Cómo empezar a correr si tienes sobrepeso

Por carreraspopulares.com - 13/02/2019

En realidad no hace falta una guía distinta para empezar a correr con sobrepeso. Porque lo que pasa es que correr es un deporte para todos. Lo único que necesitas son ganas y unas buenas zapatillas. Y lo que sobra para hacerlo no son kilos, sino miedos. Este deporte te va a aportar muchas cosas. Evidentemente, también te va a ayudar a verte mejor por fuera. Pero son tantas las ventajas que te va a aportar por dentro que pensar en términos de peso es lo menos importante. En serio. La primera indicación es que no pienses que tu peso puede ser un impedimento para correr. Si estás por encima de tu peso simplemente tendrás que tomártelo de otra manera, sobre todo al principio. Se trata de construir unos hábitos que te duren muchos años y que hagan estar mejor físicamente.

Pero, por supuesto, el peso influye en la forma en que corremos, y si mantenemos un peso más bajo siempre será mejor para nuestra forma física. Nos ayudará a lesionarnos menos y a disfrutar más de la actividad.

Cuando empezamos a correr los primeros que se ven afectados son nuestros músculos, tendones y articulaciones. Esos primeros impactos son algo nuevo para nuestro cuerpo, más si no estamos acostumbrados a hacer ejercicio. Con el tiempo y una preparación adecuada conseguiremos tener unos músculos más fuertes que sostengan a nuestro cuerpo cuando hacemos ejercicio. A mayor tono muscular, menos posibilidades de lesión y más eficiencia en nuestra carrera.

Para minimizar ese impacto inicial, el peso es un factor importante. Aunque correr te ayudará a perder peso de la forma más saludable, al principio lo ideal es bajar peso prestando más atención a la alimentación. No se trata de que no corras hasta que hayas alcanzado un volumen de peso menor, pero sí de que vayas adaptando tu alimentación al deporte. Aquí no hay secretos, ya sabes: menos grasas, azúcares y alimentos procesados. Más fruta, verdura, proteínas y mantener una hidratación adecuada todo el día. Lo bueno de hacer deporte es que, al notar tan rápido sus beneficios, se trata de un estímulo para seguir comiendo bien.

Empezar a correr

Independientemente de tu peso, si no has corrido nunca, los primeros días o semanas debes tomártelo con mucha calma. Lo ideal, alternar correr con andar. Incluso salir a andar simplemente al principio. Recuerda que es tan importante construir el hábito como ir adecuando nuestra musculatura y sistema respiratorio al ejercicio. Busca algún programa sencillo para empezar a correr, adaptándolo siempre a tus disponibilidades horarias. Importante: no te pongas objetivos, ni en cuanto a tiempo ni a distancia. Sal a correr como costumbre, sin intentar superar a nadie, ni querer hacer un poco más cada día. Habrá días que con quince minutos de ejercicio habrás hecho más que otros días con una hora.

En paralelo, y si puedes contar con la ayuda de un nutricionista, mejor, debes ir construyendo tus hábitos alimentarios. Reserva las mayores ingestas de carbohidratos para los días que vas a correr más y acostumbra a tu cuerpo a reducirlos si vas a hacer poco ejercicio. Los días que no entrenes, aprovecha para incluir más proteínas en tu plato. Contrariamente a lo que puedas pensar, no es buena idea comer algo inmediatamente antes de correr. Las reservas de energía de tu cuerpo se van haciendo con lo que has comido durante el día así que no pienses que vas a desfallecer si no te comes ese plátano antes de correr. Será mejor para tu cuerpo si lo dejas para después del ejercicio. En la hora antes de correr es más importante hidratarte que comer. Por supuesto, hidrátate mientras haces ejercicio, aumentando el líquido los días que haga más calor.

No cometas otro de los grandes pecados de quien empieza a correr: sudar más no equivale a “quemar más”. El sudor es la forma en la que el cuerpo elimina el calor y se compone de agua y sales minerales. Así que si te vistes con múltiples prendas de ropa de algodón lo único que conseguirás es deshidratarte antes. Elige prendas ligeras de material técnico, que permitan una transpiración adecuada. Abrígate por capas en caso de que haga frío, pero evita en todo caso las sudaderas o las chaquetas que no permiten transpirar al cuerpo.

Y, lo más importante: nunca pienses en qué pensarán los demás al verte correr. Todos corremos de manera diferente y nadie se va a fijar en si lo haces más o menos rápido o si tu técnica no es la de los ganadores del maratón. Lo que más valor tiene es que estás haciendo deporte y en eso sí, todos somos iguales, compañeros de un camino que sólo nos puede llevar a un lugar mejor.



Tambien te puede interesar

Corredor: si trabajas sentado debes conocer estos ejercicios
Fisioterapia Bando

La vida sedentaria provoca muchos problemas al cuerpo, y los corredores también los sufren.Hoy en día, aunque seamos deportistas, pasamos muchas horas sentados. Por ello, tenemos que tener varias cosas en cuenta. Sobre todo si no queremos aumentar el riesgo de lesiones.

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

¿Por qué corremos?
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

¿Vives para correr? ¿Corres por salud?, ¿por socializarte? Existen tantos tipos de corredor como motivos que nos impulsan a correr. Aquí te planteamos unos cuantos. Pero seguro que conoces muchos más.