¿Has entrenado bien? ¡Date un premio!

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 04/07/2018

Estarás de acuerdo con nosotros en que, aunque nos encanta correr y no tenemos problemas en calzarnos las zapatillas para salir a hacer kilómetros, no siempre tenemos las mismas ganas o motivación. Esto puede ser por muchas causas y no nos debería preocupar, ya que a nuestro nivel no necesitamos estar siempre entrenando a tope o buscando mejorar. Lo más importante es que hacemos esto para divertirnos y que tampoco hay que obsesionarse con encadenar entrenamientos.

Pero sí que es verdad que hay una delgada línea entre relajarnos un poco y perder la batalla con el sofá. Que se empieza por dejar de correr un día aislado, se continúa bajando el número de días a la semana que corremos para pasar a correr una o ninguna vez a la semana. Hacer un hábito es difícil a veces, pero volverlo a construir una vez lo hemos abandonado es una tarea muy difícil.

Por eso, y porque somos animales de costumbres, lo mejor es intentar no bajar los brazos en ninguna parte del camino. Mantener la costumbre de correr cuesta, por eso una de las formas es darse pequeños premios cuando somos capaces de cumplir con lo que nos hemos propuesto. ¿Tú qué premios te das? ¿Has probado a construir pequeños momentos de felicidad después de correr, que hagan que te cueste menos la próxima vez?

Un capricho culinario también es un buen premio.
Un capricho culinario también es un buen premio.

Qué premios podemos darnos después de correr

- Un pequeño premio. La recompensa más fácil y efectiva es la de darnos algún capricho en forma de comida o bebida. Aquí podemos ser todo lo imaginativos que queramos. Desde permitirnos algo puntual después de una buena sesión de entrenamiento (una cañita, un batido, una galleta que nos guste mucho...) a un premio algo mayor en el caso de completar toda una semana de entrenamientos (la pizza de los domingos, por ejemplo). Más importante que darnos la recompensa en caso de hacer las cosas bien, es si acaso, no dárnosla en caso de que no lo hagamos. Es decir, ser muy conscientes que eso que estamos tomando es consecuencia de nuestra buena actitud a la hora de correr y, si no lo cumplimos, no nos llevamos el premio. Con el tiempo, asociaremos esa respuesta positiva a nuestra predisposición y nos acabará facilitando motivarnos.

- Un capricho para el cuerpo. Hay que premiar a nuestras piernas cuando se lo han ganado. Ellas son las que nos van a llevar tan lejos como queramos. Por eso, un tratamiento de relax para las piernas, ampliable al resto del cuerpo no viene nada mal. Si has entrenado como querías por una temporada, busca un centro de spa urbano y date un homenaje. Si has sido muy bueno o buena, puedes complementarlo con un viaje, es tu elección.

- Un día sin entrenar. Si estás cumpliendo tu plan a la perfección, está más que justificado que por un día dejes los entrenamientos y te dediques el día a hacer lo que más te guste. Porque correr por mucho que nos guste, muchas veces nos deja sin tiempo para hacer otras cosas que también nos gustan como ir al cine o quedar con amigos. Si has entrenado muy bien durante varios días, un día “gratis” sin correr no sólo es un premio por tus buenos resultados, sino que te va a cargar las pilas por un tiempo. Es bueno también una recompensa moral.

- Apúntate a una carrera para disfrutar. Además de divertirte, tendrás un plus de entrenamiento que te ayudará aún más en tus objetivos. Busca una carrera a la que ir sin presión por el objetivo y correla solo por diversión. Quien sabe, si estás fuerte igual hasta bajas tu mejor marca.

- Más entrenamientos. Aunque, si estás entrenando muy bien, igual lo que te apetece es seguir entrenando y aumentar los beneficios de tu plan. Si todo va bien, “regálate” un entrenamiento especial, más intenso o más largo. Es verdad que no cumplirás el objetivo de relajarte, pero seguro que lo disfrutas mucho estando en forma.

Encontrar cuál es tu recompensa ideal es muy necesario para dar sentido a tus entrenamientos y ayudarte a no bajar los brazos nunca. ¿Cuál es tu premio?

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Tambien te puede interesar

Correr un día festivo: no es lo mismo, es mejor
carreraspopulares.com

Fuera la rutina del día a día, fuera las prisas. Correr un día festivo tiene un carácter diferente. Aprovéchalo al 100%. Aquí tienes algunas pautas.

¿Corres para ti o para los demás?
carreraspopulares.com

Correr podemos correr por muchos motivos. Pero si lo haces para ti, y no por lo que piensen los demás, lo más seguro es que la afición te dure mucho más tiempo. ¿Cómo averiguar la importancia que le damos al pensamiento de los otros?

El Medio Maratón Valencia arranca una edición en la que 17500 corredores cumplirán su sueño
carreraspopulares.com

La prueba cuenta con récord de inscritos, 17 500 participantes, y agotó sus dorsales cuatro meses antes, teniendo que abrir una lista de espera. El objetivo es revalidar del récord del mundo femenino que ya posee València

Las mas vistas

Crossfit para corredores running
Raquel Landín

Una combinación de éxito: running + crossfit. Se trata de una rutina ideal para introducir ejercicios de fuerza y acondicionamiento físico general. Los corredores se pueden beneficiar de diferentes ejercicios de crossfit que, además, os ayudarán a quemar calorías.

Ejercicios running en escalera
Raquel Landín

Siempre tienes una escalera a mano. Con unos ejercicios sencillos y básicos aumentarás la reactividad de tus tobillos, la fuerza y la velocidad. Dedícale unos minutos entre dos y tres veces a la semana y verás cómo notas muy pronto los beneficios.

Guía del corredor novato: la bolsa del corredor
Mario Trota

Participar en una carrera es un premio en sí mismo. Al menos así lo veo yo, y he participado en unas cuantas en los últimos años. Pero por suerte (o por desgracia), los organizadores nos han (¿mal?) acostumbrado y nos dan obsequios o detalles cada vez que nos inscribimos a una prueba.

Y tú, ¿entrenas por la mañana o por la noche?
Gema Payá

Entrenar por la mañana, al iniciar el día, o por la tarde-noche, cuando se acaba. ¿Qué prefieres? Gema Payá nos cuenta su experiencia y analiza los pros y contras de cada opción.