Playa o montaña. Cómo aprovechar tu destino de vacaciones para entrenar

Por David Calle para carreraspopulares.com
Correr con los pies descalzos en la playa ayuda a fortalecer la musculatura
Correr con los pies descalzos en la playa ayuda a fortalecer la musculatura

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, tanto si te vas de vacaciones como si no, en verano lo ideal es bajar el volumen y la intensidad de los entrenamientos. Es el momento ideal para trabajar la fuerza o la movilidad articular.

Playa

Si tu destino de vacaciones está junto al mar, puedes aprovechar la playa para trabajar la fuerza corriendo. Puedes hacerlo en la parte de la arena seca que esté lisa, que no tenga mucha pendiente hacia el agua. Lo mejor es hacer ‘sprints’ o intervalos cortos. Un entrenamiento de 10 o 15 repeticiones cortas es suficiente. Y también puedes hacer los rodajes en esta misma superficie, aunque en ese caso es mejor que la playa sea larga.

Y debes ir con los pies descalzos. No veo ningún sentido a correr con zapatillas en la playa. Para eso me voy a correr a la carretera o a un camino de tierra. Además, en la playa se te mete la tierra en las zapatillas y es incómodo. Descalzo trabajas la fuerza y la pisada, que es más natural. El hecho de correr en una superficie en la que se te hunde el pie te ayuda a trabajar más la musculatura.

El entrenamiento en la playa tiene que ser en un momento en que no esté concurrida, por ejemplo a primera hora de la mañana o última hora de la tarde- De hecho, es cuando tenemos que entrenar en verano, por las altas temperaturas. Además, hay que tener mucho cuidado, porque siempre hay gente que se deja algún objeto “olvidado” que se te puede clavar.

Hay ciertas playas, sobre todo en el atlántico, que cuando la marea está baja te dejan una zona muy lisa sin desnivel lateral y que está húmeda. Ahí también se pueden hacer trabajos de series cortas o de rodaje, igual que en la arena seca. Y evidentemente descalzos.

En la montaña podemos hacer series de cuestas
En la montaña podemos hacer series de cuestas

Montaña

Aquí nos vamos a encontrar nuestras queridas cuestas. Por tanto, podemos aprovechar para entrenar en pendiente. Haremos series, como en la playa. Cada cinco días, más o menos, es bueno hacer un trabajo de series cortas o rápidas, para conseguir mayor potencia. O también podemos hacer cuestas más largas, hasta 250 metros, como mucho, si son de menor pendiente. Un trabajo más trabajo orientado a la resistencia.

Así que podemos alternar: un día cuestas cortas con poca pendiente y otro de cuestas largas con más pendiente. Además, podemos hacer nuestros famosos rodajes por zonas de desniveles y no correr todo el tiempo por lugares llanos.

Esto nos permite subir el nivel de fuerza. Pero nos tenemos que olvidar de ritmos y de tiempos. Simplemente debemos ir por sensaciones y hacer el recorrido que hemos decidido, con ciertos desniveles y toboganes.

Tanto en la playa como en la montaña, estos ejercicios de carrera van orientados a la fuerza. Algo que como preparación nos puede venir muy bien para sentar las bases previas al inicio de la nueva temporada, cuando volvamos en septiembre y aumentemos nuestra actividad.

SOBRE EL AUTOR

David Calle
entrenador de corredores en RunningDC, Madrid Sur

www.runningdc.es


659

Articulos relacionados

Entrenamientos Running veraniego: las zapatillas también son para el verano
Salud ¿Por qué agujereamos la zapatilla a la altura del dedo gordo?
Reportajes 4 pautas indispensables en el entrenamiento para carreras de montaña

También te puede interesar

Entrenamientos ¿Por qué llevar un diario de mis entrenamientos?
Entrenamientos MINIMALISMO (Cap. 3) La transición hacia el minimalismo (Cont.)

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Fatiga tisular: ¿por qué debes fortalecer tus tobillos?