Cómo se elabora la clasificación de una carrera (1)

Por Luis Blanco para carreraspopulares.com
Participantes en una carrera popualar
Participantes en una carrera popualar

Lo que define a una carrera popular, generalmente, es que tiene una clasificación. La gran mayoría son competitivas. Lo cual no quiere decir que todos los que participan en ellas quieran ganarlas. Sólo un puñado de corredores aspira a subir al podio absoluto o en su categoría de edad.

Sin embargo, son muchos más los que quieren consultar la clasificación cuando acaba la carrera: para ver su marca oficial, en qué puesto han quedado o por saber si han mejorado con respecto a una edición pasada o a una carrera similar.

También para comprobar si han hecho más rápida la primera parte de la carrera o la segunda, si han superado a muchos corredores desde la salida o incluso si han ganado a ese compañero de entrenamientos con el que se ‘pican’ en cada carrera.

En el apartado Fullscan de Carreraspopulares.com se pueden encontrar datos de este tipo en las clasificaciones.

Pero, ¿qué hay detrás de las clasificaciones de las carreras? ¿Cómo se elaboran? ¿Todo lo dice el chip? ¿Y si éste falla? Son preguntas que muchos se hacen y que tienen respuesta, evidentemente. Y todo depende de la carrera, del tipo de cronometraje y de si pertenece al calendario de alguna federación de atletismo.

EL PODER DEL CHIP

Hoy en día, prácticamente todas las carreras populares tienen un sistema de cronometraje a través de chip. Aunque algunas, pequeñas, o en las distancias de menores, aún siguen usando el sistema más rudimentario y clásico: apuntar en un folio los números de dorsal en orden según van llegando a la meta los corredores e ir tomando tiempos sobre la marcha.

O retirarles el dorsal en orden y ‘pincharlos’ en un clavo sobre una madera para luego recogerlos y hacer la lista cruzando los números de dorsal con los tiempos apuntados o marcados en una App o cronómetro manual. Como decimos, esto está prácticamente en desuso o se aplica en carreras realmente pequeñas, por la dificultad que supondría hacerlo para grandes volúmenes de corredores.

En el caso de las carreras con chip, como casi todo el mundo sabe, éste registra los datos del corredor y los momentos por los que pasa por la alfombra o alfombras situadas entre la salida y la meta. Y este es uno de los elementos que hace que en realidad en las carreras tengamos dos clasificaciones: una de tiempo “bruto” y otra de tiempo “neto”.

Muchos ya sabéis de qué hablo, pero nunca está de más explicarlo: la primera alfombra de cronometraje que lee los chips está en justo bajo el arco de salida. Y lo normal es que los corredores estemos alejados de esa alfombra cuando esperamos para arrancar. Los que van a disputar la carrera son los que están justo sobre esa línea.

Es importante saber cómo se hace la clasificación de una carrera
Es importante saber cómo se hace la clasificación de una carrera

EL ORDEN DE LLEGADA

Cuando suena el disparo de salida, el crono de la carrera comienza a correr. Y ahí empieza a contar el tiempo oficial o bruto. Pero nuestro chip no se va a activar hasta que crucemos la alfombra de salida. Pueden pasar unos segundos o unos minutos si hay muchos corredores.

Una vez que cruzamos la meta y se registra en el chip nuestra marca, tendremos los dos tiempos: el bruto, que es el que cuenta desde el disparo de salida hasta la meta, y el neto, desde que pasamos por encima de la alfombra de salida hasta que cruzamos la de meta.

Lo habitual es que en la clasificación aparezcan junto a vuestro nombre los dos tiempos. Pero el orden de esa clasificación no lo marcará el tiempo neto, que es el que determina lo que has tardado realmente desde la salida hasta la meta, sino el tiempo bruto. Aquí es donde puede haber malentendidos y a veces enfados, porque puedes ver por delante de ti a personas que han hecho un peor tiempo real (neto) que tú. Es decir, que han tardado más en hacer la misma distancia entre el arco de salida y el de meta que tú.

Sin embargo, a la hora de entregar los premios a los ganadores absolutos y por categorías, es la clasificación oficial, con tiempo bruto, la que se toma en cuenta. La mayoría de las carreras lo establecen así, sobre todo las que están sujetas al reglamento de una federación de atletismo. Así que si crees que tienes opciones de trofeo, no te sitúes muy atrás en la salida.

Y si lo único que quieres es ver cómo ha sido tu rendimiento con respecto a la misma carrera del año pasado o si has corrido más rápido que ese amigo que siempre te gana, usa el tiempo neto.

Aunque hay carreras que, bien por falta de presupuesto, porque no tienen un carácter muy competitivo o porque no son de una distancia muy habitual y concreta (crosses, carreras de montaña, pruebas pequeñas), no tienen alfombra de salida. Así que en esas sólo habrá un tiempo, el bruto.

En la segunda parte de este artículo os contaré qué ocurre desde que llegáis a meta hasta que sale la clasificación, cómo se deciden los premios por categorías, quién valida el orden de llegada o cuándo por qué el tiempo que marca tu reloj a veces es diferente al neto de la carrera. Entre otras cosas. ¡Permaneced atentos!

SOBRE EL AUTOR

Luis Blanco
Periodista.
Director de A tu Ritmo


4.081

Articulos relacionados

Reportajes Del alcohol y la cocaína a la meta del maratón
Reportajes Las zapatillas son para el verano
Reportajes Mejora tus descensos en la montaña

También te puede interesar

Reportajes Guía del corredor novato: encontrando tu ritmo
Reportajes Atletas que hicieron historia: Edwin Flack, el León de Atenas

Las más vistas

Material deportivo BOSU: la semiesfera que te pone en forma
Nutrición ¿Comes en la oficina? Recetas de tupper para runners