Las molestias normales de los nuevos corredores

Por Javier Ullé para carreraspopulares.com
Los corredores que empiezan pueden tener algunas molestias
Los corredores que empiezan pueden tener algunas molestias

Si has comenzado con el principio del año, y llevas un tiempo cumpliendo los nuevos propósitos que te hiciste durante las Navidades pasadas (ya sabes; “me voy a poner en forma”, “voy a perder peso” o “tengo que empezar a hacer ejercicio”), a estas alturas estarás muy satisfecho contigo mismo y habrás comprobado los enormes beneficios que tiene la práctica regular del running. Aunque quizás también puedas estar experimentado ciertas molestias.

Liberar el estrés de nuestra rutina diaria, perder peso o simplemente estar en buena forma; hay un montón de buenas razones para empezar a correr. Pero la motivación inicial puede desaparecer tan rápido como vino. En ocasiones correr puede ser un poco más duro de lo esperado: necesitas que tu cuerpo aprenda a habituarse al esfuerzo físico.

Si eres nuevo en esto del running, desafortunadamente también serás nuevo en un universo desconocido hasta ahora de ciertas molestias y dolores que vienen incluidas cuando vas añadiendo ciertos kilómetros al entrenamiento. Sin embargo, empezar o volver a correr no tiene por qué causarte ningún problema.

Las razones por las que esto pasa a los nuevos corredores suelen ser:

-No han hecho ejercicio por algún tiempo o su musculatura y articulaciones no están habituados.

-No han sido progresivos y han hecho un poco más de la cuenta al principio.

-habituados a otro tipo de ejercicios. (Si vas al gimnasio eso no significa que tu cuerpo esté habituado a correr).

-No tienen ningún tipo de técnica y han comenzado a correr sin un mínimo conocimiento de cómo hacerlo.

Si los músculos no están habituados, pueden sufrir algunas moletias
Si los músculos no están habituados, pueden sufrir algunas moletias

¿Por qué duelen los músculos después de las primeras veces que corro?

Los dolores musculares los días posteriores de haber corrido ocurren debido a micro roturas en las fibras de los músculos Es un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo, y sucede cuando los leucocitos o células blancas de la sangre vienen al rescate y los fluidos se mueven por espacios que normalmente no se ocupan, causando una leve inflamación.

Esta inflamación repercute sobre terminaciones nerviosas causando molestias, e incluso dificultad para moverse. Con bastante frecuencia esta inflamación y el pico de dolor aparecen 48 horas después de correr. Estas son las razones por las que a veces te encuentras más o menos bien el día después y las molestias aparecen al día siguiente.

Quizás lo mejor que puedes hacer para reducir estas molestias es darte un baño de agua fría en las piernas al final de tu ducha después de correr.

Dolor en tus pies

¿Te duelen después de correr o los sientes rígidos cuando te levantas el día o días posteriores a correr? Molestias en el arco plantar, en los talones, etc. el dolor puede aparecer en diferentes partes del pie. Con frecuencia puedes incluso notar el dolor al caminar o ponerte de pie. Tus pies son particularmente sometidos a un esfuerzo importante al correr, después de todo, tienen que soportar el impacto de tu peso corporal en cada zancada.

Los pies son la base para correr con una técnica de carrera eficiente y dinámica, y no están acostumbrados a este tipo de trabajo muscular en nuestra vida diaria. Por tanto, deben ajustarse de forma gradual al impacto y desarrollarán con algo de tiempo la musculatura para adaptarse a nuestras zancadas.

Ejercicios de estabilidad y movilidad de los pies son recomendables para un fortalecimiento de la musculatura, así mismo, optimizar nuestro estilo y mejorar la técnica de carrera pueden con frecuencia ayudar a minimizar los impactos.

Dolores de espalda

La espalda es responsable de mantener nuestro cuerpo erguido. Cuando corres también actúa como un mecanismo de absorción de impactos. Al mismo tiempo, es el centro de control que coordina todos los movimientos en la mitad superior de nuestro cuerpo, brazos y piernas. En definitiva, desempeña un papel fundamental. Frecuentemente la causa del dolor de espalda cuando corremos es una combinación de una técnica de carrera deficiente, una cintura abdominal débil y la falta de cierta flexibilidad.

Hacer estiramientos regulares y ejercicios para fortalecer nuestros músculos de la zona abdominal son cruciales para evitar molestias en la espalda. Esto hará que mantengamos una postura correcta cuando estemos fatigados y reducirá en gran medida los dolores. Una vez más, la mejora en la técnica de carrera también hará su parte al reducir un estrés innecesario que somete a la espalda a un duro trabajo que conduce a la fatiga.

SOBRE EL AUTOR

Javier Ullé
Corredor popular y fundador de Xano Pilates&Yoga


1.868

Articulos relacionados

Salud Todo lo que necesitas saber sobre las agujetas
Salud Lesiones musculares en el corredor
Salud RECUPERACIÓN POST-MARATÓN

También te puede interesar

Salud La resiliencia y el running: pareja de éxito
Salud Prueba de esfuerzo

Las más vistas

Entrenamientos La importancia del calentamiento dinámico
Actualidad 7.200 corredores en el EDP Medio Maratón de Sevilla 2021