Trucos para entrenar cuando no entrenas

Por May Luján para carreraspopulares.com

Que si el trabajo, que si tus amigos, tu familia o las clásicas gestiones terrenales. El día a día está lleno de pequeñas obligaciones que nos ocupan, en ocasiones, más tiempo del deseado. Muchas de ellas nos encantas, pero otras no las querríamos hacer ni locos. Y luego, después de todo eso, debemos buscar tiempo para entrenar, para salir a correr.

Esto hace que, muchas veces, no podamos salir tanto como quisiéramos o que, si lo conseguimos, salgamos a rodar y a hacer una pequeña carrerita, olvidando muy a menudo otros ejercicios que nos vienen muy bien para mejorar nuestro tono físico de cara a practicar nuestro deporte favorito. Bien, pues dentro de tus acciones cotidianas, puedes incluir determinadas rutinas que te sirvan para llevar una vida más activa, más deportiva y que tu cuerpo se ponga un poco más ‘a tono’.

- Las escaleras. Estamos rodeados de ellas y, sin embargo, la gran mayoría de las veces, las evitamos. Fíjate en cuantas veces a lo largo de un día tienes ocasión real de subir algún piso por las escaleras. Ahora evalúa cuántas veces lo haces. Bien sea para subir a casa, en el trabajo, en la biblioteca, cuando vayas a hacer una gestión, de compras o en la propia calle. Olvida los ascensores salvo que te sean totalmente necesarios. Pasarás de subir una media de dos o tres pisos al día a subir unos 10-12. Y eso multiplícalo por los días de la semana y por los días del mes. Varios centenares de pisos al mes se notan en las piernas, que ganan fuerza. Acabarás por ir buscando escalones para seguir tonificando.

- Los estiramientos ‘de oficina’. Si eres de los que pasa una parte (o una buena parte) del día en una silla, también tienes opción a aportarle cosas beneficiosas a tu cuerpo. Sobre la misma silla o incluso ayudándote de alguna sujeción frente a ella, tienes opción a ir estirando los músculos de tus piernas sin interrumpir tus actividades. Es cuestión de echarle un poco de imaginación, pero los isquiotibiales (si logramos una postura que nos mantenga la pierna en paralelo al suelo) o los abductores, son algunos de los principales músculos que puedes estirar y desentumeces aún estando frente a un ordenador. Si te puedes levantar sin interrumpir tu trabajo, las opciones de estirar se multiplican.

- La bici. ¿Has probado a sustituir algún trayecto de los que haces en el día a día por uno más saludable? O, si no lo puedes hacer todos los días, seguro que puedes hacer alguno a la semana. Esos viajes en coche o en transporte público al trabajo, o a recoger a los niños del colegio, piensa bien: ¿puedes hacer alguno en bicicleta, por ejemplo? Y, ¿caminando? No es necesario que sean a diario (aunque eso estaría genial), pero alguna vez a la semana ya te podría proporcionar un ejercicio equivalente a dos o tres entrenamientos más al mes. Tu cuerpo lo agradecerá.

- El teléfono, mejor móvil o inalámbrico. Si, por cuestiones laborales, hablas mucho por el teléfono fijo, cámbiate al móvil si tienes opción. Está comprobado que, cuando hablamos con un teléfono sin hilos, damos vueltas por la estancia sin mucho sentido. Bien, pues ahora pueden tener un sentido. Puede que sea poco, pero una conversación de 10 minutos nos puede ayudar a quemar unas 40-50 calorías si vamos andando o haciendo otro tipo de actividades mientras la mantenemos. La suma de las pequeñas cosas crea otras más grandes.

- En las esperas, ejercicios de gemelos y glúteos. Nos pasamos el día esperando. Que si a que los niós salgan de clase, en la cola de la cafetería, para comprar cualquier cosa o a que venga a recogernos alguien. Son esperas un poco absurdas. Pero las podemos aprovechar. ¿Cuántas veces has leído ejercicios que puedes hacer parado, simplemente permaneciendo de pie? Aprovecha esos momentos para, por ejemplo, hacer esas elevaciones de talones, es decir, ponerte de puntillas y volver a bajar. Con tres repeticiones de 12 ejercicios tendrás bastante. Si lo hacer unos tres días a la semana, lo harás muchas más veces que la media de los corredores.

- La compra. Es un momento ideal para buscar ejercicios que te ayuden. Piensa en un artículo cualquiera de tu supermercado, por ejemplo, un brick de leche. Primero, te agachas y lo coges, lo dejas en el carro. Del carro, lo llevas ala cinta para que te cobren, lo vuelves a coger y lo metes en una bolsa. La bolsa va a l coche o te la llevas andando, la entras en casa, desempaquetas y lo pones en un armario. ¡Vaya trajín! Pues aprovecha todos esos movimientos. Desde coger los productos del súper, hasta colocarlos en casa pasan muchas acciones físicas. Haz que sean eficientes. Especialmente, puedes introducir sentadillas. Coloca los productos uno a uno en los estantes más bajos para hacer ejercicio, o cuando lleves las bolsas, haz pequeños ejercicios de subir y bajar los brazos. Te regalarás unas decenas de repeticiones en cada compra. Eso sí, siempre ten cuidado con tu espalda.

SOBRE EL AUTOR

ARTÍCULOS RELACIONADOS
POR SUSO DE LA FUENTE




POR TONO FERNÁNDEZ

POR MIGUEL ÁNGEL RUIZ Y BORJA PÉREZ


Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Razones por las que correr te hará mejor padre o madre
Marisol Galdón

La llegada de niños a la vida de un runner suele traer cambios en la forma de organizarnos para seguir haciendo nuestra actividad. Pero ¿y la llegada del running a una familia? ¿Cómo encaja la práctica deportiva en una casa con niños?

5 carreras de película que no son las que esperas
Chema Martínez Pastor

El deporte ha tenido mucha presencia en el cine, y esperamos que siga teniéndola. Pero hay más ocasiones en las que los protagonistas han tenido que salir a la carrera. ¿Qué escenas de cine recuerdas en las que los protagonistas salgan corriendo?

Las zapatillas son para el verano
Mario Trota

Vacaciones de verano. Calor, playa, montaña, ocio, siestas, chiringuito y fiestas. A pesar de estos ´inconvenientes´, ¿por qué no vamos a aprovechar para correr en nuestras vacaciones veraniegas? Nos lo cuenta Mario Trota.

Cuál es la temperatura perfecta para correr (un maratón)
carreraspopulares.com

La temperatura en una carrera es muy importante. Más, cuanto más larga sea o más rápido vayas a correr. Tener en cuenta el clima en una carrera es vital no sólo para saber qué ropa llevar sino para nuestras expectativas en cuanto a tiempos.

Las mas vistas

La evolución económica del runner
Mario Trota

Correr es sano, gratificante, adictivo y sencillo. Pero... ¿es barato? El running popular comporta unos gastos, que van aumentando con el número de kilómetros, carreras y entrenamientos.

¿Cuánto corre un futbolista durante un partido?
carreraspopulares.com

Trotes, carreras cortas, sprints explosivos y mucho, mucho tiempo parados. ¿Cuánto corre un futbolista? Y, sobre todo ¿cómo se mide esa distancia?

El síndrome de sobreentrenamiento
Francisco Gilo

Cuando un corredor siente apatía en un momento de su vida deportiva, realmente ¿hemos pensado en la posibilidad de que nuestra actividad física sea excesiva y contraproducente y que hayamos caído en un sobreentrenamiento? Fco. Gilo nos da las claves.

Carne o pescado, ¿qué nos conviene más como runners?
Laura Jorge

Puede que te hagas esa pregunta, ¿verdad? ¿Qué es preferible, añadir más carne o pescado en nuestra dieta? Laura Jorge nos disecciona cada tipo de alimento y nos cuenta qué nos aporta desde una perspectiva runner.