Correr: la mejor excusa para cuidarse

Por Adolfo Bello para carreraspopulares.com

Podemos pensar que el deporte que practicamos al correr nos sienta tan bien que nos hace estar más a gusto con nosotros mismos. Que gracias al running tenemos más salud, un cuerpo más bonito y que vamos a llegar a viejos frescos como una lechuga.

No quiero decir que el deporte no cause estos efectos. Es más, diría que en un 70%, esas mejoras en nuestro cuerpo y en el día a día se deben, sin duda, a la práctica de deporte. Sin embargo, no sólo debemos “culpar” al ejercicio. Cuando empezamos a correr, además de adoptar un estilo de vida activo, tomamos otra serie de decisiones que ayudan a aumentar esa mejoría. Algunas son realmente decisiones conscientes, pero otras veces son consecuencia directa de nuestros hábitos de ejercicio. Por ejemplo:

- Cambios en nuestra dieta. ¿A quién no le ha pasado que, después de una comida muy pesada a mediodía, después por la tarde le ha costado entrenar? ¿Y quién, después de pasarle esto, no ha comenzado a tener más cuidado con lo que come a mediodía? El simple hecho de variar algunas comidas, pensando en que no nos afecten al correr, nos provoca un cambio en los hábitos alimentarios que beneficia a nuestro organismo. Además, progresivamente, vamos incorporando más costumbres saludables: empezamos a comer más fruta y verdura, equilibramos o reducimos la ingesta de grasas o empezamos a beber más agua. Todas estas cosas, a veces, se hacen porque creemos que nos harán correr mejor, no tanto por la necesidad de cuidarnos. Pero en cualquier caso, los beneficios son en una única dirección: nuestro bienestar.

- Reducimos el consumo de alcohol. Aquí hay un poco de polémica. Hay quien dice que desde que corre (sobre todo aquellos que están en grupos de running o corren con amigos), pasa más tiempo en el bar y toma más cervezas. Pero no es lo habitual. Normalmente, y dentro de unos hábitos más sanos, también nos quitamos de las bebidas alcohólicas. Aunque a veces eso tiene más que ver con la siguiente razón:

- Salimos menos por la noche. ¿A quién no le ha pasado que un sábado por la noche se ha llevado la bronca de sus amigos por decir que se vuelve antes a casa porque al día siguiente tiene que entrenar o por una carrera? Cuando el deporte entra en nuestras vidas, muchas veces lo que sale son las noches de juerga. Salimos menos y eso no sólo tiene un beneficio para nuestra salud (y bolsillo), sino que directamente mejora nuestro rendimiento físico.

- Leemos más sobre salud, deporte y vida sana. Nos gusta estar al día de lo que sucede en nuestro deporte. Y también nos gusta consultar dudas en Internet (por ejemplo en páginas como carreraspopulares). Al leer más sobre salud somos más propensos a adoptar costumbres sanas. También hablamos más de estos temas con los amigos. ¿No os habéis visto alguna vez en una mesa hablando de vuestro peso o de qué desayunais cuando estáis entrenando? Estas conversaciones no las teníamos antes de empezar a correr. Al menos, yo...

SOBRE EL AUTOR

3.481

Articulos relacionados

Nutrición La dieta paleolítica, ¿es buena para el corredor?
Nutrición Corre siempre bien hidratado
Nutrición La mejor alimentación para hacer deporte

También te puede interesar

Reportajes Las 6 grandes maratones del mundo
Reportajes Los peores consejos para runners (aunque bien intencionados)

Las más vistas

Nutrición Frutos secos: los mejores para el corredor
Actualidad Volvemos a correr juntos en la Carrera Popular del Corazón