¿Disfrutas más entrenando o compitiendo?

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 07/09/2018

Hay un dicho que se atribuye a diferentes atletas profesionales, que dicen que prefieren “sufrir entrenando para disfrutar compitiendo”. En el caso de los corredores populares, no es que haya que llegar a esos extremos, pero es cierto que, si nos quedamos con la parte más lúdica del running (otro día hablaremos del sufrimiento), podemos encontrar diferentes formas de disfrutar del running, que van asociadas, sin duda, a la personalidad de cada uno.

Una cosa está clara, es que si corremos y seguimos haciéndolo durante mucho tiempo, es porque disfrutamos haciéndolo. Hay cosas que nos gustan menos que otras, está claro. Y también hay momentos en los que no queremos correr, que abandonamos entrenamientos, o que simplemente todo nos sale torcido, nos lesionamos... Pero ahí seguimos. ¿Qué es lo que te engancha de correr?

Están, por un lado, los que disfrutan cada vez que se ponen las zapatillas. Generalmente se trata de personas que llevan algún tiempo corriendo y han pasado ya de todo. Tuvieron su época de apuntarse a todo lo que se movía, pero también han estado un tiempo sin ponerse un dorsal. Se trata de los compañeros perfectos, porque aprovechan cualquier ocasión para correr con los demás, sea un entrenamiento exigente, un trote suave o participar en una carrera del barrio. Este es el ejemplo al que todos nos deberíamos encaminar, ya que el running debería ser una fuente de satisfacción siempre.

Nunca hay que dejar de disfrutar
Nunca hay que dejar de disfrutar

Pero claro, tenemos nuestros momentos para probarnos y mejorar nuestras marcas. Podríamos decir que al principio estamos “buscando nuestro sitio en el running”. Probamos planes de entrenamiento, nos apuntamos a carreras buscando bajar nuestra marca, cambiamos cosas en nuestra alimentación... En definitiva, queremos experimentar qué se siente en muchas circunstancias. Lo que sucede es que llega un momento en el que si queremos mejorar los tiempos, toca exigirse un poco más. Y para mejorar la mayoría de las veces hay que sufrir un poco. Siguiendo el dicho que encabeza el artículo, si sufrimos entrenando, lo lógico será que las carreras nos empiecen a salir mejor y podamos conseguir los objetivos con menos esfuerzo. Cuando hablamos de sufrir, que no se entienda por pasarlo mal, acabar con dolor excesivo o con ganas de irnos a casa. Simplemente, basta con esa sensación de salir de la zona de confort. De apretar los dientes y exigirnos ese poquito más que pensábamos que no podíamos dar. Si aplicamos esa dosis sufrimiento a los entrenamientos, el cuerpo nos lo agradecerá respondiendo mejor a los esfuerzos. Por eso, el esfuerzo del entrenamiento hoy se convertirá en disfrute el día de la carrera, porque con menos esfuerzo se consiguen los resultados deseados. Podemos correr levantando la cabeza y siendo más conscientes de lo que está pasando.

En el extremo contrario están los que entrenan dejándose llevar, sin entrar en umbrales que podríamos considerar exigentes. Simplemente se dedican a cubrir el expediente, sin dar un poco más de lo que tienen. Estos corredores, cuando llega la carrera en la que quieren cumplir su objetivo, se ven obligados a sacar los dientes porque el cuerpo no está tan adaptado a ese nivel de exigencia. En estos casos, no quiere decir que no puedan conseguir su objetivo, pero lo acaban haciendo por la vía de la obstinación o, como también se le conoce, el célebre “por mis c...”. El problema es que se pueden enfrentar a frustración en el caso de que el cuerpo les diga “basta” o si no cumplen lo que tenían pensado.

Y por último, podemos encontrar a una especie más rara de corredores, que podemos calificar como los “eternos sufridores” que, hagan lo que hagan, siempre van a tope y no saben regular para disfrutar un poco, sea entrenando o corriendo. Como ya hemos visto en otros artículos escritos por entrenadores, sabemos que esta no es la forma de conseguir resultados. Pero qué le vamos a hacer, los corredores tenemos formas muy diferentes de entender el disfrute...

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

No estás a la última si no practicas el swimrun
carreraspopulares.com

Se diferencia del acuatlón en que no tiene transiciones. Resumiendo: hablamos de una disciplina que combina nadar y correr de manera salvaje, casi primitiva. ¿Te apetece probar?

Por qué dejé de correr con auriculares
Chema Martínez Pastor

¿Corres con o sin música? ¿Escuchas la radio o tu podcast favorito? Elijas lo que elijas, lo importante es que no des nada por sentado y compruebes qué necesitas como acompañamiento cada vez que sales a correr. A veces, puede que sólo necesites el silencio...

Deporte para un cerebro mas sano
carreraspopulares.com

En el programa Redes, de la 2 de tve, Eduard Punset nos explicaba como la ciencia ha demostrado que el deporte es un estimulador para tener un cerebro mas sano.

¿Este domingo no corres? ¡Baja a la calle a animar!
Chema Martínez Pastor

Participar en carreras nos encanta. La competición, la adrenalina, compartir la calle con los compañeros... Pero ¿y si no podemos correr o no nos hemos podido apuntar? No te quedes en casa, ¡es momento de salir a animar a los participantes!

Las mas vistas

Los geles y el maratón ¿cuándo tomarlos?
Pablo Felipe Martín Sanz

Seguro que ya conoces los geles energéticos, o te estás planteando tomarlos para el maratón. Pero ¿cuándo hay que tomarlos? Nuestro experto, Pablo Felipe, nos cuenta los secretos.

¿Cuántos días a la semana es recomendable entrenar?
Oscar de las Mozas

Una de las dudas a las que nos enfrentamos los corredores populares es cuántos días es bueno entrenar. El entrenador Óscar de las Mozas nos explica las claves.

¿Cuál es el mejor momento del día para correr?
carreraspopulares.com

Imagina que no tuvieras más ocupación en el día que correr... ¿en qué momento preferirías hacerlo? Te damos las pistas para descubrir cuál es tu hora ideal para correr.

Ideas para molar corriendo de la cabeza a los pies
Adolfo Bello

Cada vez es más difícil diferenciarse del resto de runner. ¿Más difícil? Descubre las posibilidades que los complementos te dan para que tus compañeros vean cuánto molas