Los runners también tenemos síndrome postvacacional. ¿Cómo vencerlo?

Por Luis Miguel del Baño para carreraspopulares.com

El síndrome postvacacional está descrito en la literatura médica como una “sensación de apatía, falta de motivación o aumento de la tristeza que tiene lugar en períodos de vuelta a la rutina laboral tras el tiempo de ocio y descanso”. Si te fijas, es una descripción que puede adaptarse plenamente, tanto a la vuelta al trabajo y a la rutina, como a la vuelta a nuestros entrenamientos habituales de running tras el período estival. Bien sea porque en vacaciones hemos entrenado poco o porque hemos entrenado en sitios diferentes y a otros ritmos, el hecho de volver a los lugares habituales del invierno o a las rutinas más duras, nos puede provocar ese desasosiego y falta de fuerzas que caracteriza ese síndrome.

El deporte suele ser una de las medicinas que recomiendan los profesionales para poder vencer estos síntomas de apatía, pero es una medicina muy buena para gente que no tiene rutinas deportivas muy habituales y, como remarcamos, cabe la posibilidad de asociar la ‘rutina runner’ y nuestros entrenamientos habituales con una vuelta a la rutina laboral y un ‘se acabaron las vacaciones y se acabó lo bueno’, con la posibilidad de que no encontréis las fuerzas o motivación necesarias para seguir adelante.

Por suerte, ya que, aunque es una actividad que necesita que hagáis un esfuerzo, correr es una acción voluntaria que os aporta cosas positivas, esa apatía es muy fácil de vencer. Aquí van unos cuantos consejos.

Recuerda porqué corres. Corres porque te aporta cosas positivas. Vuelve a evocar esos pensamientos que tienes cuando acabas un rodaje a solas o una salida entre amigos. Te sientes bien, ¿verdad? Has hecho trabajar al cuerpo y tu mente se ha despejado. Esas sensaciones positivas se retomarán. Solo tienes que volver a ponerte las zapatillas. Así como en el ámbito laboral a veces es más complicado encontrar ese buen rollo, en el running está asegurado casi tras cada entrenamiento. Trabajamos ‘obligados’ porque nos aporta dinero. Corremos ‘voluntarios’ porque nos aporta bienestar.

En pequeñas dosis. ¿Qué te parecería poder volver a trabajar solo por las mañanas? O, mejor aún, ¿qué tal hacerlo un par de horas al día en el horario que más te apetezca? Luego, cuando pasen unas semanas, ya te irás incorporando en jornada completa. A no ser que tu jefe sea la persona más benevolente sobre la faz de la Tierra, probablemente no te lo permitan. Pero en el running tú eres tu propio jefe. No es necesario que te pongas de inmediato a trotar largas distancias como lo hacías antes del verano o en tus mejores tiempos. Si se te hace cuesta arriba, lo puedes hacer de manera gradual. Estructúrate sesiones “de menos a más”. Empieza por salidas donde corras un rato y posteriormente te tires al suelo a estirar o a hacer ejercicios que te cuesten un esfuerzo, sí, pero no se te hagan muy pesados. También puedes jugar con el número de sesiones semanales. Empieza por dos a la semana, y en un par de semanas, puedes ir subiendo con otra sesión hasta que, cuando haya pasado el primer mes o las primeras seis semanas, alcances tu velocidad de crucero.

Algo nuevo y motivador. ¿Recuerdas esa sensación de abrir un regalo? Cómprate algo nuevo relacionado con el running. Estrena unas zapatillas, una camiseta que te guste, una gorra o cualquier otra cosa. Eso te ayudará a estar más alegre y a juntar sentimientos positivos que te empujarán hacia delante para dar tus zancadas con más ánimo.

Acompaña con el entorno: la alimentación. Si en esta época de vuelta al trabajo abandonas algunos malos hábitos alimenticios y te envuelves de una alimentación sana, tu cuerpo lo agradecerá. El cuerpo responderá rápidamente a este estímulo y el ejercicio físico se verá retroalimentado. Eso sí, tampoco te machaques mucho y date algún capricho, no vaya a ser que se vuelva en tu contra y se te haga una montaña aún más grande.

Motivación: correr no es un lastre más en tu vida. Todo lo contrario, si corres es para que te aporte cosas positivas. En ocasiones, por ejemplo, nos levantamos muy temprano para ir a trotar. Esto está genial, siempre y cuando lo puedas llevar bien. Si va a ser un engorro y te va a causar más sueño o frustración en esta época de vuelta a la normalidad, ojo, porque igual estás echando demasiada leña al fuego. No fuerces horarios. Lo mismo puede ocurrir si la carrera se convierte en un impedimento para llevar una correcta vida de ocio o familiar. Si tú mismo te impides estar con tu familia o amigos porque “tienes que correr”, puede ser que te hartes en poco tiempo. Compagina esta actividad positiva para que siga siendo ocio y no te quite momentos de diversión en tu entorno vital. Seguro que encuentras tu hueco idóneo.

Es vital tener un plan. Los profesionales existen por algo. También en el running. Ellos tienen la llave a muchos de los problemas que te surgirán en este deporte. Que un entrenador o algún entendido te haga una buena planificación es importantísimo para poder evolucionar y crecer en este deporte sin que se te haga pesado o sin que tengas problemas de falta de entusiasmo. Quizás también te vendría bien juntarte a algún grupo o equipo de running. La motivación se multiplica.

Habla de ello. Los runners estamos a un paso muy corto de ser un poco pesados. Pero en esta ocasión, toca serlo. Cuando ya hayas salido un día a correr, cuéntalo. Pero cuéntalo de buen rollo. Díselo a un compañero de trabajo, a un amigo, a tu pareja o a quien quieras. El hecho de verbalizar en alto una acción positiva hace que se vuelva más firme, más realista y que te apetezca volver a hacerla. “Ayer salí a correr por fin y menos mal”, “He vuelto a correr, me hacía falta”, “Ayer hice 4 kilómetros y me encontré bien, a ver si la semana que viene hago cinco”. Son frases que refuerzan tus deseos, pero también tus acciones. Apóyate en ellas.

SOBRE EL AUTOR

Luis Miguel del Baño
Periodista


Tambien te puede interesar

La Mitja de Gandia prepara ya sus bodas de plata
carreraspopulares.com

El Club de Córrer el Garbí organiza el próximo 17 de noviembre la XXV Mitja Marató Ciutat de Gandia sobre un circuito llano, a una sola vuelta, homologado por la Real Federación Española de Atletismo; también se celebrará simultáneamente la séptima edición del 10K Ciutat de Gandia.

Gijón volverá a volar el 20 de octubre en la Sanitas Marca Running Series
Dep. Comunicación SMRS

El mejor running vuelve el 20 de octubre a Gijón en el que es considerado por muchos como el 10K homologado más rápido de Asturias.

SANITAS MARCA RUNNING SERIES VALENCIA 2019
Dep. Comunicación SMRS

El 10K homologado más rápido de Valencia después del verano marca el inicio de temporada en la Ciudad del Running

Prepárate que los invasores llegan a Alcorcón
carreraspopulares.com

Los Invasores Run, la primera carrera de terror en España, llegan a Alcorcón el sábado 9 de noviembre. Los participantes empezarán siendo parte de la resistencia y se concentrarán todos en la zona invadida (Recinto Ferial de Alcorcón) donde se llevará a cabo una escenificación de la invasión.

Las mas vistas

Masaje para descarga de la planta del pie
carreraspopulares.com

Mantener la planta del pie en perfecto estado es vital para un corredor. Estos ejercicios con el Fisioterapeuta Rubén García te ayudarán.

Crossfit para corredores running
Raquel Landín

Una combinación de éxito: running + crossfit. Se trata de una rutina ideal para introducir ejercicios de fuerza y acondicionamiento físico general. Los corredores se pueden beneficiar de diferentes ejercicios de crossfit que, además, os ayudarán a quemar calorías.

Ejercicios running en escalera
Raquel Landín

Siempre tienes una escalera a mano. Con unos ejercicios sencillos y básicos aumentarás la reactividad de tus tobillos, la fuerza y la velocidad. Dedícale unos minutos entre dos y tres veces a la semana y verás cómo notas muy pronto los beneficios.

Guía del corredor novato: la bolsa del corredor
Mario Trota

Participar en una carrera es un premio en sí mismo. Al menos así lo veo yo, y he participado en unas cuantas en los últimos años. Pero por suerte (o por desgracia), los organizadores nos han (¿mal?) acostumbrado y nos dan obsequios o detalles cada vez que nos inscribimos a una prueba.