La evolución del entrenamiento del corredor

Por Mario Trota para carreraspopulares.com
Al principio, corremos solos y no tenemos nociones de entrenamientos
Al principio, corremos solos y no tenemos nociones de entrenamientos

Cuando comencé en este mundo del atletismo popular, nunca imaginé que acabaría donde estoy. Ni siquiera me planteaba hacer más de dos vueltas al parque que estaba al lado de mi casa. Cuando empiezas a correr, lo único que quieres es que la sesión acabe cuanto antes . Aún recuerdo cómo el primer día que salí al parque a intentar trotar algo más rápido que las señoras mayores que paseaban alegremente por el parque, sólo aguanté 11 minutos corriendo . Llegué a casa tan frustrado y cansado que me intenté convencer de que eso no era para mí, a pesar de mis felices tiempos de atleta escolar.

Pero un amigo me dijo que debía ser constante , y al final, día a día, iría cogiendo gusto por este deporte. Dos días después, a pesar de las terribles agujetas (que, por supuesto, el agua con azúcar no evitaron, qué ingenuo era por entonces) traté de aguantar un minuto más . No lo conseguí, pero sí el tercer día. Y dos semanas después ya era capaz de trotar 20 minutos seguidos unos tres días por semana. Antes de salir de casa, medía los minutos que sumaban varias canciones, hasta alcanzar 20 o 25, y cuando acababan de sonar en mi reproductor mp3, paraba satisfecho y me volvía a la ducha. No llevaba ni cronómetro .

El caso es que cada vez te sientes mejor, en forma, bajas peso y cambia tu hasta tu humor. Así que quieres más. Pero empiezas a leer consejos en Internet y revistas especializadas. Y te enteras de que hay ritmos, que la velocidad no se mide en km/h, si no en min/km (qué raro) y que además de rodar hay que hacer series y fartleks y cosas así. Pero eso me parecía raro y lejano. Así que seguía a lo mío. Mi afán era bajar mi tiempo en la vuelta al parque. Empezaba sin calentamiento, sin estiramientos. Y, mágicamente, cada vez lo hacía más rápido. El subidón , lo entenderéis los que habéis pasado por ello, era tremendo. Ahí decidí usar por fin el cronómetro de un viejo reloj que tenía por casa.

Con el paso de los meses, conocemos las carreras y empezamos a seguir planes de entrenamiento
Con el paso de los meses, conocemos las carreras y empezamos a seguir planes de entrenamiento

El progreso

Y entonces llegó el grupo de corredores del gimnasio (en el que hasta entonces poco hacía salvo pasar el rato convenciéndome de que estaba quemando calorías a base de pesas y bicicleta estática). Y en ese grupo había gente con bastante experiencia y, lo mejor, un entrenador que nos guiaba.

Así que el entrenador comienza a enseñarte los trucos básicos del entrenamiento , y te cuenta cómo debes calentar; y te enseña técnica de carrera, cómo hacer las series, los cambios de ritmo, la importancia de hacer ciertos ejercicios de fuerza y, lo más importante, te prepara el plan de entrenamiento para terminar tu primera carrera de 10 kilómetros .

Lo hice y mi tiempo, muy discreto en aquel momento, me dio igual. Había aprendido a entrenar y era ya finisher de una carrera. Además, me encantaba correr. ¿Qué más quería?

Pues sí, había más. Mucho más. A esa le siguieron otras, y de ahí a preparar el plan para tu primer maratón hay un paso. Con mis amigos corredores (cada vez eran más) ya era capaz de hablar de nuestros entrenos de series , de cuántas y cuáles era mejor hacer para preparar una carrera de 5 kilómetros y del ritmo al que había que ir en un 10K para bajar de 50 minutos. Incluso por tramos, si la carrera en cuestión no era totalmente llana.

Y fue cuando tuve que comprar mi primer reloj con GPS . Por no quedarme desfasado con respecto a mis amigos corredores, y porque se convirtió en una herramienta imprescindible para medir mis progresos en los entrenamientos y las carreras . Hasta empecé un diario de entrenamientos, donde apuntaba las sesiones y el número de kilómetros y las carreras que hacía al mes.

Y cuando llegó el plan de entrenamiento para el primer maratón, yo ya era casi un experto. O eso creía. Porque nunca dejas de aprender. Y tuve suerte de hacer caso a mis amigos con más experiencia y seguir siempre las pautas y recomendaciones que te marca un entrenador .

Hoy en día los planes de entrenamiento tienen pocos secretos para mí. Mido los tiempos de las series, las hago habitualmente en pista o en una recta marcada que hay en el parque. Hago tiradas a ritmo de maratón, fartleks y circuitos de fuerza como si llevara décadas metido en ello. Y mi nuevo reloj GPS con pulsómetro es de lo último del mercado.

Pero hay algo curioso. Aunque el sufrimiento de un plan de entrenamiento meticuloso y profesional te llena de satisfacción cuando cruzas la meta, cuando más disfruto corriendo es cuando me olvido (a veces de forma premeditada) el reloj en casa y salgo a trotar sin pensar en ritmos o tiempos. Esa es la magia que tiene este deporte.

SOBRE EL AUTOR

Mario Trota
Corredor popular



25.454

Tambien te puede interesar

Mis amigos que no corren
Mario Trota

Correr me ha dado mucho. Sobre todo, buenos amigos. Esos que he conocido entrenando o en las carreras. Personas con las que tengo en común mi principal afición. Pero antes de correr yo tenía otros amigos, y muchos siguen siéndolo. ¿Cómo es mi relación con ellos?

Mejora tus descensos en la montaña
Javier Ullé

Alcanzar la cumbre es solo la mitad del éxito, las vistas son increíbles y has hecho un gran trabajo. Pero cuando tus pulsaciones comienzan a calmarse es momento de descender para completar el trabajo. Te damos unos consejos para que mejores tu técnica de bajada cuando corres en la montaña.

Etienne Gailly, el maratoniano que consiguió la gloria olímpica con una medalla de bronce
Luis Blanco

El 7 de agosto de 1948 Delfo Cabrera cruzó la meta en primer lugar en el maratón olímpico de Londres. Era el segundo argentino que conseguía esa gesta. Pero el atleta que se llevó más vítores y aplausos no fue Cabrera, sino un obstinado belga llamado Etienne Gailly, que a la postre se convertiría en el héroe del día. Esta es su historia.

Precauciones para evitar el coronavirus cuando quedas para correr
Borja Martínez

Correr es mucho más importante ahora, porque tener un cuerpo en forma y saludable es la mejor protección contra la Covid-19. Y el contagio al aire libres es mucho menos probable. Pero cuando lo corramos, sobre todo si lo vamos a hacer en grupo, no está de más que tomemos algunas precauciones, no sea que un despiste nos provoque el contagio y tengamos que estar encerrados una temporada.

Las mas vistas

Alimentos post-entrenamiento, ejemplos que te vendrán bien
Daniel Giménez

Tras un buen entrenamiento es importantísimo alimentarse bien. Daniel Giménez, dietista-nutricionista, nos explica el porqué y nos da unos cuantos sabrosísimos ejemplos que te vendrán bien tras el esfuerzo.

Hidratos de carbono, carbohidratos o glúcidos
Carolina Villalba

Los Hidratos de Carbono son la principal fuente de energía para todos los deportistas, de ahí su importancia. Deben aportar entre el 50 y 65% de la energía total del día. En este artículo de Carolina Villalba te contamos todo lo que debes saber sobre los HC.

La importancia del trabajo complementario a la carrera
Victor García

El entrenamiento de la carrera es aquel que todo corredor suele realizar. Correr es correr ¿no? Por tanto, todo corredor popular suele enfocar su entrenamiento en esta dirección, kilómetros y kilómetros, con el fin de mejorar su forma física. Pero es necesario añadir un entrenamiento complementario, como no explica Victor García en este artículo.

Entrenamientos originales que (tal vez) no te hayas planteado
Chema Martínez Pastor

Planes de entrenamiento hay muchos, y todos tienen sesiones que nos aportan diferentes aspectos que mejorar. Pero hay veces que no nos motiva salir a correr o no tenemos plan. ¿Cómo hacer estos momentos menos monótonos?