Cómo correr con frío

Por May Luján para carreraspopulares.com

Primero. No dejes de correr. Nos puede entrar la tentación de ‘dejarlo para otro día’, pero otro día puede que también haga frío, o que las condiciones meteorológicas tampoco sean agradables. Así que, sal y corre. Nuestro entrenamiento es nuestro entrenamiento y, a no ser que haya cierto riesgo por la meteorología, el frío se puede combatir.

Segundo. Interiores. Si realmente las condiciones son complicadas, siempre tendrás la opción de hacerlo en algún interior. La cinta de correr es una muy buena aliada en días gélidos, hazte su amigo.

Tercero. La ropa es importante, utiliza varias capas. La recomendación que te podemos hacer es que uses varias capas en el cuerpo. La capa más exterior te servirá para que esté en contacto con el ambiente, llevándose todo el frío, mientras que la interior, que es la que está en contacto con tu cuerpo, permanecerá más cálida. En medio de ellas se generará una pequeña capa de aire que hará las veces de aislante.

Cuarto. Y la capa interior, que esté pegada al cuerpo. Esto es importante. La sensación térmica será mucho más agradable si la capa interior de tu ropa, es decir, la que está en contacto con la piel, va pegada al cuerpo. De esta manera, no entrarás en contacto directo con el aire frío.

Quinto. Pero tampoco te pases. Calcula bien las capas de ropa, su idoneidad, comodidad e incluso la intensidad de tu entrenamiento. Si te pasas con mucho abrigo, puede que al poco de salir a correr tengas calor y te empiece a sobrar ropa, lo que puede ser un problema para regular correctamente tu temperatura y para transportarla.

Sexto. Protege dientes y garganta. En ocasiones, el aire frío nos puede afectar e incluso provocar sensación de dolor en dientes, encías o garganta. Usa una braga o buff en la zona de boca-nariz para que el aire se caliente cuando entra en tu cuerpo.

Séptimo. El calentamiento, hazlo previamente. Haz unos cuantos ejercicios de calentamiento y movilidad en el interior de tu casa antes de salir (saltos, skiping sin moverse del sitio, alguna sentadilla, etc.). El cuerpo ya habrá entrado en calor cuando abras la puerta y te enfrentes al clima. Si sales desde cero, te será aún más complicada la adaptación.

Octavo. La hidratación, que siga activa. Quizás no te des cuenta, pero en días fríos también pierdes agua. Tu cuerpo sigue funcionando y, a pesar de que el sudor no te pueda parecer tan evidente, sigues necesitando ingerir líquidos. No los dejes.

Noveno. Las manos, protegidas. Muchas veces nuestras manos son las que más sufren en este tipo de situaciones. Unos buenos guantes en ellas, nos harán evitar el problema. Igualmente, la cabeza, pies y cuello también se ven afectados por el frío, protege estas zonas bien.

Décimo. El trazado que elijas. En días de mucho frío, elige bien el trazado por donde vas a correr. Si hace sol, trata de buscarlo. Además, quizás sea óptimo buscar un circuito que no te aleje mucho de tu zona de salida, por si en algún momento es preferible combinar con algún otro ejercicio en interior.


Y uno de regalo. Además de salir a correr tras haber ingerido algo de alimento (hidratos de carbono, proteínas), te recomendamos llevar contigo algo para poder ofrecerle al cuerpo una dosis de energía extra por si la necesita. Una barrita energética, por ejemplo, no estará de más.

otros artículos del mismo tema:
Video consejos para correr con frío

SOBRE EL AUTOR

19.920

Articulos relacionados

Salud El frío y el corredor
Nutrición ¿Qué tengo que comer después de un entrenamiento?
Entrenamientos ¿Cómo preparar un Maratón?: Carles Castillejo

También te puede interesar

Reportajes Correr en solitario vs. correr en grupo ¿Quién gana?
Reportajes Aplícate y compra un décimo por lo menos

Las más vistas

Entrenamientos Carrera y bicicleta, ¿son compatibles?
Nutrición La fruta y el corredor