Lo que no necesitas para correr

Por Borja Martínez para carreraspopulares.com
Lo que no necesitas para correr
Lo que no necesitas para correr

Estamos continuamente leyendo artículos relacionados con todo lo que nos hace falta para correr, sobre todo si hablamos de material: zapatillas, ropa, relojes GPS, grupo de entrenamiento, objetivos, etc. Pero correr es uno de los deportes más sencillos que existen precisamente porque para practicarlo no son necesarias tantas cosas. Y no hablamos solo de material.

Está claro que hay elementos imprescindibles: zapatillas, la ropa técnica adecuada y el sentido común. Es decir, correr dejándote guiar por las sensaciones y no correr más kilómetros o más rápido de lo que tu permita tu cuerpo. Lo de un grupo con el que aprendas y te motives y un entrenador que te guíe es muy recomendable, sobre todo si quieres mejorar tu rendimiento y aprender a no lesionarte. Pero no es estrictamente necesario.

En un mundo tan ligado a lo material, el sector del running no se ha quedado atrás y ha creado artilugios que supuestamente nos ayudan a hacer las cosas más sencillas, y que en muchos casos no aportan nada significativo. De ahí que sea importante que reflexionemos sobre lo que realmente queremos conseguir cuando corremos.

¿Y qué cosas no necesitas para correr?

-Un reloj con GPS. Y ningún otro reloj. Puede resultar muy útil si quieres medir tus progresos o si te interesa saber cuántos kilómetros llevas y a qué ritmo vas. Uno más sencillo te puede indicar el tiempo que vas a correr y ayudarte para no llegar tarde a casa. Pero, en realidad, puedes ir con tus muñecas desnudas y correrás exactamente igual. A veces incluso mejor, porque no tendrás la presión del tiempo o el ritmo.

Una vez más: ¿recomendable? Quizá. Sobre todo si además tiene pulsómetro y puedes ir controlando tus pulsaciones para poder regular la intensidad de tu carrera. Pero no imprescindible.

-Unas zapatillas de alta gama. El calzado es fundamental. Escoger la zapatilla adecuada debe ser la premisa principal para cualquier corredor. Y lo mejor es comprarla con un buen asesoramiento, incluso habiendo realizado un estudio de pisada previo. Y dependiendo del tipo de corredor que seas, te recomendarán una u otra. Pero si no buscas tener el mejor rendimiento o lucir el último modelo del que todo el mundo habla, hay zapatillas de gama media, más baratas, e igualmente buenas que te pueden servir.

-El postureo. Quizá aquí caiga un poco en el tópico de la crítica estúpida que se usa a veces para ridiculizar a los corredores generalizando de forma injusta. Pero es verdad que a la mayoría nos gusta “presumir” de nuestros entrenamientos mostrando los resultados de una aplicación en las redes sociales. Aunque lo hagamos sin un ápice de narcisismo.

Ya sé que muchas veces ni siquiera son sesiones de las que presumir y lo hacemos simplemente para mostrar que hemos hecho una tirada que nos ha gustado. O porque nos gusta que otros vean nuestra evolución. No tiene porqué tener nada de narcisismo asociado. Pero, evidentemente, publicar esos datos, o una foto en la que salimos en pleno entrenamiento o cuando acabamos, no nos va a hacer correr más o mejor.

-Registrar tus progresos y kilómetros. Puede venir muy bien para medir cuánto hemos mejorado y qué tenemos que hacer para seguir avanzando como corredores. Pero, de nuevo, saber cuántos kilómetros llevas este mes en tus piernas y si ayer hiciste una distancia determinada más rápido o más lento no es algo imprescindible para correr.

Porque se trata de una actividad que tiene una conexión especial con lo más íntimo y simple de nuestro ser: solo tenemos que mover los pies, trotar y disfrutar del entorno y de nuestro movimiento. Cuando corremos, sentimos el cuerpo en toda su plenitud y, si nos fijamos bien, podemos comprender cuál es la esencia real de esta actividad.

La esencia de correr

Voy a ser sincero y dejarme yo de postureos. No voy a alardear de que ser una especie de corredor asceta que reniega de todo lo material y moderno por mantener la esencia de correr. Al contrario, normalmente entreno con un grupo, uso reloj con Gps, registro mis progresos, los comparto en las redes sociales y a veces me compro unas zapatillas que no necesito solo porque son más caras o están más de moda.

Pero de vez en cuando, una vez a la semana, o al mes, me gusta olvidarme de todo ello, dejar el móvil y el reloj en casa y salir a correr simplemente por el placer de hacerlo, sin marcarme un tiempo, un ritmo o, incluso, un recorrido. Ir allá donde me lleven mis piernas. Es lo único que necesito. Os puedo asegurar que la sensación es increíble.


682

Articulos relacionados

Salud Decálogo para conseguir nuestros objetivos runner
Salud Hábitos cotidianos que te están maltratando el cuerpo
Entrenamientos Preparación para principiantes en el mundo del running

También te puede interesar

Reportajes Maratón olímpico de 1956: el ansiado oro de Alain Mimoun
Reportajes ¿Correr nos hace más guapos?

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud ¿Puedo prevenir las lesiones? ¡Sí, se puede!