Nunca dejes de correr

Por Mario Trota para carreraspopulares.com
Nunca dejes de correr
Nunca dejes de correr

Cuando empecé a correr hace unos años, una de las cosas que me ayudó a motivarme y mantener la actividad fue verle cada mañana. Yo salía dos o tres veces por semana, pero él siempre estaba allí. Tenía pinta de llevar un rato corriendo ya, y siempre seguía dando vueltas al lago cuando yo había acabado mi renqueante sesión de 30 minutos y volvía a casa arrastrándome.

Con el paso de los días, empezamos a saludarnos con la mano, o con un gesto de la cabeza. Yo iba mejorando y me encontraba con más confianza, pero seguía admirando su determinación y su constancia. Lo que más llamaba la atención era su vestimenta: no usaba camisetas técnicas para correr, sino un par de camisetas de algodón viejas que iba alternando. También llevaba unos pantalones cortos de atleta con unos cuantos años encima. Y sus zapatillas no eran el último modelo, ni mucho menos. Se veían gastadas y seguramente habían pasado de los 1.000 kilómetros hace muchos años.

En su cabeza, sujetando su pelo cano y despeinado, una cinta de esas que atrapan el sudor y que parecía llegada de finales de los años setenta. Probablemente la época en la que él había empezado a correr. Porque mi compañero involuntario de entrenamientos en aquel pequeño parque donde empecé a correr era un hombre de avanzada edad que, a pesar de su zancada corta y baja, parecía disfrutar a cada paso. Su cara no reflejaba ningún tipo de sufrimiento o cansancio.

Con el tiempo, los saludos silenciosos dieron paso a las palabras: “¡Hola, chaval!”; “Venga, ánimo, que hoy hace mucho frío”; “¡Buenas, campeón!”. Cada vez que me hablaba sonreía, me hacía algún gesto con la mano o me aplaudía. Por supuesto, notaba que yo era un principiante y era su forma de motivarme.

Cuando me apunté a mi primer grupo de entrenamiento, un compañero, Carlos, que había vivido en mi barrio, me dijo que él también conocía a ese simpático corredor veterano que recorría cada mañana el parque del lago. Se llamaba Aurelio y, al parecer, vivía por allí desde que era niño. Tenía algo más de 80 años y era viudo. Pero no había empezado a correr en los años 70. Sino a principios de los 2000, tras la muerte de su esposa, cuando él acababa de jubilarse.

Correr para volver a sonreír

Según mi amigo, Aurelio no tenía hijos o familia cercana, así que se quedó solo y deprimido. Dejó de bajar al bar donde tomaba café todos los días y la gente del barrio casi no le veía. Hasta que una mañana, meses después, salió a la calle con unas zapatillas y vestido de corto y empezó a pasear en el parque. Semanas después, ya corría una hora cada día. Su expresión triste empezó a desaparecer y su pena se fue alejando.

Aurelio volvió a ser el hombre dicharachero y hablador de siempre con sus vecinos y decidió que había muchas cosas por las que merecía la pena seguir viviendo. Una de ellas, la satisfacción que le proporcionaba esa carrera matutina. Nunca se le vio participar en carreras populares o correr en otro lugar que no fuera aquel parque.

Yo dejé de correr por ese parque hace ya unos años, cuando me mudé a otra zona de la ciudad. Pero ayer, quedé con mi amigo Carlos y decidimos acudir allí, para recordar viejos tiempos. Cuando apenas habíamos recorrido un kilómetro, vimos acercarse a lo lejos la figura menuda de correr firme y pausado de Aurelio. Llevaba una camiseta de algodón, aunque esta no se la había visto nunca. Y sus zapatillas, aunque usadas y desgastadas, eran más modernas.

Al llegar a nuestra altura, se quedó mirándome y, al reconocerme, sonrió ampliamente y se paró.

-¡Hombre, chaval! ¡Cuánto tiempo sin verte por aquí! -me dijo-. Pensaba que te habías dado por vencido y que ya no corrías.
-¡Para nada! -le respondí-. Me mudé a otra zona de la ciudad y dejé de venir a este parque.
-Pues me parece muy estupendo, chaval. Pase lo que pase, nunca dejes de correr.

Y tras pronunciar estas palabras, me dio un par de palmadas en el hombro, se despidió y retomó su carrera por el camino de tierra hasta perderse entre los árboles.

SOBRE EL AUTOR

Mario Trota
Corredor popular


940

Articulos relacionados

Reportajes Guía del corredor novato: la ropa para correr
Reportajes "¡Apartaos chavales, que viene un veterano!"
Reportajes Zersenay Tadese, siete años de un récord

También te puede interesar

Reportajes Maratón olímpico de 1956: el ansiado oro de Alain Mimoun
Reportajes ¿Correr nos hace más guapos?

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud ¿Puedo prevenir las lesiones? ¡Sí, se puede!