Dime cómo entras a meta y te diré cómo has corrido

Por carreraspopulares.com - 26/11/2018

El momento de entrar a meta en una carrera no es una parte más de la misma. Estamos de acuerdo en que hay que disfrutar todo el camino y, yendo un poco más allá, hay que disfrutar desde el primer día de la preparación de la carrera. Cuando dan la salida es un momento muy emocionante, y durante el recorrido pasaremos momentos que se van a convertir en muy especiales. Pero nada comparable a cruzar la meta. Pasar por debajo de ese arco hinchable y por encima de la alfombra del cronometraje es, básicamente, el objetivo principal de todo esto. Un momento que dura unos segundos apenas y del que no siempre somos plenamente conscientes.

Seguro que te ha pasado más de una vez: al día siguiente, viendo las fotos o el vídeo de meta de tu última carrera has pensado “¿pero soy yo? Yo no hice eso”. Y es que muchas veces olvidamos cómo hemos reaccionado, simplemente porque estamos más pendientes de las sensaciones que de otra cosa. Sin embargo, si ponemos atención (o si nos fijamos en los demás), veremos que hay mil forma de cruzar una meta y la mayoría de ellas están relacionadas con cómo nos ha ido.

Explosión de alegría. Cuando alguien llega a meta con el objetivo cumplido o, simplemente porque se lo ha pasado bien, se le nota. La sonrisa se le puede ver desde que se le ve aparecer. Las muestras de felicidad se van haciendo más notorias mientras se acerca el final de la carrera. Entrar con los brazos en alto, saltando o haciendo gestos de alegría son síntomas inequívocos de que la experiencia en la carrera ha sido satisfactoria.

Sprint final. Hay quien, cuando llega a los últimos metros, aún guarda fuerzas para un último acelerón. Alguien que todavía tiene fuerzas para entrar en meta a toda velocidad, o bien es un corredor que ha ido más tranquilo de lo que debería en la carrera o tiene la suficiente experiencia para saber administrar sus fuerzas de manera que aún le quede energía restante para entrar a tope.

Mirando el reloj. Una variante del anterior es cuando, además, va mirando el tiempo que está haciendo. Muestra clara de que está a punto de cumplir el tiempo que quería hacer en la carrera. Si te fijas bien nada más parar el cronómetro, te darás cuenta de si lo ha conseguido o no.

Buscando la cámara. Si al entrar en meta el corredor o corredora va buscando la cámara y/o haciéndose hueco para entrar en una zona despejada de otros corredores te indica varias cosas. La primera, que no es debutante. Cuando corremos nuestras primeras carreras bastante tenemos con averiguar qué arco es el que marca de verdad la llegada, entre los cientos que solemos encontrar. Pero, después de varias carreras en las que salimos con cara o postura extrañas, nos damos cuenta de que, además, hay que prepararse para la foto.

De la mano. Los compañeros que han corrido una carrera juntos suelen entrar de la mano. Es un final épico para un trayecto en el que se han estado apoyando y haciendo más fácil la carrera de la otra persona. Si uno de ellos mira mucho el reloj es que, además, están buscando batir la marca de uno de ellos.

Pasaba por aquí. También hay quien cruza la meta casi sin darse cuenta. Y eso suele pasar cuando hemos corrido incómodos o el final se nos ha hecho más largo de lo que pensábamos. Estamos tan cansados que cruzar la meta, aunque es un alivio, supone solo un paso más. A veces, lo que ocurre es lo contrario, que van tan “sobrados”, que podrían seguir corriendo durante varios kilómetros más.

En cualquier caso, no debemos olvidar nunca que la meta es un objetivo importante. Representa lo que sentimos al correr y resume muchos de los esfuerzos y sacrificios que hemos tenido que hacer para llegar hasta allí. Por eso, sea al cruzarla o poco después, lo que no debes hacer es no celebrarlo. Y, por supuesto, ¡pensar en la próxima!



Tambien te puede interesar

Por qué dejarlo antes de cansarte y otros consejos que nadie te da
carreraspopulares.com

Si has empezado con el running, hay cosas que tenemos que contarte. No te preocupes, no hay ningún spoiler en este artículo...

Los superpoderes del corredor popular
Mario Trota

Aunque no lo creas, correr también te da poderes. Estos son algunos.

¿Por qué no voy a pensar que soy mejor?
carreraspopulares.com

¿Crees que hay corredores de primera y de segunda? ¿Por qué pensamos que somos ´runners´ sólo cuando hemos cumplido ciertos hitos, cuando somos capaces de alcanzar ciertos ritmos?

Otras formas de medir tu carrera que no son ´minutos el kilómetro´
carreraspopulares.com

No todo va a ser velocidad y ritmo. ¿Qué otra maneras conoces de medir tu rendimiento que no sean las típicas?

Las mas vistas

¿Qué tipo de ejercicio físico quema más grasas?
Natalia Olivares

Para perder peso necesitas quemar más calorías de las que consumes cada día. Pero ¿sabes de dónde vienen tus calorías y qué procesos implican una mayor quema de calorías? La nutricionista Natalia Olivares nos explica en este artículo qué ejercicios son más adecuados para quemar grasas de manera eficaz.

Ejercicios de core que no conocías
Raquel Landín

Quizás ya sabías que trabajar nuestro cinturón abdominal (core) es muy útil para aguantar erguidos y firmes cuando pasan los minutos de carrera. Quizás conocías la plancha y algunos otros ejercicios básicos, pero mira cuántas variantes te proponemos. Si los consigues hacer, tendrás unos abdominales de acero. Eso sí, ¡ves poco a poco!

Carreras nocturnas: después de correr, ¿hay que cenar?
May Luján

En verano hay muchas carreras nocturnas. Muchas de ellas acaban a horas intempestivas. Se te habrá pasado la hora de cenar cuando cruces la meta, pero ¿debes cenar algo aún así? ¿Cuáles son las pautas de alimentación correctas?

¿Cuántas carreras puedo correr al mes?
Luis Miguel del Baño

Ponerse un dorsal y participar en una carrera es algo genial. El ambiente y la emoción crean momentos únicos. Pero ojo, puedes correr en tantas carreras como quieras, pero con cabeza. No vayas a tope en todas, si no, puedes caer en un sobreentrenamiento o estancarte en tu progresión.