Refrigeración e hidratación en el running (I)

Por David Calle para carreraspopulares.com

En todo ejercicio físico hay transformación de energía química (nuestros combustibles almacenados procedentes de grasas, hidratos y proteínas) en energía mecánica (movimiento) y esto produce calor. Nuestro cuerpo en movimiento es, por tanto, una fuente de generación de calor. de hecho, nuestro organismo trabaja mejor en caliente, pero necesitamos un sistema de refrigeración que evite que la temperatura corporal suba en exceso.


La refrigeración de nuestro cuerpo. Métodos, ¿cómo se produce?

El calor se transfiere del medio más cálido al más frío, así que nuestro cuerpo traspasa calor al medio a través de la respiración, se cede calor al ambiente a través de la piel (siempre y cuando el ambiente esté por debajo de nuestra temperatura corporal, que es lo habitual), y de la evaporación del sudor en nuestra piel. Nótese que hablamos de la evaporación del sudor y no de su simple producción. Todo sudor que se acumula en la piel y no se evapora, no refrigera.

La refrigeración es más fácil en estos casos:

- Cuanto menor es la radiación solar
- Cuanto menor es la temperatura ambiente
- Cuanto menor es la humedad ambiental

También existen otros factores como puede ser el viento, que ayuda a la evaporación del sudor (con viento de cara se tiene la sensación de no sudar, pero sí lo hacemos, lo que pasa es que no se queda en la piel, sino que se está evaporando y nos está refrigerando).

Por este motivo, cuando entrenamos en ambientes calurosos y húmedos, sudamos más de lo habitual. Estas circunstancias hacen difícil la evaporación del sudor, el organismo no se refrigera lo suficiente y el cuerpo responde produciendo más y más sudor. Ante estas situaciones debemos tener cuidado, pues si no nos hidratamos correctamente, ante una pérdida excesiva de líquidos puede sobrevenir el temido golpe de calor, que puede poner en riesgo nuestra vida.


El golpe de calor

Cuando esto ocurre, el organismo ha decidido no producir más sudor para no perder más líquido, lo que conlleva una subida excesiva de la temperatura corporal (hasta 40º ó 41º C, considerándose normal una subida de temperatura corporal en carrera de hasta unos 38,5ºC). Esta hipertermia perturba el sistema nervioso, y puede conllevar la pérdida de consciencia.

Antes del golpe de calor el organismo da una serie de señales, como pueden ser:

- Debilidad
- Fatiga
- Aturdimiento
- Palidez
- Visión borrosa
- Caída de la presión arterial

Ante su aparición debemos detenernos de inmediato. Pero antes de estas señales tendremos una señal inequívoca que es la sed. En carrera, la sed sobreviene tarde, es decir, que cuando tenemos sed ya hay cierta deshidratación, por eso debemos beber aunque no tengamos sed y no permitir que ésta aparezca. Pero debemos hacerlo de poco en poco, pues el intestino sólo es capaz de asimilar cierta cantidad de líquido cada vez. Si bebemos en exceso de una vez nos sentiremos hinchados y al poco tendremos la incómoda necesidad de parar a orinar.


Competir con calor

La mejor forma de competir con calor es habernos aclimatado a él en entrenamientos, entrenando en condiciones parecidas al del día de la competición. Desde luego que estos entrenamientos habrá que introducirlos poco a poco si no estamos acostumbrados (uno semanal al principio y no demasiado largo ni intenso, y luego ir añadiendo más poco a poco).

En el siguiente artículo, como continuación, se tratará el tema de la rehidratación y la reposición de sales minerales.

David Calle es entrenador de corredores en RunningDC, Madrid Sur.

Web: [ www.runningdc.es ]
Facebook: [ Runningdc ]

SOBRE EL AUTOR

David Calle
entrenador de corredores en RunningDC, Madrid Sur

www.runningdc.es


ARTÍCULOS RELACIONADOS

POR ANDREA FERRANDIS

POR FRANCISCO GILO

POR CENTRO PRONAF (PROGRAMAS DE NUTRICIÓN Y ACTIVIDAD FÍSICA)

POR LETICIA GARNICA

POR LUIS MIGUEL DEL BAÑO


Siguenos en:

Tambien te puede interesar

El dolor de cadera en los corredores
Francisco Gilo

Cada vez más jóvenes sufren problemas de cadera. Un problema que puede surgir a edades tempranas en personas que practican deporte de forma habitual. Un tema del que ofrece detalles en este artículo de Fco. Gilo.

Cómo empezar a correr si tienes sobrepeso
carreraspopulares.com

El running, como cualquier deporte, está hecho para todos, independientemente de lo que nuestro peso diga. Si quieres empezar a correr y tienes sobrepeso, estás tan preparado/a como cualquiera. Sólo tienes que empezar a construir tus hábitos. ¡No te lo pienses y lánzate!

Trabajo abdominal hipopresivo (I)
Rubén García

Mejora tu abdomen y suelo pélvico. Mejora la musculatura de tu abdomen y quítale presión al suelo pélvico con estos sencillos ejercicios. La respiración es clave en el trabajo hipopresivo. Te enseñamos las pautas generales. Practicando y mejorando esta zona, te ayudará en la práctica deportiva general.

El frío y el corredor
Dra Núñez Martí

El frío puede convertirse en un incómodo compañero de entrenamiento y perjudicar a nuestro rendimiento. La doctora Núñez Martí nos explica en este artículo cómo funciona nuestro cuerpo ante las bajas temperaturas y nos ofrece unos útiles consejos para combatirlo.

Las mas vistas

Los beneficios físicos y psicológicos de correr
Oscar de las Mozas Majano. Coentrena

Correr es mucho más que una moda, con ventajas e inconvenientes. Pero ganan las los beneficios, si sabemos practicar este deporte de forma adecuada. La salud manda. Oscar de las Mozas nos ofrece las claves para vivir mejor corriendo.

Ayudar a un corredor más lento: una experiencia que no olvidaréis
May Luján

¿Una carrera con un corredor más lento y con menos experiencia que tú? Es una gran experiencia vital. Para ambos, un reto. Conseguir cruzar una meta y ayudar a cumplir el objetivo junto con otra persona es algo que no se olvida.

Normas de educación en plena carrera (II)
Luis Miguel del Baño

Dar las gracias al público, no recortar, o atender a quien se encuentra mal. Una nueva tanda de gestos de educación en plena carrera. ¿Los cumples?

Entrenamiento para mejorar tu velocidad
Tono Fernández

Acostumbrar al cuerpo a llegar a puntas de velocidad y que las logre mantener más tiempo. Es el objetivo de este sencillo pero efectivo entrenamiento.