Llegadas de Maratón agónicas: en el límite de la salud

Por carreraspopulares.com

Los atletas de élite están entrenados para llevar al límite sus propias fuerzas. Pero, en ocasiones, ni ellos mismos son capaces de controlar todos los factores que engloban a una carrera. Es lo que le sucedió a Jonathan Brownlee en el reciente Triatlón de Cozumel, cuando desfallecía a pocos metros de la llegada y era ayudado por su hermano a cruzar la meta.

Es una imagen que ha generado controversia, y no es para menos. Más allá de la posible legalidad reglamentaria de la acción, hemos de entender que rechazar la ayuda médica en momentos como este pone en grave riesgo la salud.

Efectivamente, se trata de atletas de élite, que conocen bien todos los parámetros y aspectos que envuelven a estas pruebas, pero cuando se pasa la línea de perder el control del cuerpo, es que todo se ha descontrolado. El cuerpo está evidenciando una necesidad de parar y ser asistido. ¿Dónde está el límite entre llegar a meta y poner en riesgo la salud? ¿Son los atletas de élite un caso aparte porque ellos son capaces de dominar más este tipo de situaciones?

Aquí repasamos algunas de las llegadas más agónicas de otros Maratones y pruebas internacionales. Para reflexionar. Recordad que es más importante poder correr muchos maratones y carreras que perder la salud por acabar uno de ellos. Cuidaos.

Juegos Olímpicos de Los Ángeles 84, la suiza Gabrielle Andersen, de 39 años, llega la última clasificada. Totalmente extenuada, cruza la meta sin apenas control de sus piernas.






Una atleta conocida en España, la africana Beata Naigambo, cruza la meta del Maratón de Glasgow tras haber desfallecido unos metros antes. Está tan ausente de fuerzas que incluso se choca contra el vallado.







Esta atleta de élite africana sufre un colapso unos centenares de metros antes del final del Maratón de Austin. Quiere acabarlo porque está en tercera posición, y para ello rechaza la ayuda médica.







Esta atleta japonesa llega extenuada al estadio donde tiene meta el Maratón en el que participa. Durante la vuelta a la pista, se cae dos veces, la última a solo 10 metros de la línea de llegada.







La dureza del Ironman en toda su plenitud. Sucedió en 1997, entre las atletas Sian Welch & Wendy Ingraham. Ambas llegan sin ninguna fuerza a la recta de meta. El cuerpo de las dos deja de funcionar en el mismo instante.





Otro agónico final del Ironman, en este caso en Barcelona, y protagonizado por un atleta que no luchaba por los primeros puestos.






En este caso es un espectador quien graba cómo un atleta popular se queda sin fuerzas y sin poder ponerse de pie en el Maratón de Dubai, en 2010.





Esta edición del Maratón de Chicago fue golpeada por las altas temperaturas. Es uno de los factores incontrolables de carrera y que más pueden afectar al cuerpo humano. Los corredores de élite sufrieron lo indecible y padecieron algunos problemas de salud, como también les sucedió a los populares.






Aunque tengamos factores que no están en nuestras manos, luchad para que no os sucedan estas cosas. Y, al más mínimo síntoma de que nuestra salud está en riesgo, la ayuda médica se hace indispensable.


12.636

Articulos relacionados

Reportajes Radcliffe, la atleta de los récords
Salud Los pies: cómo cuidarlos tras un Maratón
Reportajes Corre mami, corre

También te puede interesar

Reportajes El coleccionista de lesiones
Reportajes Zatopek, un mito inmortal

Las más vistas

Salud ¿Por qué se nos caen las uñas a los corredores?
Entrenamientos Combo de entrenos para carreras de 10k