Cuidado: no cruces esa línea... ¿o sí?

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 14/04/2019

Y de repente un día pasó. Toño me había hablado de esa línea. Él decía que la había cruzado hace mucho tiempo, pero cuando le preguntaba si se arrepentía de ello o si había sido una buena idea me respondía con un indescifrable “no te lo puedo contar aún”.

Gracias a Toño empecé a correr. Gracias a él no me costó nada empezar. Tuvo la paciencia necesaria para venir hasta mi barrio para acompañarme en los primeros días. Al principio, solo eran cinco minutos. ¡Se cambiaba de ropa y se cruzaba media ciudad sólo para acompañarme cinco minutos! Pero es que yo no podía correr más. Yo aún no era runner.

No había cruzado la línea.

¡Yo ni sabía que había una línea, para empezar! A mí me había picado la curiosidad. Como a ti, como creo que a todos. Es difícil ver y escuchar a gente corriendo y no querer probar tú. Ya había probado el pilates, el senderismo y los bailes de salón. Sin éxito. Y sin cruzar ninguna línea. Fui, lo hice, repetí y nunca volví.

Yo sólo buscaba una actividad para aprovechar el tiempo. Sentir que, cada día, echo a la basura varias horas por no tener aficiones no me gusta. Así que me hice runner. Bueno, al principio sólo corría ¿Por la línea? Sí, por la línea.

Un día Toño me habló de ella. Puede que no le diera la importancia que tiene o es que él ya no se la ve. O puede que realmente no la tenga. Por eso, como quien comenta de pasada el último capítulo que ha visto de esa serie que dentro de un mes olvidará, me lo dijo.

“¿Sabes que llegará un día en el que cruces la línea y ya no querrás dejar de correr, verdad?” “¿Una línea? ¿Y dónde está esa línea?” Le respondí yo. Según me contó, no se puede saber, de repente la cruzas, sin verla. Pero cuando estés al otro lado serás runner para siempre. Es lo bueno de correr. Te engancha, te completa, te llena los huecos que tú quieras llenar. Cuando la cruces no querrás salir, pero ahora aún estás a tiempo. No sabía si creerle, pero en el fondo tampoco me parecía tan mala idea. Es verdad que, hasta ese momento, correr sólo me había dado estupendos momentos con Toño. Pero, de manera inevitable, cada paso que daba, miraba un poco más adelante a ver si encontraba la línea.

Pues la ví.

Un día tuve clarísimo que la tenía delante. Me entraron los miedos. Cuando alguien va a cruzar una puerta que se cerrará piensa en lo que deja atrás. Pensé en el sofá y en las tardes sin hacer nada. En los domingos en cama hasta las once. Pensé en mis desayunos hipercalóricos, en la fruta que siempre se quedaba en la cesta. Pensé en qué sentiría cruzando una línea de meta. En que dentro de cuatro o cinco meses estaría a punto para correr un “cincoca”, pero que en el fondo querría hacer un “diezca”. ¿Me daría tiempo a llegar a la Behobia? No, mejor esperar un año más. Pensé en Kipchoge y en cuándo conseguirá alguien bajar esos 100 segundos que nos separan de la barrera de las dos horas. Pensé en estiramientos dinámicos, en series cortas, en lactato, en el descalcismo. Pensé en lo feo que es recortar en las esquinas en las carreras y en los que se colocan muy delante en el cajón (¿por qué lo hacen, si luego van a ir más lentos?). Y entonces lo vi claro.

No estaba viendo la línea. La había cruzado ya.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



2.227

Tambien te puede interesar

Consejos para correr por la playa
Marta Fernández de Castro

¿Tienes una playa cerca? Pues entonces tienes una muy buena sesión de entrenamiento. No solo para correr, sino para hacer técnica o potenciar algo tu fuerza, te vendrá bien la arena. Eso sí, ten algunas precauciones para que todo vaya bien.

Y a ti, ¿qué te inspira para correr?
Mario Trota

Los que consideramos que correr es una parte importante de nuestras vidas, además de motivación, nos sentimos inspirados para correr. Son muchas cosas las que nos inspiran. Un atardecer, una canción, un camino o una persona.

La calurosa y penosa maratón olímpica de 1900
Luis Blanco

Los primeros maratones olímpicos han pasado a la historia no solo por su carácter pionero, sino también por su extrema dureza. El de París, en 1900, se corrió a temperaturas cercanas a los 40 grados por un recorrido duro y mal marcado. Solo llegaron a la meta siete corredores.

Los mejores documentales y películas sobre running en Netflix
carreraspopulares.com

El verano es una buena época para disfrutar de nuestra suscripción a Netflix y para correr un poco menos. Pero si vemos documentales o películas sobre running, ¿cuenta como entrenamiento? Por si acaso, aquí te proponemos una selección.

Las mas vistas

Cruzar la meta del Maratón corriendo de lado, ¿cómo lo logró?
carreraspopulares.com

Federico Bruno hizo los últimos 7 kilómetros del Maratón corriendo de lado. Los calambres le atenazaron las piernas. ¿Por qué consiguió acabar de esa manera?

¿Cómo te afectan las temperaturas extremas?
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

Calor extremo o frío intenso: tu cuerpo se resiente. Cuando las temperaturas son muy altas o muy bajas, el rendimiento deportivo no es el mismo. Aún así, podemos adaptar nuestro cuerpo y tratar de buscar la mejor manera de rendir en estas condiciones.

Las mejores ensaladas para runners
Laura Jorge

Las ensaladas son el plato estrella de muchos runners. Más aún cuando llega el verano. Descubre las sugerencias que te hace nuestra nutricionista Laura Jorge y disfruta aún más de tus frutas y verduras.

Tres sencillos ejercicios de fuerza: ¡ya no hay excusas!
Rubén Gadea

El verano es una época ideal para hacer nuestros entrenamientos de fuerza. No hace falta maquinaria especial, ni siquiera mucho tiempo. ¡Introduce estos ejercicios en tu rutina y verás!