Consejos y trucos para beber en carrera

Por May Luján para carreraspopulares.com
Foto: Maratón Valencia Trinidad Alfonso
Foto: Maratón Valencia Trinidad Alfonso

Nos ha pasado a casi todos. Vas en plena carrera con un ritmo aceptable. Te sientes bien, ese día es tu día, vas a conseguir una buena marca. Entonces, llegas al avituallamiento, coges la botella, la destapas, comienzas a beber y, ¡todo al garete! Te atragantas, empiezas a toser o el agua va por donde no toca. Ahí se acaban esas buenas sensaciones.

Es un problema común. No tanto el atragantarse, como el tener ciertas dificultades en los avituallamientos. Está comprobado que las pulsaciones en carrera nos aumentan en los avituallamientos. Generalmente es por los problemas que tenemos a la hora de beber y por nuestros cambios respiratorios, aunque para muchos, también influyen los nervios.

En general, con la experiencia, se van aminorando esos problemas, pero aún así, suelen ser una constante. Para tratar de mejorar esas situaciones, lo primero es repetir y repetir la acción hasta que se nos dé bien, pero hay otros pequeños consejos que te podemos dar.

- Entrena los avituallamientos. Averigua cómo te van a dar el avituallamiento en tu siguiente carrera (si es en botella o en vaso, por ejemplo)y entrena esa situación. Incluso hazlo con algún amigo. Si es en vaso de papel, que prepare unos cuantos en un punto determinado y vas corriendo, lo coges, bebes y vuelves al punto para repetir la acción. Si es en botella, puedes llevarla tú mismo e ir bebiendo al ritmo en el que irás en la carrera.

- Lleva tu propio ´pitorro´. Es una opción que se va extendiendo. Las botellas que llevan incorporado ese pequeño pitorro para poder beber sin absorber (como sucede con algunos isotónicos y botellas para niños), suelen ser mucho más cómodas para muchos corredores. Lo que sucede es que en pocas carreras nos las dan. Por ello, cada vez más corredores llevan encima el pitorro que han quitado de otra botella y lo incorporan a la que le dan en carrera. Suele ser universal.

- Baja el ritmo. Así de sencillo. Quizás sea algo menos aconsejable, pero es una opción que te ayudará a beber con más calma. Si vas un poco más lento en esos puntos, podrás beber, tragar y continuar con menor riesgo de problemas.


Foto: Hastphoto
Foto: Hastphoto

- El truco del canalillo en el vaso. Cuando la opción que te den para beber sea en vaso de papel, una de las opciones que tienes es la de apretar el vaso por la parte central de su extremo superior, de manera que se deforme. Entonces te lo llevas a la boca y la parte inferior, por donde saldrá el líquido, se estrecha, formando un pequeño canal por donde podrás beber con algo de mayor comodidad. Si el vaso es de plástico, lo más probable es que no puedas hacerlo ya que se rompa al intentarlo.

- Estrujar la botella. Uno de los problemas de beber en botella durante la carrera es la entrada de aire en nuestro cuerpo mientras bebemos. Para tratar de evitarlo, podemos llevarnos la botella a la boca, manteniendo la boca cerrada. Inclinamos la botella más de lo normal, que no se mantenga recta, sino inclinada como si quedara poco líquido. Entonces apretamos la botella y el líquido sale presionado. Momento en el que abrimos la boca y el líquido entra rápido sin insertar nada de aire.

- Las ´smartdrink´. Así es como las llaman en algunos maratones. En algunas pruebas ofrecen vasos con una pequeña tapa con dos aberturas. Una de ellas es para beber y la otra por donde sale el aire. Es un sistema de ‘tapas como el que se utiliza en muchas bebidas (como el café) que se llevan por la calle, solo que algo más básico debido al coste. Ahí no hay que buscar ningún truco, simplemente saber beber.

- La paciencia. Por último, recuerda que no estás obligado (salvo que se te vaya derramando la bebida) a beber nada más te proporcionen el avituallamiento. Puedes recoger la bebida, salirte del pelotón, coger tu propia trazada y, cuando estés listo, unos metros más adelante y con tranquilidad, hidratarte. A veces un poco de paciencia ayuda a mejorar estas situaciones.

SOBRE EL AUTOR


Tambien te puede interesar

¿Por qué corremos?
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

¿Vives para correr? ¿Corres por salud?, ¿por socializarte? Existen tantos tipos de corredor como motivos que nos impulsan a correr. Aquí te planteamos unos cuantos. Pero seguro que conoces muchos más.

El primer gran atleta de la historia
Luis Blanco

Corredor y saltador, se convirtió en el primero en ganar dos de las principales pruebas atléticas de los Juegos de la Antigua Grecia durante tres citas seguidas. Esta es la historia de Chionis de Esparta.

Por qué la salida de las carreras se da con un disparo
carreraspopulares.com

Es uno de los métodos más usados para marcar el inicio de una carrera: un disparo de una pistola de fogueo. Aunque con mejoras y algunas variantes, el sistema es prácticamente el mismo que hace más de un siglo, cuando empezó a usarse.

Yo siempre corro rápido, ¿y qué?
Borja Martínez

Soy un corredor popular más. No de los mejores, pero tampoco se me da mal. Y aunque me gusta mucho salir a correr con amigos y compartir carreras no con ellos, cuando me pongo un dorsal quiero correr a tope, dar el máximo. ¿Es eso un delito?

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.