42 kilómetros de pasión junto al mar

Por Mario Trota para carreraspopulares.com

El recorrido del maratón de Málaga como nunca te lo han contado

Un maratón es más que correr durante 42 kilómetros y 195 metros. Un maratón es una experiencia, una oportunidad de conseguir un reto, de disfrutar o de viajar. Con los pies y con la mente. Sobre todo si se hace en un entorno especial. Que Málaga es una de las ciudades más atractivas de Andalucía lo sabe todo el mundo. Pero para los ´runners´ tiene un encanto especial. De ahí que su maratón tenga también algo que la hace especial.

Lo saben los malagueños y los que visitan la ciudad. Y los maratonianos tienen claro que debe ser una cita obligada en su calendario algún año. ¿Por qué no este? Yo voy a aprovechar para contaros todos los alicientes que tiene esta carrera, desde la perspectiva del corredor popular, que es, al fin y al cabo, el protagonista de la fiesta. Y todos sabemos que lo que ve y siente un ´runner´ mientras corre no lo puede contar cualquiera, por muy bien que conozca la ciudad o el recorrido.

Dicho esto, vamos a ponernos en marcha. Y contaros el recorrido del Maratón de Málaga como nunca os lo han contado. En los últimos años ha habido algunos cambios, pero este 2016 se mantiene el mismo recorrido que en 2015.

Kilómetros del 0 al 8

La salida (que después de algo más de 42 kilómetros será la meta) es uno de los aciertos de este maratón. El escenario es el Paseo del Parque. Estamos en pleno centro de Málaga, lo cual es de por si un atractivo. Pero lo que nos interesa a los corredores es que es una zona ancha, que rápidamente se adentra en avenidas amplias y eso hace que la salida sea limpia y sin problemas. Eso sí, nosotros también tenemos que ser responsables, situarnos en el lugar que nos corresponda por nuestras marcas u objetivos y no molestar a nadie.

Los tres primeros kilómetros, aproximadamente, transcurren por tanto por calles cómodas y sin aglomeraciones, con el "pelotón" estirándose y cada uno buscando su sitio. Así que, mejor no emocionarse demasiado y ser cautos. Que nos queda mucho por delante.

Hasta el kilómetro 8 se hace un primer circuito por la Alemeda Principal, la Avenida de Andalucía o la Calle Princesa, para regresar de nuevo a la zona de salida ya cerca del mar, y tomar el Paseo de los Curas dirección este. En este punto, apenas a unos metros de la salida, nuestros acompañantes y "animadores" cuando iniciamos la maratón, pueden volver a alentarnos sin tener que trasladarse mucho. Y que se queden por ahí, que en unos kilómetros regresamos.

Hasta aquí no hemos comentado nada del desnivel de la carrera... pero es que es algo bastante irrelevante. Málaga es una ciudad muy llana y eso es lo que nos vamos a encontrar en el maratón. Aunque hay alguna zona en la que el recorrido sí que se pondrá algo "cuesta arriba" o "abajo", es perceptible sobre todo cuando llevas muchos kilómetros en las piernas. Hasta este momento, lo que nos vamos a encontrar no es nada importante.

Kilómetros del 8 a 21

El mar nos empieza a acompañar en nuestra aventura maratoniana. Vamos por el paseo marítimo en dirección al este, pegados a la playa. Pasando junto a la Malagueta, Pedregalejo y admirando toda la bahía de Málaga. Es, sin duda, uno de los elementos fundamentales del recorrido de este maratón. No en vano, cerca de 20 kilómetros (casi la mitad de la carrera) se hacen junto al mar.

En este tramo, pasando por los lugares citados, nos dirigimos al barrio de pescadores conocido como El Palo, donde se encuentra el kilómetro 15. Allí damos un giro de 180 grados para regresar por el mismo camino hacia el centro.

Este tramo puede tener una pega, y es que si sopla viento algo fuerte cerca del mar, afectará a nuestro ritmo. Aunque no tiene por qué ocurrir, siempre es bueno poner marcha nuestros trucos de corredor y rodar resguardados en medio de un grupo que mantenga un ritmo cómodo para nosotros y evitar el aire en la medida de lo posible.

Pero también hay puntos positivos en este tramo. El primero y fundamental, que tenemos a nuestra vista, primero a la derecha y en a la vuelta a la izquierda, un paisaje marino envidiable, en el que podemos situar nuestros pensamientos durante esa parte del recorrido.

Y otro de los aspectos favorables que muchos corredores agradecemos es el hecho depoder ver en el otro carril, de frente, al resto de atletas. Al ir hacia el este a los que van en los primeros lugares, a ese amigo que corre más que tú y que animas y te anima. Y al regresar dirección oeste a los que vienen por detrás, a los que saludas y alientas.

Kilómetros del 21 al 30

El paso por el Medio Maratón vuelve a coincidir con la zona de la salida, un buen momento para sentir el calor del público, de los amigos y acompañantes, pero también de todos los malagueños que ocupan la calle un domingo por la mañana, en medio de un puente festivo, en el centro de la ciudad. Es uno de los puntos principales de animación del recorrido. Por suerte se pasa por ahí cuatro veces. Aunque lo más especial se vive en los dos últimos kilómetros.

Pero no adelantemos acontecimientos. Estamos pasando el kilómetro 21 y seguimos junto al mar, y enlazamos con el paseo dirección oeste para dirigirnos a la zona del Polideportivo Martín Carpena, otro de los puntos emblemáticos de la carrera.

En este punto, y ya que mantenemos el paisaje parecido junto al mar, no está de más buscar una referencia en el horizonte a la que llegar, como una pequeña meta, en un punto intermedio del trazado. En este caso lo tenemos fácil. Unos cuatro kilómetros más adelante del paso del Medio Maratón tenemos la alta chimenea de la antigua fábrica de plomo Los Guindos. Aunque en Málaga todo el mundo la conoce como la "Torre Mónica", por una bonita historia real de amor adolescente que os animo a descubrir. ´San Google´ seguro que os ayudará en la búsqueda.

Enclavada en medio del Paseo Marítimo Antonio Banderas, la chimenea, el único vestigio de la fábrica, alza su silueta majestuosa hasta 100 metros sobre el nivel del mar. Mientras diriges tu mirada hacia ella y tratas de alcanzarla, transitas por la zona de Huelin, pisas el suelo en el que muchos corredores malagueños entrenan a menudo, junto al mar.

Una vez superada la torre te encuentras en el kilómetro 25 y te acercas al citado Palacio de los Deportes Martín Carpena. Una instalación que tienes que bordear para dirigirte a otro de los momentos curiosos de este maratón: el Estadio de Atletismo Ciudad de Málaga. Porque aquí es donde pisas el tartán de la pista. Se entra por un lado y se sale por otro, recorriendo un tramo de la vuelta al óvalo. Un buen punto en este maratón, que nos une con el atletismo de pista y nos saca del asfalto al menos durante unos metros.

Kilómetros 30 al 38

Una vez dejamos atrás el Estadio de Atletismo giramos de nuevo para ir regresando poco a poco al centro de Málaga. Llegamos al tramo más complicado de la carrera, cuando superamos el kilómetro 30 y puede aparecer el temido muro. En Málaga, coincide con el paso por calles anchas y barriadas de la zona residencial de la ciudad. No hay monumentos ni lugares muy emblemáticos en este tramo, pero tenemos algo positivo. Nos hemos alejado del mar y vamos más resguardados entre edificios.

Es una de las zonas con menos público de la carrera, pero los kilómetros se hacen por zonas cómodas para correr y sin gestionamos bien las fuerzas podemos superar rápido los momentos más duros. Una vez que llegamos al kilómetro 36, la carrera transcurre paralela al río, que vamos dejando a la derecha.

Y aquí sí que nuestras piernas van a notar una subida. Se trata de una ligera pendiente que va ascendiendo de forma suave (y poco perceptible si llegas hasta aquí con fuerzas) camino el famoso estadio de Fútbol de la Rosaleda, y adentrándose en el Barrio de la Trinidad.

Pero es el último esfuerzo, porque cuando llegas a la altura del campo de fútbol y vuelves a girar, esta vez a la derecha, para bajar (ahora sí, bajar) de nuevo paralelo al río pero en la otra orilla, llega el ´subidón´.

Kilómetros 39 a meta

Estás a un paso de la gloria maratoniana y estás de suerte. Porque el tramo final de esta distancia mítica en Málaga es uno de las mejores que te puedes encontrar en España. Te acercas al centro histórico de la ciudad y además en el terreno más favorable de todo el recorrido. Son los kilómetros en los que más disfrutas, a pesar del cansancio y el esfuerzo. Recorres los lugares más emblemáticos de Málaga: la Plaza de la Merced, el Teatro Romano a los pies de la Alcazaba, la Catedral y la famosa calle Larios.

Además, el fin de semana festivo hace que las calles a esas horas estén ya llenas de gente, animando, o simplemente paseando y tomando algo y sumándose a la fiesta del maratón. Y hay otro elemento que hace de esos kilómetros algo especial. Comienza diciembre y esa zona de la ciudad ya está engalanada con la decoración navideña. Lo que da un toque extra de belleza a esas calles.

Es el tramo con más público, cuando poco a poco nos dirigimos hacia la meta, en el lugar donde comenzamos nuestra carrera. Y es el lugar donde más anima la gente. Se dan algunos giros y la superficie del terreno cambia en algunos momentos. Hemos dejado el asfalto y estamos en zona peatonal, y en algunos momentos pisamos adoquín, aunque no muy molesto. Pero el entorno merece la pena.

La emoción está al límite y se convierte en alegría incontenible cuando cruzas la Plaza de la Marina y enfilas de nuevo el Paseo del Parque, en dirección contraria a la salida, para cruzar el arco, esta vez, el de la meta.

I Carrera de los Boquerones

Aunque no suponga la misma épica que un maratón y haya nacido como su hermana pequeña, la Carrera de los Boquerones , de 5 kilómetros, tiene también su gran atractivo. Por varios motivos. Primero, porque es una carrera perfecta para las personas que se inician en este deporte que tanto nos gustas. Segundo, porque es rápida, diseñada para que vuelen los más veloces si lo desean. Y tercero porque comparte un tramo del recorrido con el del maratón.

El trazado es sencillo: los 2,5 primeros kilómetros del maratón, por el Paseo del Parque, la Alameda Principal y la Avenida de Andalucía. Cuando se alcanza la mitad de la carrera, se da un giro de 180 grados para regresar por mismo lugar hasta llegar a la meta. Rápida, limpia, por calles anchas y totalmente llana. La salida es media hora después de la del maratón, a las 9.30 h.

Así que, un consejo para aquellos hagáis la Carrera de los Boquerones y que nunca hayáis asistido a un evento de la mítica distancia de Filípides: no os perdáis la salida y la oportunidad de vivir la emoción de los maratonianos, además de animarles. Además, os cargará de energía para vuestra prueba.




SOBRE EL AUTOR

Mario Trota
Corredor popular


9.013

Articulos relacionados

Reportajes Y a ti, ¿qué te inspira para correr?
Nutrición Alimentación Post Maratón
Videoteca ´Sugerencias´ para los maratones

También te puede interesar

Actualidad 12.783 corredores estrenan en su regreso la nueva meta del Maratón Valencia
Actualidad La Media Maratón de Sagunto, una prueba con mucha historia

Las más vistas

Salud La vida tras un infarto
Actualidad Carlos Gazapo y Maria Mercedes Pila se coronan campeones de España en Maratón de Santa Cruz de Tenerife Naviera Armas