido peras al olmo pero mi bastón no se entera, no ha debido hacer el cursillo de zahorí. ¿Para esto saco al bastón de paseo?, si queremos agua tendremos que darle a la cantimplora.


Eduardo y Javier buscando el fresquito

 

En la zona de las vías del tren vuelvo a mirar el termómetro ¡46,3º C!; no puede ser, no hemos andado tanto como para haber llegado a mi pueblo, a estas alturas debo recordar que soy natural de Écija (Sevilla), más conocida como la sartén de Andalucía, además ¿no íbamos camino del norte?.

Mis colegas dudan que mi reloj marque la temperatura correctamente pero los colores de piel que observamos en algunas piernas, hombros y espaldas avalan a mi pobre relojito.

 

Algunos atletas, ávidos de estar morenos y aprovechando la caminata, han pasado directamente del blanco invernal al churrasco "well done", yo no se como pueden aguantarlo. La cantidad de vinagre en paño que van a gastar esta noche.

En la pasarela de Tres Cantos uno de la organización nos dice "esa espalda que va por ahí es la del primero que ya vuelve para Madrid", son algo más de las 18:00 y nos parece como si hubiera pasado el AVE; acabada la carrera me entero que se trataba de Javi Sanz, camino de su segundo bocata jamón del día regado con una fanta denominación de origen.

Llegando al polideportivo de Tres Cantos paramos a socorrer a uno que estaba hecho polvo, andaba con otra gente así que seguimos adelante. Me encuentro a Francisco usando su coche como ambulancia, va a recoger a Miguel (Garabitas) por lo visto con problemas estomacales, luego me enteré que tuvo que retirarse. A Miguel le preguntaba yo hace poco en la Casa de Campo por su carrera de los 101 de Ronda; si Miguel se ha tenido que retirar ¿qué nos espera a los novatos?.


El grupeto cerca 
de Colmenar Viejo

En el poli intento darme una ducha pero está lleno de gente y no quiero entretenerme, nos arreglamos los pies lo mejor posible, recargamos las cantimploras de súper y salimos zumbando, vemos bastante gente indispuesta.

El camino a Colmenar es desigual pero se hace algo largo, nos visita Silvia en bicicleta; es compañera de trabajo y mujer de Javier que va en nuestro grupo, nos esperará en Colmenar con bebidas frescas y eso nos anima bastante porque el agua que nos dan por el camino parece sopa de caracol.En la primera parte del recorrido nos encontramos a varios participantes que ya vuelven, un breve saludo para desearnos suerte y a seguir sudando.

Se va haciendo de noche poco a poco, vemos vacas y cow-boys, perdón amigos, eran unos norteamericanos con los que coincidimos, muy grandotes y animosos, charlamos un poquito en español y les dejamos porque decidimos trotar los últimos metros hasta el polideportivo.

Nuestro grupo de apoyo nos está esperando cerca del poli y, al vernos pasar sin parar, se quedan como diciendo "serán maric....,llevamos toda la tarde esperando y ahora pasan de largo". Ha venido también Isabel, otra de La Secta, embazarada no puede participar pero en otro estado seguro que se hubiera apuntado. Y falta Belén que se ha ido a la playa, ¡una morena y una rubia, hijas del pueblo de Madrid...!

Son las 22:29, hay 29,7º C y estamos a 51,4 kilómetros de la salida, nos reagrupamos en el poli, sellamos el rutómetro, nos dan las luciérnagas, hacemos acopio de agua fresca y decido darme una ducha.... parece una sauna, el agua sale tan caliente que te despelleja, aún así me meto bajo el chorro y en par de minutos listo, atleta pop al vapor, ni los mejillones de O Grove.

    Continuación: ..........   

Scop
Foro Carreraspopulares.com

Junio 2.002

        Última revisión 8/07/2002