Cerveza y running: la guía definitiva para este verano

Por carreraspopulares.com - 15/07/2019

Amigos y amigas, las vacaciones verano son nuestras. Se acabó la opresión de los zapatos, las chaquetas y los calcetines. Si tienes la suerte de tomar vacaciones estos días, pronto podrás cambiar tu ropa de oficina por el bañador y la toalla. Los más afortunados no volverán a enfundarse unos vaqueros hasta finales de agosto. Pero eso sí, los pantalones de running no faltarán en la maleta de casi todos los que nos vamos de vacaciones.

El plan es sencillo: hacer todo lo contrario a lo que hemos hecho mientras hemos estado trabajando: levantarnos un poco más tarde, acostarnos mucho más tarde aún, relajarnos, borrar cosas de la agenda hasta que no nos quede nada por hacer, comer y beber lo que nos apetezca... Aunque es posible que, si vamos con la idea de seguir practicando deporte, nos planteemos hasta donde podemos darnos libertad a la hora de comer y beber.

En el caso de la comida es difícil resistir a la tentación, pero podemos encontrar el equilibrio a la hora de elegir en el restaurante. En cambio, si nos gusta disfrutar de la cervecita que nos refresca cuando más calor hace, ¿qué debemos hacer? Hemos elaborado, para quienes queréis compatibilizar el running y el chiringuito este verano, esta guía para el corredor cervecero:

¿Puedo beber la cerveza que me apetezca y seguir corriendo en verano?

Sí, por supuesto. Ahora bien, no esperes un rendimiento igual que si estuvieras cuidando tu alimentación. La primera reflexión que tienes que hacer es qué esperas de tu entrenamiento de verano. Si lo único que quieres es mantener en lo posible la forma para que no te cueste la vuelta en septiembre, y vas a empezar poco a poco cuando retomes la rutina, no te debería preocupar tanto si te tomas un botellín de más. Si, por contra, quieres exigirte un poco más porque tienes algún reto importante en octubre o noviembre, no es tan buena idea darse a la barra libre.

La cerveza ‘sin’, tu mejor opción

Actualmente la calidad y la disponibilidad de las cervezas sin alcohol las convierten en una alternativa muy recomendable en el caso de que queramos cuidarnos y seguir disfrutando de una cervecita fría. Si no quieres renunciar al sabor de tu cerveza favorita, y ésta tiene que ser con alcohol, siempre puedes alternar y beber alguna sin alcohol para rebajar el efecto del alcohol.

Nunca antes de correr

Si eres de los que esperan a última hora del día para salir a correr, y justo antes tienes intención de pasar por el chiringuito, evita la cerveza de la dieta. Por supuesto, prohibido el alcohol porque te hará deshidratarte más rápido, si le sumas este efecto al calor resultará, en el mejor de los casos, un riesgo de lesión.

Cuidado con la resaca.

De la misma manera, salir a correr después de una noche “alegre” es muy poco recomendable. Si no tienes más remedio que encadenar una noche de fiesta con un entrenamiento matutino (¡estas cosas no sólo pasan en verano!), no olvides hidratarte bien con agua antes de acostarte y antes de correr. Y, si ves que el cuerpo no responde al entrenamiento, no te fuerces que será peor.

¿Es la cerveza un buen recuperador?

Aquí los estudios son tajantes. Beber cerveza justo después de correr no le va a hacer bien a tu cuerpo. Otra cosa es que tomarse una cerveza para socializar viene muy bien y sienta mejor. Si te apetece, tómatela (mejor una que dos), pero no te auto-convenzas pensando que es isotónica porque no es así.

Resumiendo: cerveza y running no son incompatibles. Pero tampoco son los mejores amigos del mundo. Por lo tanto, la mejor recomendación es que, si no lo ves claro, no bebas (o no corras) si ves que una de las dos cosas va a afectar a la otra.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

POR CARRERASPOPULARES.COM



POR CHEMA MARTÍNEZ PASTOR

POR MARIO TROTA


4.129

Tambien te puede interesar

Triptófano: el aminoácido que te ayuda a dormir bien y mejora tu estado de ánimo
Francisco Gilo

Su implicancia en la sintetización de la serotonina y melatonina lo convierten en el aminoácido esencial encargado de regular el estado anímico y el buen dormir. Su déficit, en tanto, afecta de forma directa al sistema digestivo y nervioso, pudiendo causar serios trastornos a la salud como depresión, insomnio y estrés.

Y después de entrenar, ¿qué cenamos?
Laura Jorge

Muchos entrenáis a última hora del día y llegáis a casa tarde. A la hora de preparar la cena, debéis tener en cuenta unas cuantas pautas. Tratad de equilibrarla y no atiborraros si os vais a la cama en breve.

La corteza de la sandía mejora la circulación
Francisco Gilo

La sandía posee además gran cantidad de nutrientes que favorecen el funcionamiento de nuestros órganos, sin embargo, generalmente solo consumimos la pulpa de esta fruta cuando su cáscara también es muy rica en nutrientes.

La importancia de ser un corredor vitaminado
Carolina Villalba

Las vitaminas se necesitan en pequeñas cantidades, pero se deben consumir todos los días. Los deportistas necesitan más energía y además, debido al desgaste que sufren, tienen mayores necesidades de vitaminas. Carolina Villalba nos da las claves sobre las más importantes para los deportistas.

Las mas vistas

¿Pie pronador o supinador?
Carlos Blasco García

Vamos a hablar de los pies supinadores y pronadores, y clarificaremos si este aspecto se debe tener en cuenta a la hora de comprar un calzado para practicar atletismo, o simplemente para realizar unas plantillas.

Ejercicios de cuestas para runners
Raquel Landín

Ya sabrás que los entrenamientos en cuestas son muy beneficiosos para el running. Pero no solo se trata de subirlas. Puedes practicar una gran variedad de ejercicios que te vendrán muy bien para la fuerza. Tienes multisaltos, skiping monopodal, secantes... ¡Descúbrelos!

Las series, ¿quieres saber más sobre ellas?
Eugenio Olmos

Ves cómo muchos corredores las hacen, pero no sabes qué aportan. Eugenio Olmos nos hace una aproximación a las series. Su enseñanza es clara. Si no haces series, no mejorarás.

Zapatillas mixtas: qué son y por qué deberías planteártelas
Adolfo Bello

Elegir unas zapatillas nuevas para correr siempre nos hace dudar... ¿Las compramos iguales que las anteriores? ¿O elegimos un modelo más ligero para poder correr un poco más rápido? En cambio, si las necesitamos para larga distancia hay que prestar atención a la amortiguación. ¿Son las zapatillas mixtas una buena solución?