¡Cuidado! Señales peligrosas para el corredor

Por carreraspopulares.com - 12/08/2019

El cuerpo humano es increíblemente efectivo a la hora de enviar señales o indicaciones de que algo no va bien y que necesitamos parar o “bajar el pistón”.

A continuación, te exponemos varias de las señales o luces rojas que indican que nuestro cuerpo o nuestra mente nos están pidiendo a gritos descanso o alguna modificación.

Por supuesto es normal tener un día malo, o incluso varios, donde sea difícil encontrar la motivación, también es habitual tener alguna leve molestia. Sin embargo, si estas señales se vuelven persistentes, quizás sea momento de prestar atención a lo nuestro cuerpo no está diciendo. Aquí van algunas:

Sobreentrenamiento. Es obvio que para mejorar como corredor necesitas ir aumentando tu capacidad física. Esto se consigue a través de adaptaciones fisiológicas que pasan por entrenamientos donde desafiamos las fronteras del esfuerzo y el posterior descanso.

Ahora bien, el equilibrio adecuado entre esfuerzo y recuperación puede convertirse en una delgada línea si ponemos nuestro cuerpo al límite con periodos de entrenos demasiado exigentes y una pobre recuperación.

Los síntomas pueden ser muy variados:

- Entrenamientos por debajo de nuestra capacidad.
- Cambios de humor sin motivo aparente
- Bajos niveles de energía. Fatiga frecuente.
- Dificultad para conciliar el sueño a pesar de estar cansados, o falta de un descanso reparador.
- Perdida de motivación o entusiasmo para correr.

Lesiones. El cuerpo humano es sabio lanzando señales de advertencia indicando que es hora de parar, y se queja cuando no prestamos la debida atención. De igual manera, los runners son bastante buenos ignorando las advertencias y continuar entrenando, creyendo en su propia fortaleza. Si una molestia o dolor persisten más de unos cuantos días es mejor parar o cambiar el tipo de entrenamiento, inclusive cambiar de deporte. El entrenamiento cruzado es una excelente manera de mantener la condición física.

Esto permitirá a tu cuerpo reponerse y, si fuera necesario, lo prudente es buscar el consejo de un médico o fisioterapeuta.

Aburrimiento. Si bien es perfectamente normal experimentar la falta de motivación algunos días, si esto sucede de forma recurrente y cada entreno supone luchar contra la desidia, esto puede ser un indicador de que estamos entrenando en exceso o también de que debemos añadir algo de “salsa” a nuestros entrenos. La mente responde bien a cambios que supongan un estímulo. Si sufres de aburrimiento en tus entrenos, entonces quizás sea momento de probar algo diferente. Prueba por ejemplo a entrenar con nuevos compañeros. Entrenar con gente no solo hace más llevaderas las sesiones exigentes, sino que además te puede ayudar a hacer más tolerable la presión que de otra forma sentirías solo.

Incorrecta nutrición. Muchos corredores no son del todo conscientes de la importancia de la cantidad y calidad de los nutrientes que se necesitan. Sin el combustible adecuado, nuestro motor es difícil que alcance su potencial y aumentamos el riesgo de frecuentes lesiones o enfermedades. Si constantemente sientes deseos de ingerir azúcar, cafeína o grasa, quizás tu cuerpo te esté lanzando sutilmente el mensaje de que tu dieta no es la adecuada.

En la sociedad actual, se ha demonizado de alguna forma la ingesta de carbohidratos. Sin embargo, en deportes de resistencia como el running, la falta de carbohidratos en la dieta puede ser desastrosa, ya que son la fuente primaria de energía. Sin una dieta adecuada en carbohidratos podemos sentirnos fatigados y observar como nos cuesta horrores mantener intensidades un poco más altas de lo normal.

Si observas cualquiera de estos síntomas quizás deberías plantearte si nos es momento de cambiar algunas cosas en tu programa de entrenamientos.



Tambien te puede interesar

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Menisco y running
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

Es una de las zonas que más trabaja cuando corremos. Conoce a fondo el menisco, las lesiones que pueden producirse, los síntomas y su función.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

San Silvestre: ¿por qué corremos en fin de año?
Luis Miguel del Baño

El 31 de diciembre es el día que más carreras se disputan en el mundo. ¿Sabes donde está el origen de esta prueba? ¿Cuáles son las más importantes del mundo? ¿Quién fue San Silvestre? ¡Respondemos a todas las dudas!