Correr un maratón en negativo, ¿es posible?

Por Luis Miguel del Baño para carreraspopulares.com

¿Correr en negativo? Pero, ¿qué es eso? Que nadie se nos asuste. Es un término que, simplemente indica que corremos en progresión, es decir, de menos a más. Si lo pensamos, es algo que seguro que hacéis de manera relativamente habitual en muchos entrenamientos o carreras de corta distancia e incluso de media distancia. Salís aguantando y, poco a poco, vais aumentando el ritmo hasta llegar a meta, de manera que la segunda mitad de la carrera es más rápida que la primera.

Pero, ¿es posible hacer este ‘negative’ split en un maratón? Básicamente esto consistiría en correr el segundo medio maratón (km. 21 al 42) más rápido que el primero (km. 0 al 21). Sobre el papel, parece que podría ser posible. Pero sobre el asfalto es algo más complicado de conseguir.

Hacer un ‘negative split’ en maratón implica superar varios factores que en la distancia de Filípides no son tan controlables como en otras distancias más cortas donde nuestro cuerpo reacciona con mayor comodidad. Para ello, vayámonos a los resultados del último Maratón de Sevilla y analicemos los tiempos de los primeros. Todos estos corredores dieron lo máximo de sí mismos al final de la prueba. Iban tan rápido como podían. Veamos si alguno hizo un negative split:

Como vemos, ninguno pudo hacerlo. Hubo algunos que lo rozaron pero, ni tan solo con los ‘sprint’ final les cuadró. A todos les fue mejor la primera parte que la segunda, a pesar de que en la segunda se jugaron la victoria y en la primera podían ir en grupo y contemporizando más los ritmos. Pero, ¿por qué el cuerpo no nos lo permite? Para respondernos, citaremos el estudio de David E. Martin y Peter N. Coe "Entrenamiento para corredores de fondo y medio fondo". Ellos nos dicen que “correr un maratón con la segunda parte más rápida que la primera, si nos esforzamos realmente, ocurre muy pocas veces" por tres razones:

Primero.
Existen muy pocos maratones que podamos correr en ‘condiciones de laboratorio’, es decir, en las condiciones perfectas, con el terreno llano, sin viento, sin que la temperatura aumente conforme vaya pasando la mañana, etc.

Segundo. Los autores aseguran que “resulta muy difícil para los corredores ser lo suficientemente pacientes para mantener al principio un ritmo que les parezca dentro de los límites de su comodidad. Siempre surge la tentación de acelerar el paso. Se olvida el suplicio de la segunda parte del maratón que corrieron la vez anterior y se comete el mismo error”. Es decir, que quizás salimos gastando más fuerzas de las que deberíamos porque nos encontramos bien, frescos y emocionados, cosa que pagamos en los kilómetros finales.

Tercero (y lo más importante). Se trata de un factor que se escapa a nuestro control total. “Es probable que el ritmo del umbral lactato/ventilatorio disminuya en los últimos estadios de la carrera. La tendencia hacia la deshidratación reduce el volumen de sangre, y con ello la perfusión en los músculos del aparato locomotor. Todo esto reduce el VO2 máx. y aumenta la acidez en sangre”. Es decir, que el maratón no nos deja precisamente ‘hechos una joya’ conforme vamos aumentando kilómetros y nos acercamos al final.

Por ello, y aunque existe un debate entre diversos autores y tendencias sobre cómo correr un maratón, si en progresión, a ritmo constante, etc, suele venir mejor al cuerpo del corredor popular salir algo más conservador en ritmo y no dejándose llevar por la emoción. De esta manera, las articulaciones, la circulación de la sangre muscular y otros procesos se nos engrasarán mejor. Pero claro, el maratón sigue siendo ese gran desconocido para muchos. Analizad vuestro plan y, ¡que os salga el día redondo!

SOBRE EL AUTOR

Luis Miguel del Baño
Periodista



Tambien te puede interesar

Por qué dejarlo antes de cansarte y otros consejos que nadie te da
carreraspopulares.com

Si has empezado con el running, hay cosas que tenemos que contarte. No te preocupes, no hay ningún spoiler en este artículo...

Los superpoderes del corredor popular
Mario Trota

Aunque no lo creas, correr también te da poderes. Estos son algunos.

¿Por qué no voy a pensar que soy mejor?
carreraspopulares.com

¿Crees que hay corredores de primera y de segunda? ¿Por qué pensamos que somos ´runners´ sólo cuando hemos cumplido ciertos hitos, cuando somos capaces de alcanzar ciertos ritmos?

Otras formas de medir tu carrera que no son ´minutos el kilómetro´
carreraspopulares.com

No todo va a ser velocidad y ritmo. ¿Qué otra maneras conoces de medir tu rendimiento que no sean las típicas?

Las mas vistas

Ejercicios de core que no conocías
Raquel Landín

Quizás ya sabías que trabajar nuestro cinturón abdominal (core) es muy útil para aguantar erguidos y firmes cuando pasan los minutos de carrera. Quizás conocías la plancha y algunos otros ejercicios básicos, pero mira cuántas variantes te proponemos. Si los consigues hacer, tendrás unos abdominales de acero. Eso sí, ¡ves poco a poco!

Carreras nocturnas: después de correr, ¿hay que cenar?
May Luján

En verano hay muchas carreras nocturnas. Muchas de ellas acaban a horas intempestivas. Se te habrá pasado la hora de cenar cuando cruces la meta, pero ¿debes cenar algo aún así? ¿Cuáles son las pautas de alimentación correctas?

¿Cuántas carreras puedo correr al mes?
Luis Miguel del Baño

Ponerse un dorsal y participar en una carrera es algo genial. El ambiente y la emoción crean momentos únicos. Pero ojo, puedes correr en tantas carreras como quieras, pero con cabeza. No vayas a tope en todas, si no, puedes caer en un sobreentrenamiento o estancarte en tu progresión.

La importancia de los antioxidantes en la dieta del corredor
Leticia Garnica

Cuidar la alimentación es tan importante como un plan de entrenamiento para un corredor. Y hay alimentos que pueden ayudar a mejorar el rendimiento de nuestro cuerpo. Algunos tienen antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres. ¿Cuáles son y cómo actúan? Leticia Garnica lo explica en este artículo.