¿Quieres mejorar tu resistencia sin esfuerzo?

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 08/05/2018

¿Quieres ser capaz de correr más distancia y/o hacerlo en menos tiempo? ¿Te gustaría un método por el que puedas conseguir mejorar sin que te cueste más esfuerzo? ¿Quieres notar los efectos en poco tiempo? Pues tenemos una mala noticia: para mejorar no hay atajos que valgan. Sólo existe el trabajo bien hecho y el mal hecho. Y si se hace bien, se notarán los efectos, por supuesto. Solo que con un pequeño matiz: hay que esforzarse un poco.

Quien algo quiere algo le cuesta

Estamos en una época en la que parece que hay una fórmula magistral para todo: para aprender manualidades, para cocinar, para calmar ciertos dolores o dolencias... Sobre todo, en lo que respecta a los beneficios sobre el cuerpo, vemos a diario anuncios prometiendo que nos ayudarán a reducir peso, o a tener “tableta de chocolate” en pocas semanas. Por supuesto que todo es posible, pero si hablamos de obtener beneficios que podamos mantener a medio plazo y, sobre todo, que terminemos consiguiendo un hábito saludable que pase a formar parte de nuestra vida, ¿no vale la pena poner algo de nuestra parte?

Correr, como casi todos los deportes, supone exigir a nuestro cuerpo ponerse en situaciones para las que no está acostumbrado. Precisamente nos ponemos a correr para buscar los beneficios que sentados en una silla no podríamos conseguir. Entonces, no hace falta ponerse objetivos a corto plazo, que nos supongan una presión añadida. Lo primero de todo es consolidar y disfrutar cada pequeño logro que vamos consiguiendo. Lo mejor es ir progresando de escalón en escalón, ir cubriendo etapas en un camino que tenemos que pensar que va a ser muy largo. Nadie comienza a correr pensando en cumplir sus logros en un par de años y luego dejar de hacerlo.

Ponerse pequeñas metas e ir cumpliéndolas es una satisfacción. Por ejemplo, si estás acabando tus carreras de 10k en una hora, pensar en hacerlo en 50’ es una exigencia innecesaria. Sobre todo si lo quieres conseguir en unos meses. No confundas tener ilusión por hacer algo con la necesidad. Para conseguir bajar esos 10’ vas a tener que pasar de correr a 6’ el kilómetro para hacerlo a 5’. Es demasiada diferencia. Si de repente empiezas a correr en tus entrenamientos un minuto por kilómetro más rápido, estarás exigiendo demasiado a tu cuerpo y las posibilidades de lesionarte aumentarán. Por no hablar de que son ritmos a los que te costará llegar, no podrás hacer entrenamientos de calidad sin exprimirte. No cumplir tu objetivo puede llegar a producir frustración, por eso mejor ponerse objetivos más asequibles.

Esforzarse no es igual a sufrir

Eso sí, para poder correr más rápido tienes que... empezar a correr más rápido. Esta afirmación tan tonta para decir que, si hoy te cuesta ir un poco más rápido y te cansas más si lo haces, tendrás que aumentar un poco más cada vez tu velocidad y el tiempo que eres capaz de mantenerla. Es decir, llevar tu cuerpo un poco más lejos. Esto sólo se consigue con esfuerzo. Aguantar un poco más, hacer una serie extra cuando ya parece que no podemos más, eso es lo que nos hará mejorar.

Siempre hecho todo esto con cabeza. No hay que pasarlo mal y evitar situaciones en la que nos cueste demasiado o corramos riesgo de “rompernos”. Lo más adecuado,si queremos mejorar, es ponernos en manos de un entrenador. Alguien que nos pueda dar consejos adaptados a nuestras condiciones, que supervise nuestro progreso y que ponga todo su conocimiento al servicio de nuestra mejora.

Hay que esforzarse para mejorar. Pero, bien hecho, un entrenamiento profesional nos puede hacer disfrutar incluso en esas series en las que no podamos más... ¿cuál es tu objetivo?

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Entrenamiento musical: haz series antes de que acabe la canción
carreraspopulares.com

Te proponemos un entrenamiento divertido pero que te pondrá a prueba: trata de acabar tus series antes de que termine una canción elegida para marcarte el ritmo. ¿Estás preparado/a para que Mick Jagger, Ringo Star o Bruce Springsteen te marquen el ritmo?

¿Cómo encuentro mi ritmo perfecto de carrera?
Chema Martínez Pastor

¿De verdad vas a llegar a otra carrera sin saber a qué ritmo vas a correr? No tener un plan puede suponer, a veces no dar todo lo que tenemos en la piernas y, en otras ocasiones, ´reventar´ antes de tiempo. Por eso es buena idea que aprendas a marcarte un ritmo objetivo.

El calentamiento: cuánto y cómo
Tono Fernández

Es esencial para evitar lesiones, pero también para activar el cuerpo, pulsaciones, retrasar la fatiga y ganar confianza. No te saltes el calentamiento antes de una carrera o entrenemiento intenso.

Sub 40’ en 10k, ¿cumples los requisitos?
Tono Fernández

Es una barrera tanto psicológica, como física. Bajar de 40 minutos en 10 kilómetros es una hazaña complicada para muchos. Aunque estés cerca, cuesta alcanzar ese listón. ¿Cumples con los requisitos?

Las mas vistas

Si vas a correr un Maratón, debes saber que...
Luis Miguel del Baño

Emociones, sentimientos encontrados, dolores, lucha contra uno mismo. ¡Los maratones son tantas cosas! Aquí tienes 42 puntos importantes que debes saber si vas a correr los 42 kilómetros.

La miel y el corredor. Propiedades y beneficios.
Leticia Garnica

La miel es un azúcar simple que aporta mucha energía, tiene propiedades antioxidantes y recuperadoras. Además, es barata y está deliciosa. Es, por tanto, como apunta la nutricionista Leticia Garnica en este artículo, un producto ideal para los corredores.

La parte psicológica de las lesiones
Yolanda Cuevas Ayneto

Uno de los aspectos a tener en cuenta en la práctica del ejercicio físico y del deporte son las lesiones sufridas siendo amateur o profesional. Las lesiones pueden provocar una retirada puntual de la práctica deportiva en unos casos o la definitiva en otros...

Cómo se realiza una prueba de esfuerzo
carreraspopulares.com

Es la mejor manera de descartar problemas cardíacos y conocer cómo está nuestro cuerpo para practicar cualquier deporte. Da igual la distancia que queramos correr o la intensidad con la que lo hagamos.