Empezar a correr desde cero: ¿cómo lo hacen?

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 01/06/2018

En el título de este artículo está su propia trampa. Por supuesto, todos los corredores y corredoras del mundo, incluso aquellos que ves encabezando las clasificaciones, han empezado desde cero. Porque, al menos que se sepa de momento, los seres humanos nacemos con la capacidad motora muy poco desarrollada e incapaces siquiera de mantenernos en pie hasta, más o menos, que tenemos un año de vida. Si fuéramos jirafas, otro gallo cantaría. Pero no lo somos. Repito: hasta el momento.

Así que, como todo el mundo ha empezado de cero, si este es tu caso piensa que no estás solo o sola en esto. Desde tu vecino del quinto hasta Haile Gebrselassie, todos han tenido su momento “kilómetro cero”. Por supuesto, no te vamos a engañar, hay a quién le ha resultado más fácil que a otros.

El primer factor a tener en cuenta es el momento en el que nos decidimos a empezar a correr, cuáles son nuestras condiciones y experiencia deportiva previa. Alguien que ha hecho deporte desde pequeño y se plantea empezar a correr con 30 años lo tendrá más fácil que si ha llevado una vida sedentaria hasta los 45 y se quiere poner a correr. Ojo: que lo tenga más fácil no quiere decir que lo tenga todo hecho o que alguien que no ha hecho deporte vaya a sufrir para conseguirlo. Y aquí el consejo más importante de todos: no te compares con nadie. Pero cuando digo nadie es NADIE. Todos tenemos condiciones, motivaciones y circunstancias diferentes, así que si tu mejor amiga ha empezado al mismo tiempo que tú y al mes ya está corriendo más distancia, no te agobies. Sólo tú eres dueño/a de tu desarrollo, y querer ir al ritmo de los demás sólo te traerá problemas.

Escucha a tu cuerpo

Es muy importante comenzar muy poco a poco. Tan poco como 5-10 minutos cada día, sin que sean todos corriendo. En estos primeros días es muy común que el cuerpo se “rebele”: te saldrán dolores en sitios que no has ejercitado últimamente, y la fatiga aparecerá más pronto de lo que piensas. Pero no te preocupes, piensa que lo importante es construir una buena base sobre la que edificar al futuro o futura runner.

Presta mucha atención a cualquier cosa que te “diga” tu cuerpo. Un pequeño dolor en articulaciones o en la zona del tibial puede ser normal. Un dolor intenso ya no. Piensa que tus músculos, tendones, huesos y articulaciones tienen que “aprender” a correr, algo que no han hecho antes. De salida no contarás con la suficiente fuerza o resistencia muscular para sostener el trabajo que tu cuerpo debe hacer para correr. Así que no fuerces. Empieza con pequeñas sesiones y ve incrementando poco a poco, conforme vayas pudiendo completar más distancia o tiempo sin dolores y sin fatigarte hasta la extenuación. Lo ideal sería hacerlo de la mano de un entrenador o grupo de entrenamiento. Pero si prefieres superar las primeras fases por tu cuenta antes de descubrir si esto del running es para ti, es una opción también. Porque esta es otra: el running no es para todos. Igual descubres que aquellos beneficios y maravillas de las que hablamos los runners a ti no te llegan. Pues también vale, no hay que forzar las cosas. Mi consejo es que le des una oportunidad, y esto significa superar la barrera en la que puedes correr sin pensar en otra cosa que no sea tu propio dolor o cansancio. Ahí es cuando todos le hemos empezado a “pillar el gusto”: cuando somos capaces de evadirnos y ser conscientes del entorno, o podemos poner la mente más o menos en blanco para relajarnos.

Aprovecha tu proceso de transformación en runner para eliminar algunos malos hábitos, como picar entre horas, las comidas con mucha grasa o el tabaco. Todo suma cuando se trata de beneficiar a tu cuerpo.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



4.555

Tambien te puede interesar

MINIMALISMO (Cap. 3) La transición hacia el minimalismo (Cont.)
Julius W. Carrough

¿Quieres probar con el minimalismo? ¿Cómo se debe realizar la transición para llegar a correr con esta técnica? en este capítulo encontraras claves para realizar una transición con garantías.

Entrenamientos originales que (tal vez) no te hayas planteado
Chema Martínez Pastor

Planes de entrenamiento hay muchos, y todos tienen sesiones que nos aportan diferentes aspectos que mejorar. Pero hay veces que no nos motiva salir a correr o no tenemos plan. ¿Cómo hacer estos momentos menos monótonos?

Aprende a usar bien los bastones para correr por montaña
Chema Martínez Pastor

Usar bastones para ayudarnos en las carreras de montaña es algo bastante práctico para mejorar nuestra postura y para evitar sobrecargar demasiado las piernas. Pero es importante aprender a usarlos bien. Te dejamos estos consejos de la mano de nuestros amigos de Top Trail.

Ejercicios de fuerza resistencia para corredores (II)
Fernando Ortiz

¡No te olvides de ningún músculo! Te proponemos una serie de ejercicios básicos que complementan a los ejercicios de gimnasio más habituales. Estos también son primordiales para correr más, mejor y, sobre todo, con mayor seguridad.

Las mas vistas

Alimentos post-entrenamiento, ejemplos que te vendrán bien
Daniel Giménez

Tras un buen entrenamiento es importantísimo alimentarse bien. Daniel Giménez, dietista-nutricionista, nos explica el porqué y nos da unos cuantos sabrosísimos ejemplos que te vendrán bien tras el esfuerzo.

Hidratos de carbono, carbohidratos o glúcidos
Carolina Villalba

Los Hidratos de Carbono son la principal fuente de energía para todos los deportistas, de ahí su importancia. Deben aportar entre el 50 y 65% de la energía total del día. En este artículo de Carolina Villalba te contamos todo lo que debes saber sobre los HC.

Guía básica para comprar tus nuevas zapatillas
carreraspopulares.com

Si tienes que comprar tus primeras zapatillas de running o has decidido cambiar de modelo, hay una serie de consejos básicos que te vendrán muy bien para hacer tu selección.

¿Por qué agujereamos la zapatilla a la altura del dedo gordo?
Álvaro Porres

Muchos corredores nos hemos preguntado el por qué de ese agujero a la altura del dedo gordo del pie que hacemos a veces a la punta de la zapatilla. Puede parecer sencillo de solucionar, pero si se analiza bien, nos puede llegar a dar información del momento de estado de forma en que nos encontramos. El podólogo deportivo nos lo explica.