¿Es el runner el nuevo cachas?

Por Adolfo Bello para carreraspopulares.com

Es un hecho comprobado. Tras un estudio científico (en este caso científico quiere decir “observación desde la toalla en la playa”) se confirma que este año se lleva el “cuerpo runner”. Lejos quedan esas imágenes donde los y las bañistas éramos impresionados por cuerpos con músculos hasta en las cejas, y donde sacar bíceps era deporte nacional.

Ahora la tendencia ha cambiado un poco. Pero donde antes estaban los cuerpos esculturales, llenos de bultos y curvas, ahora se empiezan a ver más hombros enjutos, pechos planos y, lo que es más importante: piernas muy bien torneadas. ¿Y cómo conocer al runner (masculino o femenino) en la playa?

Lo primero que llama la atención en el cuerpo de runner no es su forma o su musculatura. Es su moreno de piel. Generalmente se nota más los primeros días de playa del runner. Pero la piel de los corredores se destaca por permanecer de un tono tirando a blanco en la zona del torso y en las piernas hasta la altura de medio muslo. (Ojo: no confundir con el moreno triatleta, que es similar, pero con la forma de un maillot de triatlon: mallas de media pierna y tirantes). Sin embargo, al haber estado expuestos al sol, sí tenemos tono más oscuro en brazos y piernas, pero nos delata la línea de los calcetines, del pantalón y de la camiseta (manga corta para hombres, tirantes en el caso de las mujeres). Lejos de ser motivo de vergüenza, los runners nos sentimos muy contentos de poder enseñar nuestro moreno “capucchino”: color café en los brazos y leche en el torso). Y cuando vemos a alguien con este mismo bronceado, nos identificamos.

Pero si vamos a la descripción física, lo primero que nos indica que estamos ante un cuerpo de runner son sus piernas. Los gemelos, cuadriceps y gluteos de los corredores adquieren una forma muy característica que nos diferencia de los músculos conseguidos en el gimnasio. No se trata de piernas con mucha masa muscular, ni con protuberancias llamativas. En cambio, se trata de piernas con “todo en su sitio”. Piernas en las que los gemelos o los cuadriceps no se mueven ni se bambolean ante cualquier movimiento.En ocasiones hay que estar atentos, pero en cuanto las piernas de un runner se ponen a moverse es muy fácil identificarlas. Y, dicho sea de paso, a los runners nos gusta lucirlas, así que haremos lo posible por subirnos un poco la pernera del bañador, o ponernos en posiciones donde se vea la “cacha”.

Extra: si hay alguna uña negra en el pie, otra pista de la afición de esta persona.

Es en el tren superior donde se nota la verdadera diferencia entre el cuerpo del runner y el del cachas. Los runners no solemos prestar demasiada atención a los ejercicios de tren superior, pero en cambio, lo tenemos bien definido. En pocas ocasiones verás tabletas como abdominales, pero también es difícil ver “barrigas cerveceras”. Somos más estrechos de hombros, tenemos menos músculo en los brazos, pero estamos muy orgullosos de esos kilos que el atletismo nos ha hecho perder y por eso lo lucimos orgullosos en las playas.

Cada vez se ve más al runner en las playas españolas, luciendo pierna y cuerpo de atleta. Sigue habiendo, por suerte también, bañistas que lucen cuerpos musculados. Pero la tendencia es que, donde antes había cachas mostrando pectorales y bíceps, ahora estamos nosotros. Por no mencionar que ahora, las carreras por al lado de la playa se hacen con el Garmin en la muñeca y las New Balance en los pies.

SOBRE EL AUTOR

7.239

También te puede interesar

Actualidad Pistoletazo de salida de la Sanitas Marca Running Series
Actualidad Cien atletas de 43 países de la Elite Edition buscan billete para los JJ. OO. y JJ. PP. de Tokio

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Fatiga tisular: ¿por qué debes fortalecer tus tobillos?