Algunos mitos de la dieta para corredores

Por Javier Ullé para carreraspopulares.com

La nutrición es la ciencia que interpreta la interacción de nutrientes y otras sustancias en los alimentos en relación con nuestro cuerpo, incluyendo la salud, el crecimiento y ¡nuestra vida como corredores!

La manera en cómo nos relacionamos con la alimentación tiene gran importancia para factores como nuestras prestaciones durante los entrenamientos, en carrera y en la recuperación.

Tanto hechos verificados como mitos forman parte de las conversaciones habituales entre grupos de corredores. A veces, cuando queremos perder algo de peso, o tenemos algún objetivo específico, leer información contradictoria puede llegar a ser frustrante.

Hay algunos mitos que deberíamos desterrar ya que pueden perjudicarnos:

Los carbohidratos engordan

Una dieta para perder peso, sobre el papel al menos, tiene que ser pobre en carbohidratos. Alimentos como el arroz, la pasta y el pan han sido etiquetados como alimentos a evitar por su capacidad para hacer que engordemos y, tendemos a pesar de que para perder peso nos tenemos que olvidar de ellos.

Sin embargo, si sales a correr con cierta regularidad debes saber que los hidratos de carbono son el combustible esencial para nuestro cuerpo y, que mantener una dieta baja en hidratos no es lo más recomendable. Los carbohidratos tienen también un alto contenido en fibra, y en seguida nos llenan. Simplemente tenemos que evitar comer demasiada cantidad y evitar ir más allá de la cantidad recomendada, pero no prescindir de ellos completamente.

Los hidratos pueden ser incluidos en cualquier dieta considerada como sana, simplemente limita la cantidad e, incluso más importante, huye de determinadas salsas industriales que son ricas en grasas. Prepara tu propia salsa con ingredientes naturales y evita las preparadas.

Las proteínas

Al contrario que los carbohidratos, está en el imaginario popular que una dieta rica en proteína nos ayuda a perder peso y a incrementar nuestra masa muscular para conseguir ese cuerpo tonificado. Pero, si comes demasiada proteína animal y no suficiente fruta y verdura fresca después de varios años te puede llevar a una afección como la acidosis metabólica, que es un desequilibrio en el balance de ácidos de nuestro cuerpo y que harán trabajar en exceso a tus riñones para compensar este desequilibrio. También puede llevarte a una resistencia a la insulina que, en último término puede causar diabetes y una elevada presión sanguínea.

Dietas detox

Para los corredores, comer pequeñas cantidades de algunos tipos de alimentos o simplemente eliminarlos de la dieta no debería ser el camino a seguir. Prescindir de ciertos alimentos no favorece tener el sistema inmune a pleno rendimiento, y esto es especialmente importante para corredores con un volumen de kilómetros importante.

Muchas dietas detox hablan alegremente de los beneficios de quitarnos lácteos y trigo. Si quitamos los lácteos de nuestra dieta es probable que tengamos un déficit de calcio que puede conllevar a tener un sistema óseo frágil y a lesionarnos, a ralentizar nuestro metabolismo y a una perdida de eficiencia en la capacidad de quemar grasas. Prescindir del trigo es igual a no permitirnos comer pasta, pan, o cereales, que son ricos en carbohidratos, fibra, minerales y vitaminas. Es probable también que experimentemos bajos niveles de azúcar que hará bastante difícil practicar ejercicio físico.

Por tanto, la recomendación general en todo lo relativo a la nutrición es la moderación. Sin duda es el mejor consejo.

SOBRE EL AUTOR

Javier Ullé
Corredor popular y fundador de Xano Pilates&Yoga


3.097

Articulos relacionados

Nutrición La alimentación en la semana previa a una Media Maratón
Nutrición La leche, un buen recuperador post-ejercicio
Nutrición La dieta paleolítica, ¿es buena para el corredor?

También te puede interesar

Nutrición ¿Cuándo debe tomar suplementación un corredor popular?
Nutrición Cómo deben alimentarse los corredores principiantes

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Fatiga tisular: ¿por qué debes fortalecer tus tobillos?