Aprendizajes de tu primer maratón

Por carreraspopulares.com - 12/03/2019

Ya lo has hecho. Has cruzado tu primera meta del maratón. O, si has tenido un mal día, lo dejamos en que has participado en tu primer maratón. En realidad, tanto si has llegado hasta el final como si has tenido que tirar la toalla antes de los míticos 42,195 metros, ya puedes decir que has tenido tu primer contacto con el maratón.

Es el momento (con permiso de tus piernas de “Robocop”) de sacar conclusiones y aprendizajes para tus siguientes aventuras en el mundo del running. Aventuras que no siempre van a tener que ver con la distancia de Filípides. Pero el maratón es algo que lo cambia todo. Una vez que te has enfrentado a él, toda tu vida runner, de algún modo, se ve modificada.

Primer consejo: no hagas caso a lo que tu mente (o tus piernas) te diga estos días. Posiblemente, la vocecilla de tu interior te esté repitiendo desde el domingo que no vas a volver a correr un maratón. Las sensaciones después de acabar esta carrera son muy distintas a las de cualquier otra carrera. Un maratón te exprime de tal manera que parece que tus piernas, tus pulmones y tu corazón no se van a recuperar nunca. Pero no sólo lo harán, sino que se han vuelto más resistentes de lo que eran antes. Si has hecho un buen entrenamiento, la recuperación será mucho más rápida.

¿Cómo ha ido el entrenamiento?

Seguro que te has dado cuenta que un maratón no se corre sólo una mañana de domingo (o de sábado). Un maratón se empieza a correr, como mínimo, tres meses antes. Lo ideal es que la preparación específica dure unas 14-15 semanas, antes de las cuales, evidentemente, tienes que llevar una trayectoria como runner de varios años, y haber completado varias medias maratones como mínimo.

Mirar hacia atrás, una vez te quitas tu dorsal del pecho, es muy necesario. Tanto si has tenido una mala carrera como si ha ido todo a la perfección, el entrenamiento es parte muy importante. ¿Te ha faltado energía al final de la carrera? ¿Se te ha hecho muy duro el muro? Puede que un débil entrenamiento tenga la culpa. Por contra, si has cumplido a rajatabla al plan, posiblemente las sensaciones sean mejores. ¿Has hecho un plan perfecto y sin embargo, no has estado a gusto en la carrera? Tal vez deberías probar otra forma de entrenar el maratón, reforzando el entrenamiento de fuerza o aumentando el número de kilómetros si es el caso.

¿Has planificado bien el avituallamiento?

Antes de enfrentarnos a nuestro primer maratón, todo son dudas. ¿Cada cuánto me tomo los geles? ¿Con cafeína o sin ella? ¿Debo beber en cada avituallamiento? Como todo en la vida, no hay una fórmula magistral y, además, vamos aprendiendo con la experiencia. Revisa cuál ha sido tu plan de suplementación y descubre si debes mejorar algo en el futuro. Tal vez has tomado algún gel que no deberías haber usado o lo has hecho cuando ya era demasiado tarde. O te has saltado algún avituallamiento. O al contrario, has bebido mucho y has tenido que ir demasiadas veces al servicio en carrera. Repasa todos los detalles y podrás confirmar si la planificación que has hecho era correcta o hay que cambiar algo para la próxima vez.

¿Qué estrategia de carrera has seguido en tu maratón?

La primera vez que nos enfrentamos a la distancia, dicen los expertos, no debemos ponernos objetivos de tiempo. Lo ideal es encontrar ese ritmo con el que estemos a gusto y seguir en él todo el tiempo. Pero, después de la carrera, nada nos impide repasar si lo que hemos hecho nos sirve para la próxima carrera. Tal vez hemos salido muy conservadores y sentimos que podríamos habernos exprimido un poco más. O al revés, se nos ha ido de las manos el ritmo. Lo mítico del maratón es que ninguno se parece entre sí. Además, si hacemos las cosas con cabeza, pasarán varios meses o años entre cada maratón, así que las sensaciones que hemos tenido en carrera se nos irán olvidando. Por eso es importante hacer ese análisis justo al acabar.

Lo más importante es que seamos muy conscientes de que, sea cual sea el resultado de esta carrera, no nos podemos quedar con mal sabor de boca. Es momento de disfrutar de la experiencia y, en caso de que no haya salido como esperábamos, tomar nota para que la siguiente sea perfecta.



Tambien te puede interesar

Yo siempre corro rápido, ¿y qué?
Borja Martínez

Soy un corredor popular más. No de los mejores, pero tampoco se me da mal. Y aunque me gusta mucho salir a correr con amigos y compartir carreras no con ellos, cuando me pongo un dorsal quiero correr a tope, dar el máximo. ¿Es eso un delito?

Canciones para correr que no hablan de correr
Luis Blanco

Hay varias canciones icónicas para los corredores que suenan en muchas de las playlists durante los rodajes, los entrenamientos y las carreras. Canciones que, por una u otra razón, asociamos con correr o nos animan a ello. Sin embargo, la gran mayoría no lo son. ¿De qué hablan entonces?

Por qué Forrest Gump es un icono del running
Luis Blanco

Resulta curioso que tantos corredores se hayan identificado de forma tan profunda con una escena de una película que realmente no es sobre correr. Hablamos de Forrest Gump, un icono del running. ¿Por qué?

El coleccionista de carreras
Mario Trota

Hoy os vamos a hablar de un corredor muy particular. Es un tipo de runner que todos conocéis. En todos los grupos de entrenamiento o de amigos que corren hay uno más o menos con las mismas características. O varios. Es el coleccionista de carreras.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.