Zapatillas mixtas: qué son y por qué deberías planteártelas

Por Adolfo Bello para carreraspopulares.com

Si eres como yo, de los que tiene un espacio (y cartera) limitados a la hora de tener zapatillas para correr, seguramente te pensarás más de una y dos veces a la hora de renovar el calzado. Aunque a medida que uno va sumando kilómetros y experiencia, se da cuenta de la importancia de llevar una zapatilla lo más adecuada a nuestras rutinas y a nuestras condiciones.

No voy a hablar de la corrección de la pisada, porque no soy un podólogo ni un experto. Es más, lo que siempre digo aquí es que nadie te puede aconsejar si no es un profesional de la biomecánica. Porque todos (sí: todos) pisamos de forma distinta, incluso lo hacemos de maneras diferentes con cada pie. Por eso, las verdades absolutas no existen. A mí me va fenomental con unas plantillas hechas a medida que renuevo cada 2-3 años. Pero no puedo decir que sea lo que todos los demás necesitan porque es algo muy personal. Sí es cierto que desde que las tengo me lesiono menos. Y también he conseguido lesionarme menos desde que presto más atención a las zapatillas que me compro.

Resumiendo, cuando elegimos zapatillas podemos hacerlo teniendo en cuenta lo que vamos a hacer con ellas. Si vamos a correr muchos kilómetros a ritmos tranquilos, necesitamos que la zapa tenga más amortiguación. Lo que ocurre es que cuanta más amortiguación tengan, más pesará la zapatilla. Esto será negativo para correr más rápido, como veremos más adelante. Otra característica que debemos pedir a una zapatilla para entrenar en tiradas largas es que nos dure muchos kilómetros. Por lo tanto, los elementos de refuerzo que la hacen durar más también van a hacer que pese más.

Por esas dos características, peso y amortiguación, hay quien opta por tener también unas zapatillas para competir y para ritmos más rápidos. Esto quiere decir ir por debajo de 4:30 el kilómetro, aproximadamente. En este caso, el peso de la zapatilla se convierte en importante y por eso los fabricantes, en sus modelos de “voladoras”, quitan elementos de refuerzo y de amortiguación para primar ante todo, la ligereza y la reactividad. La suela es menos amortiguada en el talón, pero tiene más respuesta en la parte delantera del pie. Eso quiere decir que seremos más eficientes corriendo a ritmos rápidos.

Lo que ocurre con las voladoras es que para usarlas, como decía, necesitas tener un nivel más avanzado como runner. No solo porque corras más rápido, sino porque tengas una musculatura más fuerte y más preparada para soportar la falta de amortiguación que la zapatilla tiene. Una bajada de peso de 100-200 gramos en cada pie se nota, además de que las condiciones ergonómicas de estas zapatillas favorecen una postura más ágil al correr y son perfectas para buscar la velocidad en nuestras carreras de 10k o menos.

Pero como no todos podemos usar el modelo de voladoras por nuestros ritmos o porque, sencillamente, se nos carga todo cuando probamos unas voladoras, los fabricantes disponen de modelos de lo que han llamado “zapatillas mixtas”. A veces es difícil marcar una zapatilla como mixta, ya que las líneas son bastante finas y algunas suelen tender más hacia la zapatilla rápida o hacia la amortiguada. La idea es que la zapatilla es lo suficientemente amortiguada como para aguantar tiradas por encima de los 12-15 kilómetros sin castigar nuestras articulaciones, pero lo bastante ligeras como para invitarnos a correr un poco más rápido si lo necesitamos.

La opción más sencilla es preguntar en tu tienda al comprarte unas nuevas que te enseñen modelos mixtos y verás que tienen una característica común: son menos “toscas” que las más amortiguadas. La sensación visual es que están menos recargadas. Eso no quiere decir que duren menos. Precisamente, estos modelos son posibles hoy en día porque los materiales han mejorado hasta el punto de poder ofrecer zapatillas resistentes con materiales más ligeros.

También son las que tienen diseños más sencillos. Si lo que te preocupa es la estética, con ellas te sentirás muy a gusto. Pero lo mejor de todo es que, sin ocupar más espacio en el armario, tendrás unas zapatillas multiusos, que te aguantarán bastantes kilómetros en tus entrenamientos pero que, si necesitas ir más rápido, podrán acompañarte. Eso sí, recuerda lo que dije al principio: esto no quiere decir que sirva para todos. No dejes de consultar a un especialista si tienes dudas.

SOBRE EL AUTOR

16.569

Articulos relacionados

Entrenamientos ¿Pronador, supinador o neutro? Verdades sobre la pisada
Material deportivo Conoce la EVA / Phylon: ¿qué hay debajo de tus pies mientras corres?
Material deportivo Elige las zapatillas de trail perfectas para cada distancia

También te puede interesar

Material deportivo Elige bien tus calcetines para correr
Material deportivo ¿Vas a regalar un GPS a un corredor? Guía práctica para acertar seguro

Las más vistas

Salud La importancia de la hidratación en el deporte a altas temperaturas