¿Es posible convertirse en corredor sin sufrir?

Por Javier Serrano para carreraspopulares.com

Quién más, quién menos, todos los corredores lo hemos pasado mal en nuestros inicios. Yo mismo fracasé las primeras veces que empecé a entrenar, en la segunda sesión o como mucho en la tercera, lo mandaba todo al garete. Es que las pasaba canutas, me ponía a trotar con intención de hacer media horita y desde prácticamente el inicio del entrenamiento iba resoplando y maldiciendo.





Lo que pasa es que los corredores tenemos una cabeza privilegiada —o absurda, según se mire— y cuando nos proponemos hacer algo vamos a por ello hasta el final. Así que allí estaba yo, arrastrando los pies penosamente, sin prácticamente resuello, dispuesto a completar los 30 minutos tal y como me había propuesto. Y sí, los completaba. Lo que pasa es que acababa destrozado, y además el dolor de piernas me duraba varios días. En esas circunstancias, era lógico que a las primeras de cambio decidiese dejar de intentarlo, aquel esfuerzo sobrehumano no merecía la pena.

A base de hacer el bestia, al final me enganché a esto de correr. Fue a la quinta o sexta intentona, no me acuerdo. Pero desde siempre me ha llamado la atención que casi todo el mundo pasa por el mismo suplicio por el que yo pasé. Y es habitual hablar con personas que te dicen que les encantaría correr, pero que es imposible porque “yo no valgo para eso”, “correr es muy duro para mí”, “yo no aguanto nada, soy incapaz” y mil comentarios similares. Hay una mezcla de miedo al sufrimiento, pereza e inseguridad. Y a eso se le suma lo poco atractivo que resulta, a priori, la actividad de correr.

Empezar andando y trotando

Con todos estos ingredientes, hace mucho tiempo que empecé a darle vueltas al tema. Correr aporta una felicidad infinita, es sano, entretenido, disfrutas del paisaje, convives con otras personas. Y yo quería ayudar a la gente a disfrutar de ello. ¿Por qué la gente no se engancha? Porque lo pasa mal, ése es el quid de la cuestión: si evitamos que la gente sufra, desaparecerá el principal obstáculo para correr. Y a partir de esa premisa, confeccioné un plan perfectamente asumible para cualquier ser humano, aunque no haya corrido en su vida.

Como los corredores somos unos animales —eso ya lo he dicho muchas veces—, el gran problema es que nos empeñamos en rodar media hora desde el primer día. ¿Cómo no vamos a pasarlo mal? Lo raro es que no acabemos en Urgencias. Lo que hay que hacer es empezar andando, y vamos introduciendo pequeños tramos de trote muy suave, tramos que al principio serán de dos minutitos, no más. Hay quien se extraña porque considera que es muy poco. ¿Y qué más da? Si no has corrido en tu vida, ¿qué prisa tienes por correr 30 minutos del tirón? Puedes esperar unas semanas para lograrlo, ¿no?

Pues de eso va este plan que diseñé hace ya algún tiempo, de empezar poco a poco, con cargas muy ligeras y muy asumibles. El cuerpo trabaja, claro que sí, pero a niveles que podemos soportar con facilidad: se trata precisamente de eso, de acabar satisfechos con el ejercicio que hemos hecho, pero no destrozados física y psicológicamente. Ésa es la clave: los primeros días, el objetivo es, sencillamente, que no se nos quiten las ganas de volver a correr. Con este sistema, he conseguido que cientos de personas se enganchen al running, y que lo hagan además de una forma saludable. Paciencia, sentido común y ganas de disfrutar, eso es todo lo que se necesita. ¿Os animáis? Os invito a ver el vídeo en el que lo cuento. Y ya me contaréis si funciona el método.

Javier Serrano
Periodista, escritor y corredor popular
Autor del videoblog Running, cámara, ¡acción!
www.youtube.com/user/Runningaccion

SOBRE EL AUTOR

Javier Serrano
Periodista, escritor y maratoniano



12.522

Tambien te puede interesar

Consejos para correr por la playa
Marta Fernández de Castro

¿Tienes una playa cerca? Pues entonces tienes una muy buena sesión de entrenamiento. No solo para correr, sino para hacer técnica o potenciar algo tu fuerza, te vendrá bien la arena. Eso sí, ten algunas precauciones para que todo vaya bien.

La calurosa y penosa maratón olímpica de 1900
Luis Blanco

Los primeros maratones olímpicos han pasado a la historia no solo por su carácter pionero, sino también por su extrema dureza. El de París, en 1900, se corrió a temperaturas cercanas a los 40 grados por un recorrido duro y mal marcado. Solo llegaron a la meta siete corredores.

Los mejores documentales y películas sobre running en Netflix
carreraspopulares.com

El verano es una buena época para disfrutar de nuestra suscripción a Netflix y para correr un poco menos. Pero si vemos documentales o películas sobre running, ¿cuenta como entrenamiento? Por si acaso, aquí te proponemos una selección.

Todas las excusas que quieras para no salir a correr
Mario Trota

Hay días en los que salir a correr me da mucha pereza. Muchísima. A veces me ocurre durante una semana completa. ¿Cuál es el debate interno entre mi “yo corredor” y mi “yo perezoso en esos momentos?

Las mas vistas

Maratón: 42.195 m.: ¿de dónde viene esa extraña distancia?
Luis Miguel del Baño

42.195 metros. Una distancia extraña. La tenemos más que marcada y grabada en la mente, pero, ¿de dónde proviene la mítica longitud del Maratón?

Cruzar la meta del Maratón corriendo de lado, ¿cómo lo logró?
carreraspopulares.com

Federico Bruno hizo los últimos 7 kilómetros del Maratón corriendo de lado. Los calambres le atenazaron las piernas. ¿Por qué consiguió acabar de esa manera?

¿Cómo te afectan las temperaturas extremas?
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

Calor extremo o frío intenso: tu cuerpo se resiente. Cuando las temperaturas son muy altas o muy bajas, el rendimiento deportivo no es el mismo. Aún así, podemos adaptar nuestro cuerpo y tratar de buscar la mejor manera de rendir en estas condiciones.

Las mejores ensaladas para runners
Laura Jorge

Las ensaladas son el plato estrella de muchos runners. Más aún cuando llega el verano. Descubre las sugerencias que te hace nuestra nutricionista Laura Jorge y disfruta aún más de tus frutas y verduras.