He empezado a hacer ejercicio por la mañana y esto es lo que ha pasado

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 08/07/2019

Nunca he sido una persona a la que le cueste levantarse. No me importa ponerme el despertador pronto y poner el pie en el suelo nada más escucharlo, si es por una buena causa. Pero tengo que reconocer que, desde que corro, por las mañanas me cuesta un poco más. Llego más cansado al final del día y eso se nota. Para bien, porque no tengo problemas de sueño, pero también para mal, porque las mañanas son un momento más duro, al tener que salir de la cama cuando más a gusto estoy.

Por otro lado, como corredor, tampoco me ha gustado históricamente hacer ejercicios de fuerza o practicar otra disciplina que no sea correr. Cuando bajo a la calle a entrenar, bien por la tarde entre semana o por la mañana en fin de semana lo que quiero es correr. Cuando estoy en época de preparar una carrera importante, mi entrenador me incluye sesiones de fuerza y, entre la motivación por el reto y la comodidad de no tener que pensar qué hago, me dejo llevar y -más o menos- completo el entrenamiento que el ‘míster’ me ha pedido.

Pero, claro, uno no deja de escuchar a los expertos de lo importante que es entrenar la fuerza, en que estamos más preparados a nivel general ejercitando también el tren superior y, en definitiva, que hacer ejercicios de fuerza es un entrenamiento muy recomendable. Así que, dado que cuando bajo a correr está demostrado que me cuesta hacer otro tipo de ejercicios, he puesto en marcha un plan B: hacer ejercicios de fuerza por las mañanas.
El plan es el siguiente: por lo menos 3 días por semana, levantarme 15 minutos antes para hacer una sesión suave pero exigente de ejercicios distintos: a veces core, a veces piernas, a veces brazos. Y el resultado, lejos de ser espectacular, sí está siendo positivo, por varias razones:

- Soy más constante. Ponerme un reto que me cuesta y cumplirlo, como es levantarme a hacer ejercicios a los que no estoy acostumbrado, es algo que me satisface. Adquirir un hábito no es fácil, por lo que haberme demostrado que soy capaz me da un plus de confianza que viene muy bien para el resto de actividades.

- Conectar con el día. El momento de hacer ejercicio por la mañana se convierte en un ritual para empezar el día muy agradable. Dependiendo de la época del año, durante mi ejercicio se pasa de la noche al día. Ver amanecer mientras estoy activando mi cuerpo es un “chute” de energía que viene muy bien para empezar la rutina.

- Agenda del día. Esos 15 minutos son un momento para ir poniendo en marcha los motores de la cabeza y planificar lo que haremos durante el día. Tanto si es tu agenda laboral como si tienes que hacer planes personales o tareas de casa, da igual, repasar mentalmente tu agenda del día es una forma de ser más productivo.

- Me lesiono menos. Tal vez sea coincidencia. Pero desde que estoy haciendo estas sesiones matutinas, tengo menos molestias corriendo o después de correr. Es como si el cuerpo estuviera más preparado para el ejercicio. En ocasiones, si el día anterior he tenido entrenamiento más exigente y noto las piernas pesadas, cambio los ejercicios habituales por una sesión de estiramientos.

- Todo suma. Si al final, de lo que se trata, es de mantenerse activo, dedicar 15 minutos extra cada día a hacer ejercicio, al final es fácil sumar una hora más de ejercicio a nuestra semana. Cualquier aumento de la actividad sólo puede traer cosas buenas.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular


ARTÍCULOS RELACIONADOS
POR MIGUEL ÁNGEL RUIZ Y BORJA PÉREZ

POR RAQUEL LANDÍN




POR TONI ALVARADO


2.810

Tambien te puede interesar

Running veraniego: las zapatillas también son para el verano
Victor García

Nuestro entrenador y atleta olímpico Víctor García nos cuenta los secretos para seguir entrenando en verano y que no se nos haga muy ´cuesta arriba´. No hay excusa para salir estos días a la calle, la playa o la montaña.

Descubre el pedaleo ideal
Apolo Esperanza

Es una de las claves a la hora de montar en bicicleta. Primero, asegurar las calas. Y luego, pedalear correctamente. Con los consejos de Apolo Esperanza es mucho más fácil.

Playa o montaña. Cómo aprovechar tu destino de vacaciones para entrenar
David Calle

Durante las vacaciones hay que bajar la intensidad de los entrenamientos. Pero podemos hacer trabajo de fuerza y resistencia corriendo en la arena de la playa o aprovechando las cuestas de la montaña. David Calle nos explica cómo hacerlo.

El entrenamiento personalizado
Victor García

Cada persona es un mundo, y cada corredor también. Por eso los planes de entrenamiento genéricos pueden no resultar efectivos. Personalizar el entrenamiento y que éste lo elabore un entrenador son las claves para mejorar el rendimiento de un corredor. Así lo cuenta en este artículo Victor García.

Las mas vistas

La diarrea en el corredor
Francisco Gilo

En los deportes de larga duración y gran desgaste físico, tales como el ciclismo, la maratón o el triatlón, entre otros, en los que es imprescindible que durante la actividad haya un aprovisionamiento y una adecuada ingesta de líquidos, es frecuente la aparición de molestias digestivas, entre ellas, la diarrea osmótica.

Todo lo que el corredor debe saber sobre el azúcar
Leticia Garnica

De un tiempo a esta parte se habla mucho sobre el riesgo para la salud que puede ser consumir una elevada cantidad de azúcar en la dieta, tanto para un corredor como para una persona que no lo es. Pero en términos de nutrición, hay que coger todo con pinzas. La nutricionista Leticia Garnica nos da más detalles en este artículo.

Lesiones comunes: síndrome de la cintilla iliotibial
Ramón Punzano

Es una lesión muy común en los corredores. Cuando aparece un pinchazo en la cara exterior de la rodilla, saltan las alarmas. Ramón Punzano, fisioterapeuta y osteópata, nos disecciona sus causas y soluciones.

Consejos para correr por la playa
Marta Fernández de Castro

¿Tienes una playa cerca? Pues entonces tienes una muy buena sesión de entrenamiento. No solo para correr, sino para hacer técnica o potenciar algo tu fuerza, te vendrá bien la arena. Eso sí, ten algunas precauciones para que todo vaya bien.