¿Cómo encuentro mi ritmo perfecto de carrera?

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 20/03/2019

¿Cuántas veces te ha pasado? Llegas a una línea de salida de una carrera, la que sea, te encuentras con alguien que conoces y te pregunta “¿a qué ritmo vas a correr?” Seguidamente, te quedas pensando unos segundos y, con la mayor de las sinceridades, le respondes “No tengo ni idea, a ver qué sale”. La otra persona, casi siempre, no se lo va a creer. Pensará que estás guardando tus cartas para después hacer un carrerón y sacarle varios minutos. O que no quieres decirlo por (falsa) modestia. Pero la realidad es que, en la mayoría de los casos, tendrás razón al decir que no sabes a qué ritmo vas a correr.

Comenzar una carrera sin una estimación de a qué ritmo vamos a correr suele ser un gran error. Muchas veces, porque pensamos que no es una carrera importante, o no tenemos un objetivo de hacer marca, simplemente queremos estar ahí, disfrutar de un día de carrera. Lo que sucede es que muchas veces también, en cuanto comienza la cuenta atrás antes de la salida, ya estamos con “el cuchillo entre los dientes”, y no podemos evitar ponernos a correr como locos. Con plan o sin plan, casi siempre salimos a dar el máximo de nosotros en una carrera. Será el ambiente, será el dorsal, o será el espíritu salvaje de nuestro subconsciente. Pero es así. No me digas que no te ha pasado.

Sin embargo, a lo que nos exponemos es a que los últimos kilómetros de la carrera se nos hagan infinitos. O a algo peor: que nos lesionemos, que tengamos molestias el resto de la semana. Lo que puede parecer una buena idea, se acaba convirtiendo en un freno para el resto de nuestros entrenamientos. Si entrenas con un grupo o tienes un entrenador, lo mejor es que consultes. Que la semana antes de la carrera hagas una evaluación de qué quieres conseguir en ella y tomes una decisión en cuanto al ritmo que quieres (y puedes) llevar en carrera.

¿Es buena idea correr una carrera “por sensaciones”?

Puede ser tan buena idea como mala. Correr por sensaciones viene a ser el equivalente a “tranqui, que yo controlo”. Y esta afirmación es tan cierta para algunos como temeraria para el resto. Si conocemos muy bien a nuestro cuerpo, podemos ser capaces de regularnos simplemente analizando cómo va respondiendo al esfuerzo. Para que funcione, deberíamos empezar en progresión, con ritmos más lentos al principio y progresivamente ir aumentando la velocidad hasta que vayamos sintiendo que nos ponemos a un nivel de pulsaciones alto, pero que nos permite seguir corriendo. Evidentemente, es una táctica que funciona mejor cuanto más nos conocemos. Para ello, tenemos que haber participado ya en unas cuantas carreras. Tenemos que ser capaces de diferenciar la sensación de aumentar de pulso de la del agotamiento, y tener la suficiente inteligencia como para poner el límite cuando nos estemos pasando.

Correr por sensaciones es una buena manera de ir conociéndonos, ya que estaremos más pendientes de las señales de nuestro cuerpo y podremos ajustar el esfuerzo a nuestras condiciones reales.

Que el entrenamiento marque tu ritmo

Aunque lo lógico sería que, si estamos haciendo un entrenamiento más o menos ordenado, sepamos a qué ritmos estamos preparados para correr. Si haces de vez en cuando series, sobre todo de 1.000 en adelante, habrás podido ver qué ritmos puedes aguantar durante mucho tiempo. Las tiradas a ritmo controlado son un buen indicador de cómo estamos de preparados ante una carrera. Por supuesto, de nada valdrá que estemos acostumbrados a ritmos altos si entrenamos una o dos veces por semana. Sólo si tenemos una buena base de kilómetros podemos estar seguros de llegar a los kilómetros finales con la seguridad de que vamos a ser capaces de aguantar el esfuerzo.

No necesariamente tenemos que volcar nuestro entrenamiento hacia una carrera en cuestión, pero siempre que tengamos una preparación adecuada podemos saber cómo marcarnos el ritmo una vez empiece la carrera.

Si no encuentras tu ritmo, encuentra a alguien que lo lleve

Otra opción, si nada de lo anterior funciona, es ponerte “a rebufo” de alguien que esté corriendo a un ritmo que veas adecuado para ti. De esta forma, te liberas de la presión de ser tú quien marca el ritmo. Dejar de pensar por un rato y centrarte sólo en tus piernas o en el resto de estímulos de la carrera (el ambiente, paisaje o los pájaros que revolotean), te ayudará a llevar un ritmo constante, siempre que hayas elegido bien a tu liebre, claro. Si ves que esa persona comienza a bajar el ritmo o a aumentarlo, debes plantearte cambiar.

Encontrar el ritmo adecuado en una carrera es, muchas veces, complicado. Pero más aún si no hemos hecho los deberes y nos ponemos el dorsal sin saber qué vamos a hacer. Por eso, la recomendación es que dediques, aunque sea el día anterior, unos minutos a pensar en la carrera, en qué esperas de ella y ser consciente de cuál es tu estado de forma para afrontarla. Pero siempre sabiendo que, al contrario que en “El Equipo A”, los planes no siempre salen bien.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



4.402

Tambien te puede interesar

Ejercicios de fuerza resistencia para corredores (II)
Fernando Ortiz

¡No te olvides de ningún músculo! Te proponemos una serie de ejercicios básicos que complementan a los ejercicios de gimnasio más habituales. Estos también son primordiales para correr más, mejor y, sobre todo, con mayor seguridad.

Consejos para superar la rutina en tus entrenamientos
Victor García

¿Estás cansado de hacer siempre lo mismo? ¿Sales a correr siempre sin ganas? ¿No sabes qué te ocurre? Víctor García te ayuda a superar esos momentos con estos consejos profesionales.

El descanso del corredor
David Calle

Después de hablar tanto de ritmos, marcas, entrenamientos duros o umbrales de esfuerzo, ahora toca hablar de algo a lo que a menudo no se le presta toda la atención que se le debe: el descanso. El entrenador de atletas populares David Calle nos explica por qué es tan importante para el entrenamiento.

El entrenamiento cruzado, ¿qué es y cuáles son sus beneficios?
Rubén Gadea

No solo de correr vive el runner. Existen otras disciplinas deportivas que pueden beneficiarte a la hora de practicar la carrera a pie. Aprovechar otros deportes como la natación o el ciclismo te vendrán bien ya que desarrollarás y ejercitarás músculos que con el running tienes medio olvidados.

Las mas vistas

¿A los runners nos crecen los pies?
Rubén Sánchez-Gómez

Es bien sabido cómo correr ´modifica´ partes de nuestro cuerpo. Nos vuelve más atléticos, aumenta el porcentaje de fibra y reduce el de grasa. Pero ¿es posible que también haga que nos crezcan los pies? Nuestro podólogo de cabecera nos da las claves.

5 alimentos que te salvarán en septiembre
Laura Jorge

Energía y mantener la línea. ¿Es lo que buscas? Queremos volver a la rutina, con nuestro día a día y nuestros entrenamientos, pero también queremos aligerar lo que hemos ganado en verano. Laura Jorge nos propone algunos alimentos cargados de energía pero que nos ayudarán a mantener la línea.

Preguntas y respuestas para runners (IV)
carreraspopulares.com

¿Cuánto tiempo tardas en recuperarte después de un entrenamiento fuerte? ¿Cómo evito la fatiga? ¿Qué pasa si tengo unos glúteos débiles? ¿Cuál es el mejor arroz para corredores? La respuesta a estas y otras preguntas para corredores, en nuestra nueva entrega de Preguntas y respuestas para runners.

¿Cómo recuperar los buenos hábitos tras el verano?
Laura Jorge

Los aperitivos, picoteos al sol y las cervecitas pasan factura. No están mal para una época, pero los buenos hábitos en la alimentación deben imponerse. Sigue unas pautas y, poco a poco, todo volverá a la normalidad.