Emilio de Villota, corredor de fondo

Por Luis Blanco para carreraspopulares.com - 29/11/2019
Emilio de Villota, corriendo en el circuito del Jarama
Emilio de Villota, corriendo en el circuito del Jarama

Su vida está inevitablemente unida a un volante. Pero Emilio de Villota es, ante todo, un corredor de fondo. En el deporte y en la vida. A sus 73 años, puede presumir de estar en forma, correr varios días por semana y participar en carreras. Es uno de los referentes del motor en España. Conocido por formar a pilotos y por ser pionero de la Fórmula 1 en nuestro país, correr ha formado parte de su día a día desde lo años 70.

“Era una de las maneras de ponerme en forma”, explica Emilio. “Y era una época dura; en aquel momento correr por la calle estaba mal visto. La gente pensaba: ‘¿qué hace un tío en calzoncillos corriendo por la calle?’”.

Pero para él era necesario, porque, como ya es bien sabido, correr es parte destacada del entrenamiento de los pilotos de competición. Fueron los años de la pelea por hacerse un hueco en la Fórmula 1, convirtiéndose en el quinto español en participar en esta modalidad y asistiendo a una quincena de grandes premios. También disfrutó en aquella época de sus victorias en la Fórmula Aurora.

Y él seguía corriendo. De hecho, era algo que trasladaba a los alumnos de su [ Escuela de Pilotos ], fundada en 1980. Era parte de su entrenamiento. “Todos los años”, cuenta, “en el campus en verano, hacíamos una prueba obligada a todos los alumnos, que era el Test de Cooper”. Una manera de determinar el estado de forma de los pilotos.

Sus piernas no dejaron de hacer kilómetros en los años posteriores, ya inmerso en la competición de turismos y la Copa Porsche Carrera, donde consiguió varios triunfos sonados.

Ya entrado en los años 90 y con el auge de las carreras populares, Emilio de Villota participó en su primera maratón, en Madrid. En aquella década llegó a participar también en una edición de la carrera madrileña con su hija María.

Su pasión por el deporte de la carrera a pie no ha ido desvaneciendo con el paso de los años. Al contrario. “Hay gente que me dice que esto de correr es muy aburrido; yo opino todo lo contrario”. Emilio mira su muñeca izquierda y continúa: “tu mejor compañero es el reloj, te mide los ritmos y le consultas cómo vas. Yo disfruto muchísimo, es mi ‘hobby’ preferido.

Emillio de Villota en una acto oficial. (Foto: Avanza ONG)
Emillio de Villota en una acto oficial. (Foto: Avanza ONG)

También organizador

Aunque reconoce que los años van pesando: “la cosa se va haciendo más dura”. Dejó de hacer maratones hace tiempo, pero a su edad aún se permite el lujo de participar en carreras de 21 kilómetros. Porque sí. Porque quiere y puede. Y confiesa que si no se cansara tanto, “correría más”.

En la actualidad intenta correr unos “tres días por semana”, uno de ellos en el entrenamiento con el Club Corredores, que se ha convertido en su familia atlética. Intenta hacer una media de 6 o 7 kilómetros cada vez que se pone las zapatillas y sale a la calle. Y tampoco se retira de las carreras populares. “Siempre que puedo me apunto, una vez al mes, más o menos”, asegura. “Y lo hago muy ilusionado, me encanta correr”.

Pero su relación con este deporte va más allá: también organiza carreras populares. “Estamos muy involucrados en la Milla de Santander, en la primera semana de julio, y en la Carrera [ Jarama María de Villota ]”, que celebra su sexta edición el próximo 24 de diciembre en el mítico circuito madrileño.

Porque ahora, el motor que mueve las piernas de Emilio es el recuerdo de su hija, fallecida en 2013. El Legado de María de Villota es un proyecto que trata de de transmitir los valores que la piloto, también apasionada corredora, difundió durante su vida. Con la solidaridad y la ayuda a los demás como bandera.

Emilio trabaja, incansable, porque la memoria de María siga viva, ya sea en el rugir de un motor o en la piernas de los corredores populares.

SOBRE EL AUTOR


Tambien te puede interesar

Por qué la salida de las carreras se da con un disparo
carreraspopulares.com

Es uno de los métodos más usados para marcar el inicio de una carrera: un disparo de una pistola de fogueo. Aunque con mejoras y algunas variantes, el sistema es prácticamente el mismo que hace más de un siglo, cuando empezó a usarse.

El primer gran atleta de la historia
Luis Blanco

Corredor y saltador, se convirtió en el primero en ganar dos de las principales pruebas atléticas de los Juegos de la Antigua Grecia durante tres citas seguidas. Esta es la historia de Chionis de Esparta.

Yo siempre corro rápido, ¿y qué?
Borja Martínez

Soy un corredor popular más. No de los mejores, pero tampoco se me da mal. Y aunque me gusta mucho salir a correr con amigos y compartir carreras no con ellos, cuando me pongo un dorsal quiero correr a tope, dar el máximo. ¿Es eso un delito?

Canciones para correr que no hablan de correr
Luis Blanco

Hay varias canciones icónicas para los corredores que suenan en muchas de las playlists durante los rodajes, los entrenamientos y las carreras. Canciones que, por una u otra razón, asociamos con correr o nos animan a ello. Sin embargo, la gran mayoría no lo son. ¿De qué hablan entonces?

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.