Entrevistas
Febrero 2.003

ENTREVISTA A LUISA LARRAGA

Por José Luis Rodríguez

No podía faltar a la cita de entrevistas la actual campeona de España de cross corto, largo y de 10.000. Sin duda, la aragonesa Luisa Larraga es una de las mejores fondistas españolas y queremos saber sus objetivos en un futuro próximo…

 disfrutad con la entrevista.

Febrero - 2.003

CP: Luisa, el pasado año fuiste campeona de España de cross corto y largo, todo un hito para una atleta. ¿Lo tenías pensado ó es que te viste muy fuerte?

LR: La campaña invernal del año pasado salió incluso mejor de lo que planteamos en un principio. Conforme iba llegando la fecha del Campeonato de España mi entrenador, Andrés Moreno, se aventuraba a decir, dentro de su entorno, que podría quedar campeona del cross largo y del corto.
Yo he comentado que ese fin de semana fue mío, fue el de Luisa Larraga. De hecho, entre los compañeros de entrenamiento comentaba que ellos si podían mejorar el resultado del año pasado, pero que yo no, como mucho lo podría igualar pero mejorar era imposible, me he puesto el listón muy alto. Realmente el objetivo era la prueba larga. En las carreras en las que participaba me encontraba cada vez mejor. Casi siempre entraba la primera española. Vamos, que se podía intuir que estaba en condiciones de ganar el cross largo. Al día siguiente iba totalmente relajada aunque me notaba rara. En fin, que no dejé nada tranquilo a mi entrenador. Calenté 10 minutos y salí a ver lo que pasaba, pensé que a mis rivales les pesaba un poco la marca que había hecho en el 3000, mi actuación en Viena… Con todos mis respetos hacia mis contrincantes, fue relativamente fácil ganar. Yo ataqué a mitad de la carrera y allí no respondía nadie. Vas crecida y cuando todo te sale bien es fenomenal.

CP: Luego el mundial de cross la 24...

LR: En cuanto a la forma que estaba yo no quedé contenta, a pesar de ser mi mejor posición en un mundial. Sé que nos condicionó mucho la posición en la salida, ya que tuvimos que dar un pequeño rodeo respecto a otros países. No es excusa, ya que son 8 kilómetros, pero no es lo mismo salir la 20 que sobre la 50, que fue lo que nos pasó a las españolas. ¿Qué pasó? Pues que nuestro cajetín de salida estaba en el exterior y la salida era en curva, por lo que las primeras pillaron la cuerda rápidamente pero nosotras tuvimos que hacer más distancia por fuera… A mi me hubiera gustado quedar entre las quince primera, es más, pienso que estaba bien para conseguirlo, como demostré luego con la marca en el 10.000 en la pista.

CP: La temporada pasada fue histórica, al doblete en el cross le sumamos una marca de 31.45.85 en Camaiore, durante la Challenge europea y con un clima nada benigno.

LR: La verdad es que tuvimos muy mala suerte con el clima. La Challenge es para hacer la marca un día y se acabó, no hay segunda oportunidad. Hizo un día tan horroroso que el calentamiento que hacemos por la mañana lo tuvimos que hacer por los pasillos del hotel. ¡Imagínate! La pista no estaba protegida, no había público, vamos, que el ambiente no era el más propicio; pero yo me limité a hacer mi carrera: 3.10, 6.20, 9.30… Al paso por el 5.000, que pasé en 15.50 ó 15.55, ya me di cuenta que iba muy entera y que podría hacer marca con un poco más de sufrimiento, como así fue.

CP: ¿Y este año la rebajarás?

LR: Pues yo este año aspiro a hacer 31.30. ¡Ojalá!. La verdad es que el record de Julia Vaquero en 31.14 es muy caro pero debemos ir a por él, que duda cabe. Este año se ha encarecido mucho la mínima para el mundial, es de 31.45.00, aunque teóricamente te sirve la hecha el año pasado…

CP: ¿Llegaste cansada a Munich?

LR: Después del 10.000 de la Challenge teníamos como objetivo la Copa de Europa, donde mi sorpresa fue que me convocaran (iba una atleta por prueba) y yo corrí el 5.000. Hasta ese momento sólo había hecho un 3000 en Sevilla y no quedé muy contenta, hice 9.02. La gente me decía por la calle: "Te hemos visto por la tele" y yo les respondía: "pero la buena ó la mala". Hay mucha diferencia entre este 5000 que te comento y el 10000 del Campeonato de Europa. Yo en Munich fui mera espectadora de la carrera; de hecho en los entrenamientos previos a la cita incluso nos replanteamos la posibilidad de renunciar. También tuve que efectuar una mudanza, con todo lo que ello conlleva…

A mí me dieron las llaves de mi casa el 15 de julio y tenía que irme del piso donde estaba, y aún así estuve un mes en casa de mis suegros. Pero es cierto, llegué sin chispa al final de la temporada. En Salamanca, en el Campeonato de España, en condiciones normales tendría que haber sido segunda en el 5000, por detrás de Marta Domínguez. Luego tuve unos problemas físicos, pero dos semanas antes decidimos ir porque, primera y principal, no le quitaba el sitio a nadie. Nos lanzamos, no tenemos nada que perder, había hecho la mínima y era campeona de España, con lo cual no tenía sentido que yo no estuviera en el campeonato. Aparte, la semana anterior hice un entrenamiento muy bueno. Fueron 7 series de mil a 3.05 recuperando 1.30 y el último a 2.55, 

¡yo creo que me fundí después de esa serie! (risas)… Fue una pena porque las siete primeras hicieron marca personal a pesar de la lluvia, no hacía frío y en estadio había un ambientazo, si no que se lo pregunten a Paula Radclife. Con mi marca en el 10.000 hubiera quedado sexta, mejorando mi novena posición en Budapest-98.

CP: Y este año piensas repetir la gesta…

LR: ¡Es que tengo que defender mis títulos! El largo lo voy a hacer seguro y el corto parece ser que también lo voy a tener que correr porque la federación aragonesa repetimos todas, así que hacerlo lo haré. Va a ser muy complicado pero lo voy a intentar, aunque mi objetivo es el cross largo y la calléenle, que son los que te dan el pasaporte para acudir a los mundiales.

CP: Luisa, empecemos por dar un repaso a tu historial deportivo, ¿cómo resumirías tu trayectoria hasta estos momentos?

LR: Es que tengo muchos impasses. Mi salto fue en el año 91 con ese Campeonato de España de cross, siendo todavía atleta promesa, y fue ahí cuando Luisa fue tomada en cuenta. En el año 89 ya me había metido en el mundial de cross júnior, que fue la primera edición y era mi último año de júnior. Luego en el 93 y 94 aparecen lesiones y mira, no sabes muy bien en lo que estás metida, se alargan más de lo que tendría que ser una lesión. En el 95 estuve en el europeo de cross, vamos que iba consiguiendo algún resultado todos los años. Ya en el 98 fue mi gran año, acudiendo a los europeos de Budapest, que para mí eran muy importantes. También en media maratón hice 1.11.30, que fui la 14 del mundo, estaba muy bien por aquel entonces. Más tarde hice el maratón en Valencia y luego el de Canadá, y quise todavía estirar la cuerda para el mundial de media maratón en Bristol. Pero no sólo eso, sino que mi intención era correr también el Millenium. Y nada, me vino una gripe y tuve que parar ¡en buena hora! Porque yo pienso que
los buenos resultados del año pasado se los debo a las rentas que tenía de la preparación de los dos maratones que había hecho, de eso estoy segura. No se entrena en vano y los resultados acaban por aparecer, aunque para ello haya que pasar momentos malos para saber lo que es esto del atletismo.

CP: A los 21 años pegas un "bocado" tremendo en tu marca de 10.000, pasas de 36.33 a 33.57, ¿cómo lo conseguiste?.

LR: Me pilló en una época de transición de promesa a senior, un momento en que no sabes si dejarlo ó continuar. Afortunadamente, di el paso hacia delante y me convertí en profesional, con todo lo que trae consigo. Además, la competitividad de una categoría a otra no tiene comparación. Ahora no se puede ni soñar en rebajar tanto en la distancia de los 10 kilómetros, pero ya de junior en Varadzin ya hice 35.50 por lo que lo que rebajé fueron dos minutos mi marca.
El otro día lo comentaba: cuando llevas tanto tiempo arriba lo normal es tener tres ó cuatro años majillos para luego pegarte el batacazo. La gente joven suele salir pero hay mucha gente que ya no sale hacia delante.

CP: 31.45.85 qué podrías haber hecho menos con un día apacible. Si te acercas a los 31 minutos bien te podrías plantear 2.23 ó 2.24 en maratón…

CP: ¿Qué marcas te gustaría conseguir? ¿Hasta dónde crees que puedes llegar?

LR: Ahora me planteo de temporada en temporada.

Primera y principal que me respeten las lesiones. Yo entiendo que la forma ya vendrá. Estoy tranquila en ese aspecto porque si tú entrenas de forma continua, no hay problema. Estos vienen si hay parones y más que en lo físico, te afecta en lo psicológico, que es lo que hace más daño. Date cuenta a un popular, que si no entrena se sube por las paredes. Pues a nosotros los profesionales nos pasa lo mismo, pero además con la presión de la competición oficial. No dejamos de ser unos enfermos del atletismo, eso está claro. Aunque parar algunos días no es malo del todo para el cuerpo pero para la mente sí que lo es, por lo tanto es negativo.

Yo aspiro a mejorar las marcas año tras año, porque si las mejoro va a llevar consigo mejores posiciones en las competiciones internacionales. Por supuesto, en mi mente tengo un objetivo muy claro: poder asistir dentro de dos años a los Juegos Olímpicos de Atenas (todavía no sé en qué distancia), porque ya me quedé muy mal por no ir a Sydney y pensar en el 2008 ya queda un poco lejos, ¿no?

 

CP: ¿Cuáles son tus hábitos alimenticios? ¿Tienes problemas con la báscula?

LR: Quien diga que no tiene problemas, no me lo creo. Con 46 kilos circulo bien y con 45 para el maratón… aunque el maratón de Valencia lo empecé con 49 ó 50 kilos y te puedo asegurar que no hace falta ningún tipo de dieta.

La gente cuando te ve te dice: "ay qué delgadito, ¿qué no comes?". Pero cómo no voy a comer hombre, si te metes 30 kilómetros tienes que ingerir comida porque de lo contrario te mueres. De los fritos intento huir; de los dulces también, aunque el cuerpo a veces te los pide: pastas, verduras, etc., sí que hay que comer.

El estado de forma de un atleta, mal que nos pese, está condicionado al peso. Andrés me lo dice: "con dos ó tres kilos de más eres una atleta normal y sin ese lastre te ven el culo…". Ahora mismo estoy en ese proceso, intentando bajar para estar bien en marzo.

Yo no necesito báscula, con sólo mirarme al espejo ya sé cómo estoy y si me veo fina ó me sobra de algún lado. Llevamos tantos años que, con solo mirarnos, ya sabemos como estamos.

CP: Ya te has adentrado en el mundo del maratón: 2.47.37 en Ciudad Real-96, 2.30.11 en Valencia-01 y 2.36.20 en el mundial de Edmonton-01, cuéntanos un poco de estas carreras…

LR: Hice mi primera intentona en serio en el 2001, en Valencia. Me lo planteó Andrés y lo preparamos en noviembre, diciembre y enero. Me dediqué exclusivamente a preparar el maratón, o sea, que ni competí ni hice la temporada de cross. Por este motivo, todavía no nos hemos pasado del todo a la maratón; porque hipotecas la temporada. Se puede compaginar ambas cosas, pero no sabes qué puede pasar en una carrera de este tipo. Todo el mundo vamos bien preparados, pero el record de España no lo bate nadie. Fíjate por ejemplo lo que le pasó a Rocío Ríos, que estaba perfectamente en San Sebastián pero ya en los primeros kilómetros ya no se encontró bien.

El maratón de Valencia la verdad es que fue coser y cantar. Fui a un ritmo estable y me dejó muy buen sabor de boca. Antes ya corrí en Ciudad Real, pero esto fue una historia muy peculiar: yo había corrido el mundial de media maratón en Palma de Mallorca en el 96, hice mi mejor marca con 1.15 y me quedé con mi novio entonces una semana de vacaciones. Y nada, a la bartola, sin rodar y sin hacer nada… A la vuelta Andrés me planteó el maratón de Ciudad Real y yo, que creo que no era consciente, me dije "pues nada, con la preparación para el medio maratón tendré bastante". En buena me metí. No sabía beber en carrera, me la tiraba por la cabeza y como sentía fresquito, pues bien. Pasé la media en 1.18 e iba en cabeza. Yo pensaba: "qué fácil". Sí, facilísimo… ¿? Km. 38, 39 y no llegaba a meta. Ganó Aurora Pérez y segunda Carmen Brunei, y eso que les llevaba la tira, pero Andrés alucinaba con lo que bebí cuando llegué, ¡estaba deshidratada! Creo que bebí cuatro botes de aquarius, o sea, que entre que me deshidraté y no la había preparado…

En Canadá me auguraba un marcón, ya que aprovechamos la kilometrada que nos pegamos para Valencia para preparar Edmonton más bien basado en la calidad.

¿Qué pasó? . Yo lo tengo clarísimo, fue la adaptación al horario; que no le busquen tres pies al gato porque fue lo que te digo. Al tercer día de estar allí yo no me podía ni mover, me encontraba muy pesada toda la semana. Había un sitio muy bueno para rodar al lado del río que era muy blandito, pero cuando estás acumulando… Como creo que no me desgasté en Canadá, ya que de corazón iba muy bien, me enganché a preparar el mundial de media maratón en Bristol.

CP: ¿Qué sentiste cuando hiciste 2.30.11, alegría por la mejor marca de siempre ó decepción por no bajar de 2.30 por escasos segundos?

LR: Mi objetivo eran las 2 horas 30. Pero yo creo que podría haber bajado algún minutillo, ya que tuvimos en la segunda parte un viento muy molesto. Marta Fernández estaba allí y me lo dijo: "vales 2.28 en condiciones normales". Yo iba muy mentalizada en que la segunda media la tenía que hacer en progresión y fue entonces cuando tuve el problema del viento. Pero bien, todo perfecto, quería hacer 2.30 y misión cumplida. Por lo demás el control antidoping lo pasé muy rápido, el circuito fenomenal.

CP: ¿Se puede llegar a meter una mujer 200 kilómetros a la semana de calidad para preparar el maratón? ¿Hay diferencia respecto a los hombres?.

LR: Yo, de hecho, me los he metido preparando los maratones. Mira, el record de España tiene que caer. María Abel, cuando tenga un poco de suerte, lo va a hacer y, mira, si nos queremos comer algo en el panorama internacional tenemos que ir a por los 2.25. Estamos hablando que el record del mundo está en 2.17. Esta marca me parece estratosférica y nosotras estamos rondando las 2.30, por lo que tenemos que mejorar. Yo te puedo asegurar, cuando vuelva a correr uno, que voy a ir a por todas. Igual vuelvo a hacer 2.30, pero yo lo voy a intentar, eso está claro.

Lo que sí es verdad es que mejor no pasarse que pasarse. Es saber cuándo tienes que echar el freno porque, de lo contrario, te pasas. Preparar un maratón por arriba (muchos kilómetros) te da la seguridad de hacer el trabajo bien, pero prepararlo por abajo (más calidad) corres el riesgo de perder en resistencia, aunque si te sale bien haces una gran marca.

CP: ¿Cuál es el entrenamiento que te pone fina?.

La semana anterior a la Challenge me metí 7 miles, recuperando 1 minuto a ritmo de competición. Me acuerdo que hice 3.08-3.09 con el último mil a 3.00 como quise. Son muy indicativas las series de mil, son las que te dan el ritmo para una carrera. A mí lo que me dice mucho son las recuperaciones,; no es lo mismo recuperar 1 minuto que dos, aparte que yo recupero siempre en activo, nunca estoy parada.

CP: 32 años, ¿sigues con ganas, pierdes velocidad, ganas en resistencia?

LR: Mi mejor marca en 3000 fue el año pasado con 8.59, cuando en ningún entrenamiento he bajado de 3 minutos el kilómetro el invierno pasado. Primero y principal, yo en esta época de carga entreno en el parque. La pista ni la toco y te puedo asegurar que mis miles rondan los 3.05 con mi minutillo de recuperación, que creo ahí está el quid de la cuestión; ya que no es lo mismo hacer miles a 3.05 recuperando tres minutos que uno. Si me consideras maratoniana, soy muy rápida. Pero yo no me lo considero, yo de momento aún preparo el cross y el 10.000

CP: Andrés Moreno es tu entrenador, ¿Qué tal se porta, mucha "caña" ó entrenamientos suaves? ¿Cómo estás de forma?.

LR: Para mí, Andrés es el mejor entrenador del mundo. ¡Qué voy a decir yo!. Llevo 22 años con él, es decir, desde los 10 años y Andrés se ha hecho entrenador conmigo y yo atleta con él. En mi evolución como atleta se ha visto su evolución como entrenador. Sí que es verdad que últimamente, no diferencia de criterios, pero él me escucha mucho y se pueden tener distintas opiniones en algunos aspectos, pero todo marcha muy bien.

El atleta, por naturaleza, es un "machaca" y cuanto mejor estás, más caña te metes; esto es indudable. Pero sí hay que saber alternar los entrenes y, sobre todo, asimilarlos. No por más entrenar vas a conseguir mejores resultados, y yo entreno muchísimo, pero también tengo mis pautas, no de descanso, pero sí de asimilación del trabajo; porque si no, no hay manera. El cuerpo es muy sabio y te aseguro que reacciona con sobrecargas, gripes u otras historias. Ahora mismo estoy en un momento que voy en progresión. Ahora correré en Valencia y Haro, y después, en febrero, otra vez carga con vistas al nacional de cross.

Esta semana, en concreto, tuve la prueba de lactatos, una prueba de esfuerzo. Me han salido bastante bien, en relación con los del año pasado, pero bueno, ya veremos como avanza la temporada y se nos dan las carreras.

CP: A nivel personal, Luisa ¿te plantearás tener niños, no?.

LR: De momento, no. Ahora parar una temporada no tendría sentido, cuando yo entiendo que estoy en mi último ciclo. Hay tiempo para todo en la vida. Cuando le digo a mi madre que yo a partir de los 40, se sube por las paredes… Ahora ya no hay riesgo. Igual gente que quiere tener no los tiene y viceversa. Eso ya depende del cuerpo y ya está. Y si no tengo, no tengo. Estoy felizmente casada y tengo unos sobrinos que los quiero con locura… pero para sus padres (risas). Tener un hijo es una responsabilidad muy grande y son las 24 horas de plena dedicación.

CP: Campeona iberoamericana en Lisboa-98, ¿Sueñas con alguna medalla a nivel internacional?

LR: Si algo ha marcado también mi trayectoria deportiva tal vez sea mi conformismo, que es la continua lucha de Andrés. Dice que soy la atleta más fácil de llevar en cuanto a entrenar, pero yo sé muy bien cuales son mis fuerzas y no me vas a ver salir a lo loco y luego desfondarme. Cuando yo tiro es que lo veo muy claro. Pero si Luisa ha dado lo mejor de si misma, todavía puede dar más si realmente aspirara a más. Yo he comentado muchas veces que el Campeonato de España que gané en el 91 lo ganó Andrés Moreno, no yo, porque a falta de un kilómetro iba cuarta y mi objetivo era meterme para el mundial. Iban delante Estela Estévez y Julia Vaquero, creo, y la quinta iba bastante lejos, entonces Andrés me dijo que tirara y, no sé como, saqué fuerzas de dónde no las tenía y gané el campeonato.

CP: ¿Eres asidua Internet?

LR: No tengo ordenador, no sé si es pecado en ésta época ó qué. Como Andrés es quien os visita y me cuenta, pues no me hace tanta falta. Es algo a lo que me estoy resistiendo (era anti-móvil), pero sé que caeré. Porque no hay que tomarlo como adicción, sino como otro elemento de la sociedad, igual que muchas otras ventajas; como el móvil, que ahora es casi imprescindible.

Muchas gracias Luisa 

 

José Luis Rodriguez
Carreraspopulares.com
Enero 2.003

Carreraspopulares.com noticias

versión v0. ultima revisión 2/02/2003