Por qué me encantan los ‘gadgets’ para correr

Por Borja Martínez para carreraspopulares.com
Los gadgets pueden resultar muy útiles para el corredor
Los gadgets pueden resultar muy útiles para el corredor

¿Has visto alguna vez esas listas llenas de tópicos sobre los diferentes tipos de corredores que existen? Son más bien un divertimento carente de cualquier tipo de criterio sociológico que sirve para sacarnos una sonrisa y, si acaso, identificarnos con alguno de los grupos descritos de forma ligera. O un poco con todos.

Pues bien, en esas listas yo cumpliría al cien por cien la descripción del famoso “corredor tecnológico”. Ese que siempre corre cargado de ‘gadgets’. Aunque, bueno, seamos sinceros. Las caricaturas que suelen acompañar a este tipo de reportajes exageran bastante y el “corredor tecnológico” parece sacado de un tebeo de Ibañez, cargado de cachibaches que, en realidad, nunca usamos.

Sé que hay una corriente de corredores que aboga por no llevar tanta tecnología encima y suele presumir de no usar un reloj con GPS. O apela a aquella manida expresión que dice (equivocadamente, casi siempre) que “cualquier tiempo pasado fue mejor”, para argumentar cosas como que antes se corría mucho más rápido y no existía tanto aparato ni tanta “tontería” como ahora.

Bueno, me parece bien su postura y la respeto. Y por eso me gusta que respeten la mía. En realidad, como decía, no vamos cargados de cacharros cuando corremos. Y he de decir que todo, absolutamente todo, me resulta útil. Desde mis auriculares bluetooth (sí, escucho música a menudo cuando corro), hasta la linterna frontal que llevo en mis incursiones nocturnas en lugares poco (o nada) iluminados.

Pero lo más importante es, sin duda, el reloj con GPS y pulsómetro. No voy a dar marcas porque creo que no es necesario y este artículo no va de eso. Y porque yo he usado varias en mis años como corredor. Creo que casi no hace falta explicar la utilidad de este aparato, pero por si acaso, aquí van mis razones para llevarlo cuando salgo a correr.

Me sirve para controlar la distancia que estoy recorriendo y el ritmo al que voy. Sí, ya sé que es algo (bastante) aproximado y que varía de unos modelos a otros, pero me resulta muy válida toda la información que me está dando. Además, puedo programar la sesión de entrenamiento, darle al ‘play’ y te va indicando paso por paso cuándo correr, cuándo y cuánto descansar, etc.

El reloj con GPS y pulsómetro, el gran aliado del corredor
El reloj con GPS y pulsómetro, el gran aliado del corredor

Pulsómetro y evolución

En muchos modelos, también puedo subir al reloj una ruta que voy a realizar en la montaña, por ejemplo, y me va indicando el camino. Es mejor si lo hago con un GPS de mano y con muchas más prestaciones o una pantalla más grande. También tengo uno de esos para mis entrenamientos más largos en la montaña, y lo llevo en la mochila.

Mi reloj va marcando mis pulsaciones. De nuevo, de forma aproximada, pero es una guía perfecta para saber si voy pasado de vueltas en algún momento. Hace años ya que dejé aquellos modelos que requerían poner una banda en el pecho para recoger la frecuencia de mis latidos y los que te detectan el ritmo cardiaco en la muñeca funcionan generalmente muy bien.

Todo la información de una sesión de entrenamiento, por supuesto, la paso a una aplicación del teléfono móvil. En realidad a dos. Una es la de la marca de mi reloj, la otra una conocida ‘app’, que es más bien una red social, en la que puedo mostrar la sesión a mis ‘amigos’ y ver qué tiempo han tardado otros usuarios en hacer el mismo recorrido que he hecho yo. Esto tiene poca utilidad práctica, en realidad, pero me gusta. ¿Qué hay de malo en ello?

Los entrenamientos registrados me sirven para estudiar cómo está siendo mi evolución, los ritmos que he llevado en cada tramo, el desnivel que he salvado o mis pulsaciones en cada momento. Creo que no es difícil intuir por qué toda esa información resulta útil.

Me hace gracia cuando muchos esos que presumen de no llevar este tipo de relojes ni de usar una aplicación para registrar sus entrenamientos aseguran que ellos lo anotan todo en una libreta. Que son ‘analógicos’ y solo llevan un reloj con cronómetro. Tienen cuadernos llenos de números y garabatos. Incluso apuntan las sensaciones que han tenido, las horas que han dormido antes de entrenar e incluso lo que comen ese día. Todo eso, yo, lo tengo en el pequeño espacio del móvil. O, mejor, en el más inmenso (y a la vez invisible) espacio de la ‘nube’.


867

Articulos relacionados

Reportajes 4 pautas indispensables en el entrenamiento para carreras de montaña
Entrenamientos Empezar a entrenar para una carrera de montaña
Reportajes Prepara tu debut en las carreras de montaña

También te puede interesar

Reportajes Maratón olímpico de 1956: el ansiado oro de Alain Mimoun
Reportajes ¿Correr nos hace más guapos?

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Fatiga tisular: ¿por qué debes fortalecer tus tobillos?